cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
EL ESPERADOR DESCONOCIDO DE AUTOBUSES
Humor |
27.08.13
  • 0
  • 0
  • 2174
Sinopsis

Una forma de protesta del futuro? Historia surealista que bien pudiera convertirse en realidad. Con la adaptación de este texto se realizó el corto del mismo nombre que se puede ver a través del siguiente enlace: http://youtu.be/A4PKZsdc91o

Andrés Martínez decidió hacerse el estatua un día en que el sol castigaba de forma implacable a las personas. Lo pensó mientras aguardaba la llegada del bus y lo llevó a cabo en el momento.
No es difícil saber porqué tomó esta decisión tan extremista, porque la verdad es que había sido un niño muy malo de pequeño, hasta el punto de que su madre decía siempre a las clientas: Mi Andresito tiene malas pulgas. Ya veremos si no me da un disgusto de mayor. Y ahora, de repente, había decidido convertirse en estatua.
Para qué hablar ni moverse. Ahora ya puede hacer cada uno lo que quiera, sin faltarle el respeto al personal. Y  un estatua ni siquiera se mueve, por no ofender y por no dejar de serlo.
Después de razonar puso la cara seria y rígida. Fijó los ojos en una chapa de cerveza que había visto en el suelo antes de tomar la decisión de estatuarse y, a continuación permaneció inmutable ante el paso de coches y personas, procurando parpadear las menos veces posibles.
Transcurridos unos minutos, los demás esperadores de autobuses se apercibieron de la actitud monolítica de Martínez y cuchichearon entre ellos el acontecimiento.
- No sé a dónde vamos a ir a parar, virgen santa, con esta juventud tan depravada.               - Qué me va usted a contar; si es que van como endrogados.
Un señor con gafas y sombrero, que ni siquiera se encontraba en la cola del bus, se atrevió a apuntar que a lo mejor le había dado un paralís, al pobre chico. Los esperadores le reprendieron por el comentario, pues ellos estaban antes en la cola y tenían más derecho que nadie a juzgar aquella actitud que se mostraba, a simple vista, incomprensible, por no decir otra cosa.
La cola de esperadores se agitó con la llegada del autobús y se alinearon todos en posición de subida. Los que habían llegado después que Andrés se vieron, muy a su pesar, obligados a infringir las normas cívicas de comportamiento y se colaron irremediablemente.

En días sucesivos al de su histórica decisión, Andrés se vio rodeado de curiosos. Se acercaban a tocarlo con el fin de asegurarse de que realmente era una estatua de carne y hueso, como les habían dicho en sus agencias de viaje. Y comprobaron, con cierto asombro, que tenía la cabeza y los hombros cubiertos de cagadas de paloma.
Los medios de comunicación se interesaron en el tema. Radio Nacional de España  dio la noticia que se reseña a continuación:
Sigue sin averiguarse la identidad del desconocido que decidió hacerse el estatua hace más de un mes. La Policía ha encontrado una nota en uno de sus bolsillos, en la que expresa que adopta esta actitud de estatuarse en protesta por la contaminación destructiva a la que está sometido nuestro planeta. Y añade la nota que no desistirá de su postura hasta que los gobiernos tomen la decisión de solucionar este problema que pone en peligro la vida de la Tierra. Algunos esperadores de autobuses, testigos presenciales del acto en el momento de producirse, han asegurado a nuestra redacción que el desconocido fijó los ojos en una chapa de cerveza y, tras señalarla con un dedo en posición de tieso, como San Juan, adquirió súbitamente una rigidez monolítica. Las diversas gestiones que la policía viene realizando para localizar a algún pariente del estatua no han dado, hasta el momento, resultados positivos. El jefe de la Policía Local ha manifestado que si tiene familia es seguro que se sentirá avergonzada de él y por eso no da la cara. Lo que sí es seguro –añadió- es que el desconocido debió haber sido un niño muy malo de pequeño, puesto que los análisis periciales han demostrado que tiene dos remolinos en la coronilla. Es por ello –concluyó- que no nos ha extrañado esta actitud tan extremista.

Dos currantes, de madrugada, con el bocadillo envuelto en papel de plata bajo el brazo, se encuentran y dialogan:

- Qué, a la parada de moda...
- Sí. Ya ves. Madrugo media hora más que de costumbre para esperar allí el autobús. Pero vale la pena. Se pone aquello que parece la feria. A ver si vienes algún día.
- Bueno, pues precisamente hoy voy para allá.

Canta un gallo madrugón al tiempo que los trabajadores pasan junto a un grupo de beatas, todas de luto, arrodilladas ante el estatua, rezándole, con cirios encendidos, y se dirigen al Chiringuito El Estatua, a escasos metros de la parada. Santos, el dueño del chiringuito, sirve desayunos y todo tipo de bebidas.

- Qué, Santos, ¿Cómo va el negocio?
- Pues no va mal. Estoy pensando en meter a un chaval para que me eche una mano, porque esto se pone en las horas punta... Es que no doy abasto. Ayer mismo, sin ir más lejos, ¡pues no me vino un autocar de japoneses! Y cuando se hartaron de sacarse fotos con el estatua todos aquí, al chiringuito...

En un Casal de Jubilados y Pensionistas cuatro abueletes juegan al dominó. Mientras tanto una abuela lee el diario. En un momento dado llama la atención de los jugadores:

- Mirad. Escuchad lo que dice aquí: Se reconoce oficialmente al estatua como monumento histórico nacional, dadas las santas narices que le ha echado al asunto y a la cantidad de divisas que se embolsa nuestro país por el volumen de turismo que ha generado. Son muchos los imitadores que están siguiendo el ejemplo de este pionero en diversas capitales de todo el mundo.

Los abuelos, las fichas del dominó paralizadas en sus manos, giran ahora sus rostros hacia la noticia que emite el avance informativo del televisor:  (...) Por otra parte, ante la proliferación de estatuas que están surgiendo en diversos países, se reúnen hoy en la ONU representantes de todos los gobiernos para buscar soluciones a la contaminación del planeta.

 

Antonio Velasco Gómez
Les Planes de Vallvidrera, junio de 1984

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Educador social y maestro. Humanista y luchador contra las injusticias

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.06.20
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta