cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

7 min
El extraño caso de Mr. Tisdale. 1º Parte.
Terror |
29.11.13
  • 5
  • 2
  • 1231
Sinopsis

Un psicoterapéuta recibe a un nuevo paciente. Pronto comprobará que se encuentra ante un caso particularmente extraño...(1º Parte)

Extraído del diario del Dr. Edward Lawrence

7 de Noviembre de 1963

Hoy he conocido a un nuevo paciente. Su nombre es Aaron Tislade, de 38 años de edad, autóctono de Sheffield. Durante toda la sesión se ha mostrado bastante reservado. Nada más entrar, se ha dirigido al sillón, sin decir ni una palabra y ha permanecido con la cabeza agachada varios minutos.  Cada vez que he pretendido hacerle alguna pregunta, he notado que cambiaba de posición, incómodo. Como si el mero sonido de mi voz le pusiera nervioso. Tras varios intentos, y en el preciso instante en el que sacaba del cajón mi bloc de notas, ha comenzado a hablar. Primero, pequeños balbuceos indescifrables, luego palabras sueltas y finalmente algunas frases con más o menos sentido. De cualquier manera, no ha hablado demasiado, y tampoco he querido hacer demasiadas preguntas. Lo poco que ha dicho, no he logrado entenderlo, al menos por ahora.

La sesión de hoy ha servido para romper el hielo aunque, mucho me temo que la semana que viene volvamos a tener que empezar desde el principio.

 

14 de Noviembre de 1963

Ha habido algún avance con el señor Tisdale. Aunque evita la mirada, hoy ha respondido a alguna de mis preguntas, e incluso ha intervenido por cuenta propia. Sin querer sacar conclusiones precipitadas, puede que se trate de un cuadro depresivo, puesto que el paciente habla de sufrir insomnio, diferentes síntomas que me llevan a pensar que también padece astenia, pérdida de concentración, pérdida del apetito y, por lo que he observado en éstas dos sesiones, un nerviosismo propio de un trastorno de ansiedad.

No me ha contestado desde cuando sufre todos estos síntomas, pero sospecho que ha tenido que ser algo muy concreto y reciente, lo que ha desencadenado ese estado.

En algunos momentos de la sesión, me ha parecido que entraba en una especie de somnolencia y que decía algo, pero no he sido capaz de entenderlo. Intentaré hacerlo retroceder hasta el origen de todo en la próxima sesión.

 

21 de Noviembre de 1963

Mr. Tisdale empieza a mostrarse más accesible. Lo que cuenta, carece de lógica pero, al menos, responde a todas mis preguntas y me mantiene la mirada durante periodos más largos.

No desecho el diagnóstico de depresión, pero cada vez me inclino más por valorar la posibilidad de que se trate de algún otro tipo de trastorno obsesivo.

En algún momento determinado, mientras escribía unas notas, el señor Tisdale me ha sorprendido diciendo una curiosa frase: <<Las ratas están por todas partes>>. Cuando le he preguntado por ello, me ha mirado extrañado, como si no supiera de lo que le estaba hablando.

Sin duda, éste paciente me tiene algo inquieto. Sus fugaces miradas alrededor de la habitación, como si buscara algo, hacen que parezca totalmente absorto de la realidad; sin embargo, pasan a convertirse, como de la noche a la mañana, en unas extrañas e intensas miradas fijas, que volverán a perderse en la nada varios segundos después.

Hay algo que ha comentado, pero que no me termino de creer. Según cuenta, desde hace algunas semanas, se ha trasladado a una cabaña de su propiedad, situada en las inmediaciones de Hurst Clough Wood. No ha querido decirme la razón de ello pero ésta, es otra excentricidad más que sirve para afianzar mi hipótesis de que estoy ante un caso de trastorno obsesivo.

Hoy ha vuelto a entrar en esa especie de trance durante unos instantes. En caso de que existan las palabras que Mr. Tisdale ha balbuceado, no son de nuestro idioma.

 

28 de Noviembre de 1963

A estas alturas, debo confesar que el señor Tisdale, tiene algo que me asusta. Nunca he tenido ésta sensación con ningún paciente, pero tampoco he tratado un caso parecido a éste en lo que llevo de profesión.

Hoy no han hecho falta preguntas. Durante la hora y media que duraba la sesión, Mr. Tisdale casi no ha parado de hablar. Su historia, me ha parecido un poco fantasiosa pero, ¿quizás algo de lo que ha contado hasta ahora no lo es?

El paciente, ha comenzado a relatar que durante varios meses, ha estado sufriendo unas horribles pesadillas, por lo que intenta mantenerse en vela la mayor parte del día. Este hecho puede explicar las extrañas visiones que también dice tener, puesto que la falta de sueño afecta al cerebro hasta tal punto, que pueden producirse alucinaciones y falsas interpretaciones de la realidad. Según cuenta, hay ratas que lo siguen a todas partes. Multitud de ellas. Las escucha en cualquier momento y lugar, ya sea en su casa, ahora la cabaña, o en la calle. Incluso ha afirmado escucharlas mientras hablaba conmigo. Asegura haberlas visto en muy pocas ocasiones, puesto que ellas no quieren ser vistas. Sólo quieren seguirle, vigilarle y atormentarle, sostiene.

Parece ser que todo tiene su origen o, al menos él lo asocia a eso con total convencimiento, en un viaje que realizó hace algunos meses a un poblado del Congo. Si me ha costado creer que dicho viaje se haya producido, mi sorpresa ha llegado a continuación, cuando ha afirmado que el motivo de su viaje era destapar una especie de secta que utilizaba a bebés como sacrificio.

Mr. Tisdale se muestra completamente seguro de todo lo que cuenta y, en cierto modo, parece tan cabal cuando lo cuenta, que hace que me estremezca.

Creo que me estoy dejando llevar demasiado por éste caso. Sin embargo, reitero, éste paciente tiene algo diferente al resto. La próxima semana intentaré hacer que siga hablando, y comprender este sin sentido.

 

4 de Diciembre de 1963

Hoy han pasado varias cosas que han hecho estremecerme de verdad. Incluso ahora, mientras lo escribo, me siento considerablemente inquieto. El paciente ha accedido a desvelarme la razón de haberse mudado a aquella cabaña de la que habla. Y la razón en cuestión, supera con creces todo límite de credibilidad que todavía pudiera tener. Por lo que relata, está intentando practicar una serie de ritos, conjuros, o como sea que lo haya llamado, para revertir lo que él cree que le pasa, que no es otra cosa que una maldición.

<<He visto cosas horribles allí en África, cosas que nadie debería ver, y que ellos no querían que viera>>, ha dicho Mr. Tisdale. Sostiene, que su visita a la tribu indígena de aquella aldea del Congo en la que permaneció varios días, no fue bien recibida, pues se trata de personas cerradas en su sociedad y cultura, y se ven fácilmente agredidos. Por ello, dice, algún chamán tuvo que maldecirlo, por meterse donde no le llamaban.

Pero ahora viene el quid de la cuestión. Tras la sesión del señor Tisdale, he decidido buscar en la hemeroteca algún tipo de noticia relacionada con su historia, y así poder convencerme a mí mismo por completo, de que nada de lo que cuenta el paciente o, al menos de manera literal, es cierto; para mi sorpresa y pesar, he encontrado dos periódicos de 1951 y 1954, en los que aparecen prácticamente la misma noticia: grupo de investigadores acuden a distintos poblados de distintas regiones de África, entre ellas el Congo, para destapar la existencia  de sectas que utilizan a seres humanos, incluyendo recién nacidos, como sacrificio a distintos espíritus.  Se dice también, que ninguno de esos grupos ha regresado.

No tengo palabras para describir como me siento. ¿Podrá ser que el paciente haya utilizado la misma información que yo he encontrado para crearse su propia historia? Necesito comprobarlo por mí mismo. Necesito acompañarle, al menos una vez, a su “cabaña en el bosque”.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • ¡Muy bueno, me ha enganchado! Ahora voy a por la segunda parte... Y aprovecho la ocasión para agradecer tu visita a mis historias, un abrazo.
    Ciertamente bueno, muy bueno. Sabes mantener la trama y ese ambiente obsesivo de oscuridad quelogra cautivar al lector. También es de mi agrado como la voz narrativa se va contagiando del miedo y las obsesiones del traumatizado y misterioso MR. Tisdale. Espero continuación.
  • Breve reflexión sobre las relaciones personales actuales

    La escritura del alma nunca podrá borrarse.

    Humilde y breve reflexión sobre la vida.

    Es curioso lo que puede llegar a hacer la música. Llevaba más de año y medio sin escribir absolutamente nada. De pronto eschuché LA canción en EL momento idóneo y los dedos comenzaron a moverse solos.

    Una escena que pudo darse o no, allá por los años veinte.

    Hace unos meses visité el Museo del Prado y, de entre todas las obras de arte, hubo una que me llamó bastante la atención. Este relato está inspirado en lo que me transmitió aquel cuadro que, incluso meses después, me sigue conmoviendo.

    La curiosa visión del amor de Tío Alberto.

    Un relato que escribí hace algún tiempo...siempre me ha interesado hasta dónde puede llegar la mente humana cuando está sometida a algún tipo de presión, amenaza, etc. Locura, desesperación...(Los que me lean ya se habrán dado cuenta) En éste caso, está inspirado en algo que me ocurrió.

    Hay cosas que significan tanto que hacen que la distancia se acorte. Dedicado con todo mi cariño a una de las personas más importantes de mi vida y a un pequeño granujilla, aunque él no podrá saberlo.

    Inspirado en algo que me contó mi abuelo hace ya algunos años. A él le dedico esta historia.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta