cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

7 min
El Fantasma que Habita tu Casa
Terror |
14.07.11
  • 3
  • 3
  • 1065
Sinopsis

Esotérico. Carta de un fantasma a los mortales.

@font-face { font-family: "Times"; }@font-face { font-family: "Arial Rounded MT Bold"; }p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal { margin: 0cm 0cm 0.0001pt; font-size: 12pt; font-family: "Times New Roman"; }p.MsoBodyText, li.MsoBodyText, div.MsoBodyText { margin: 0cm 0cm 0.0001pt; text-align: justify; font-size: 12pt; font-family: "Times New Roman"; }span.BodyTextChar { font-family: "Arial Rounded MT Bold"; }div.Section1 { page: Section1; }

Esta mañana encontré una extraña carta sobre mi mesita de noche,  y tal como me la dejaron, la transcribo, ni le quito ni le aumento. Pudiera ser de utilidad para alguien más, aparte de mí...

 

"¿Quién es el valiente que desafiaría a un fantasma? ¿Quién osa decir que los fantasmas no existen? Sólo lo dicen por que quizás jamás hayan visto uno, si lo vieran se les congelaría la sangre en las venas; pero el sólo hecho de no ver algo, no es es prueba fehaciente de que ese algo no exista.

 

Claro que los fantasmas existimos, y si no lo crees, pregúntamelo a mí. No, no alucino, ni he visto apariciones ni he tomado cosas exóticas, simplemente es que yo soy uno de ellos. Soy un fantasma y he decidido dejar esta carta sobre tu mesa, es la única manera que encuentro por ahora para expresarme, quiero que de una vez por todas, dejes de perseguirme, de fastidiarme o de dudar de mí existencia, ahora mismo te observo y ni siquiera lo has notado. Pero es verdad que a veces sientes escalofríos y ves imágenes en los espejos o sombras que pasan cerca de ti y volteas a tu alrededor. Y sientes escalofríos. Y preguntas si alguien o "algo" anda por ahí, y luego, por curiosidad, comienzas a buscarme... Deja de invocarme, ¡por favor!, ¡todos ustedes, seres encarnados, dejen de invocarnos para que podamos descansar o, en el peor de los casos, consumir los siglos atormentados con nuestra propia carga!

 

Porque cada uno de nosotros lleva su propio sufrimiento, y a la vez somos diferentes entre nosotros. Para que comprendas mejor de lo que te hablo, existimos diversas entidades en diferentes planos, coexistiendo con ustedes y entre nosotros mismos y algunas veces podemos comunicarnos, pero la mayoría de las veces nos es imposible, pues estamos ubicados en planos diferentes que no comprenderás sino hasta que llegue tu propio momento...

 

Yo por mi parte, llevo siglos existiendo como tal. Tú y mucha gente piensa que estamos para asustar o para señalar tesoros escondidos y cosas ocultas, es decir, quienes creen en nosotros o de casualidad nos han visto, han creado toda una mitología en torno nuestro… 

 

No, los fantasmas no estamos nada más por casualidad en los cementerios, en las viejas y umbrías casonas, en los templos o en alguno que otro escondido vericueto con el solo propósito de asustar o mostrarles cosas ocultas a ustedes, mortales, ¿qué caso tendría eso para nosotros? Es claro que como entidades individuales, cada uno de nosotros tiene un por qué... y tal vez alguno que otro haga algunos intercambios con ustedes... pero te aseguro que esa es la excepción y no la regla.

 

Los fantasmas estamos rodeados de muchos más misterios de los que la gente piensa, a veces podremos revelar algún secreto, porque somos atemporales, pero  imposible revelarlo todo, pues correríamos el riesgo de permanecer en este despiadado mundo por toda la eternidad, otro mito de los encarnados, que somos eternos, ¡bah! Y si sabré yo que este mundo es despiadado… bien que lo sé en mi realidad de fantasma o ser incorpóreo, como preferiría que nos llamasen.

 

La gene ociosa, torpe o curiosa,  muchas veces tiene la “original idea” de invocarnos, y algunas veces debemos acudir a tal llamado, aun contra nuestra voluntad, porque nos duele, porque es una burla hacia nosotros, porque nos quitan el sosiego, porque nos despiertan y nos recuerdan que alguna vez nosotros... también fuimos seres encarnados, y encima de todo esto, el "valiente" que nos llamó, se asusta y eso contribuye a aumentar nuestro tormento.

 

Es verdad que ya no estamos formados por carne y hueso, como alguna vez fuimos. Sin embargo conservamos nuestros recuerdos, sentimientos, pensamientos y emociones... y al invocarnos, nos causan gran daño, pues nos siguen tirando hacia este mundo material, que ya no nos pertenece o al que más bien, ya no pertenecemos y del que nos debemos desapegar para dejar de vagar y pasar a otro plano.

 

Sufrimos también cuando, sin quererlo, ni proponérnoslo, nos llega a ver alguno que otro perceptivo, estos encuentros suelen ser terribles, porque mientras que los encarnados gritan o se paralizan o tiemblan, nosotros también resultamos sorprendidos con el encuentro y no podemos hacer nada más que intentar disolvernos en las sombras y continuar con nuestra silenciosa y penosa existencia.

 

Ustedes los mortales, siquiera tienen la posibilidad del desahogo al correr e ir y anunciar, ya sea a los cuatro vientos, ya sea a alguna amistad en privado, que han visto a un espectro.

 

Pero a nosotros sólo nos queda el recurso de la soledad, del silencio y del recuerdo de aquello que alguna vez fuimos; seres mortales como tú...

 

¿Quieres saber la causa de que nos quedáramos entre este camino y el otro? Cada uno de nosotros lo sabe. Yo me he quedado por haberme apegado a la materia, estoy sufriendo mi castigo, el que yo mismo me impuse, y hasta que no logre olvidar por completo todo lo referente a este mundo, no lo podré abandonar. Es por ello que los espectros buscamos los sitios más silenciosos, oscuros y solitarios y odiamos el bullicio y la luz. Existimos entre las sombras huyendo de todo aquello que antes conocimos  bien.

 

Yo, cuando no rondo mi antigua casa y mis viejos recuerdos, casi siempre elijo ir y yacer sobre mi lápida, en la que descansa el que fue mi cuerpo físico, floto sobre ella, ya nadie la visita, y el polvo y los huesos que aún puedan existir de lo que fui, los he dejado de sentir como propios, es como si se tratara de los restos de otro ser que algún día apenas si  conocí durante unos instantes…

 

Por favor mortales, si todavía les queda un poco de piedad, dejen de invocarnos, dejen de buscarnos, respeten nuestro silencio, ese verdadero silencio que sólo nosotros conocemos. Y, si de casualidad llegan a encontrarse con alguno de nosotros por ahí, simplemente digan una plegaria y olvídense de lo que hayan visto o escuchado...  Piensen que tal vez,  no dentro de mucho tiempo, alguno de ustedes también podría convertirse en uno de los nuestros.  

 

Atentamente, el fantasma que habita tu casa."

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Escritora, Lic. en lenguas modernas con especialidad en español, maestría en teoría de la literatura y literatura comparada por la universidad Complutense de Madrid, España. Ha colaborado en diversas publicaciones y medios electrónicos de comunicación como guionista, conductora y actriz. Tiene varios premios por relato, ensayo y cuento, como 1er lugar en 8o certamen universitario de cuento por la UAQ, donde fungieron como jurado Carlos Fuentes y Juan José Arreola. Entre otros premios y reconocimientos destacan el 1er lugar en certamen de ensayo sobre Nal. de valores patrios. 2o lugar Nal. en concurso "relato a mi hijo". 1er lugar en premios DEMAC 2003-2004 con biografías de mujeres mexicanas. Libros publicados: "Mujer en dos Tiempos" (novela); "Ellos, mis Huérfanos, Doña Ma. Josefa Vergara y Hernández, 1747-1809" (biografía novelada); "La Vendedora de Sueños" (cuentos); "La Noche de las Luciérnagas" (novela). Es nieta del escritor y productor Carlos Chacón Jr.

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta