cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
El Faro de Chascomús
Amor |
06.09.17
  • 5
  • 3
  • 1208
Sinopsis

La noche se viste con collares de estrellas y cuentan una historia de amor.

 

Navegantes ocasionales afirman que yo, el Faro de la ciudad de Chascomús, sufro de nostalgia.

Dicen que dicen.

Nadie ha podido establecer con certeza cuál es el origen de mi tristeza melancólica.

Deambulan los acertijos.

Los robadores de besos en la oscuridad, afirman que extraño la niebla de mar.

Suspiro profundamente y no digo nada.

Algunas veces, los caminantes se apoyan en mi figura cilíndrica y siento miedo de que me ataquen, de perder el  cuerpo que necesito para expresarme en este planeta.

Es verdad, estoy triste, pero nadie sabe que es por Golondrina.

Golondrina era una hermosa barca que vivía en mi vecindario. No sé quién se enamoró de quién. Era muy bella y segura de sí misma.

Yo busqué el encuentro. Ella dijo que sí y yo le vendé los ojos con mis besos.

El amor nos llenó de suspiros y magia. Todo brilló en nuestras vidas.

Las risas eran frecuentes y los sueños sublimes.

En tiempos subsiguientes todo empezó a cambiar.

Alguien dijo ¡Inundación! ¡Inundación!

Fue una madrugada de invierno. Las aguas cayeron con furia sobre su silueta. Los puños del viento hundieron su corazón en las aguas saladas y yo dejé de verla.

Fueron fuerzas superiores las que la separaron de mis besos. No pude hacer nada más que acunarla en mis murmullos de amor.

A veces me visita en espíritu y yo me transformo para alcanzar sus labios.

Palabras impersonales afirman que lloro porque me falta el sonido de las olas rompiendo contra los acantilados.

La melancolía cierra mi boca.

El repartidor de caricias dice que añoro mis destellos intermitentes.

 Rumores y más rumores.

Centenares de caminantes se acercan a mirar mi mundo. Buscan una puerta que no existe.

Nadie puede entrar en mi sentir profundo.

Las sombras, que creen hablar con voces precisas, cuentan que en noches de tormenta me han visto emitir luces intermitentes, sin que ningún barco conteste mis señales.

Afirmaciones mentirosas.

Dicen que nunca tuve vida propia. Que mi existencia siempre fue una fantasía.

Dicen que dicen.

Que estoy acá como estímulo para la imaginación.

Como siempre sucede, los dichos de unos y de otros viajan sin saber a dónde van.

La Luna dibuja flores en la enagua de la laguna.

La vida me balancea en niveles superiores.

No sé si estoy dormido o soñando.

Me estremezco.

 Ella se acerca navegando en olas de plata.

ELBA AUGHY- AÑO 2014

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Pielfría. Gracias por detenerte a leer mi relato. Vos también sabes juntar palabras para que cuenten cosas de una manera distinta a la habitual.Felicitaciones.
    Precioso, de prosa fluida que incita a la lectura. Romántico, no cursi, pero muy original. Sí, en estas letras hay magia.
    El Faro de Chascomús, como muchos de nosotros, sueña con el regreso de su gran amor.
  • Están llegando al parque a caminar con Julián y el negrito, su mascota canina. Son muchas zapatillas en marcha.

    Lola, es una niña que vino al mundo a traer sonrisas.

    Luces y sombras se lastiman...

    El no lo sabe, pero es su último viaje.

    Las palabras pueden decir verdades o imaginar otras realidades.

    Me llaman el pino chato porque mi tronco esta algo desgarrado pero por suerte mi orgullo está intacto.

    Si te das vuelta ellos están ahí en el tiempo de los primeros pasos.

    La noche se viste con collares de estrellas y cuentan una historia de amor.

    La fantasía está dando sus últimos suspiros.

    Hacen mucho ruído, empujan puertas, alzan las voces, pero no la encuentran...

  • 105
  • 4.56
  • 182

Me sé un ser decidido y armado de palabras ganadas en miles de batallas emprendidas contras las hojas escritas. Mis ojos, que visten el color del tiempo, los heredé de los espíritus emergidos de la vieja y misteriosa Irlanda.El folklore irlandés es rico en fantasías,brujas,y magos; dioses y adivinos. De ahí viene mi sangre. Mis pelos parecen bravíos guerreros. Desafían a todos los peines que intenten entrar en sus inmensidades. Poseo boca pequeña, de labios superiores levemente abultados, que se mueven como relámpagos en cualquier charla. pero saben guardar muy bien los secretos. Mi nariz es chica pero sensible a todos los aromas de la vida.Soy generosa por educación y rebelde por decisión. Analista de sueños y pensamientos.Me gusta la risa porque hace que el alma brille en el rostro. Amo las palabras porque le dan sonido a la vida.

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta