cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
El gato tullido
Drama |
09.07.18
  • 3
  • 5
  • 133
Sinopsis

El extraño comportamiento de un gato callejero llama la atención del narrador de esta breve historia.

Miro por la ventana y veo al viejo gato gris del callejón. Le falta la mitad de la pata trasera derecha pero aún así se mueve con agilidad en su hábitat natural, entre coches aparcados y puertas de garaje. Parece una gigantesca pelusa creada a partir de la suciedad del asfalto. Es como todos los gatos, un gato solitario. Pero este además tiene mal carácter. Un carácter tan gris como su pelaje. No debe resultar fácil ser un gato callejero al que le falta media pata, supongo que un hecho así le agria el carácter a cualquier gato. Quizá eso explique su alcoholismo. Perdió la pata bajo la rueda de un todo-terreno mientras este daba marcha atrás. La calle se encargo de cicatrizar su herida. Habitualmente, nuestro amigo anda ocupado en quehaceres de gato. Vagabundeando de acá para allá por el barrio. Acechando insectos o algún pequeño roedor o simplemente desplegando ese halo de misterio y desconfianza que infunden los gatos en la mayoría de la gente. Hoy le veo diferente. Esa agilidad tullida de la que suele hacer gala cuando persigue a una alimaña, se ha convertido en atropelladas carreras que terminan en aparatosos intentos de meterse bajo un coche, buscando algo de lo que parece depender su supervivencia. Según pasan los minutos, parece aumentar en el la ansiedad por dar con su objetivo. Corre, tropieza, bufa, levanta nubes de polvo gris con cada violenta y torpe incursión bajo los vehículos aparcados. Sube al techo de un viejo Opel Kadett blanco y mira a su alrededor girando la cabeza a un lado y a otro compulsivamente hasta que clava su mirada en mí. ¿Me estaré volviendo loco? Me ha parecido ver en sus ojos felinos una desesperada solicitud de ayuda. Suena la lavadora en el salón. Tengo que ir a tender la ropa. Cuando regreso a la ventana el viejo gato sigue ahí. Pero esta vez se mueve de otra forma. Su paso se ha vuelto grácil. Ahora camina con andares saltarines y alegres, como si fuese un cachorro juguetón. Al girarse veo que lleva un calcetín rojo en la boca, parcialmente cubierto de barro y grasa de coche. Se ha pasado mas de una hora buscándolo y por fin lo tiene. Por fin ha encontrado lo que buscaba. Pocos segundos después el todo-terreno lo encuentra de nuevo a el. Ya no importa el calcetín.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Escribiendome...

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta