cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
El guardia de las 1000 celdas
Suspense |
18.07.18
  • 5
  • 4
  • 423
Sinopsis

Un guardia que recuerda su cruda realidad.

Recorriendo los largos pasillos de este lugar, sin descanso, sin noción del tiempo, sin nadie con quien hablar, lo único común y rutinario aquí son llantos, gritos y golpes a la pared dedicados a alguien o en otras ocasiones con la palabra "¿Por qué?".

  Preguntarse que es este lugar y el porque de lo que están aquí se hayan encerrados alguna vez fue importante, hasta que me canse de buscar una respuesta. Como guardia en este lugar mi trabajo es vigilar, pero irónicamente no a que nadie salga, si no, aquel que logra salir. Seguramente se preguntaran "¿Por qué entonces no les abro la puerta de su celda?", ese es el problema, solo se puede abrir desde adentro y los que están encerrados no lo saben o solo tienen miedo.  

En pocas ocasiones cuando alguien logra salir, mi trabajo toma otro deber, busco al individuo, que normalmente suelen estar asustados sin saber cual es el siguiente paso y entonces les extiendo mi mano con una sonrisa para influir confianza y calma.

Le guió a una puerta de color blanco, diferente a las demás, en el transcurso del camino nadie habla, por mas preguntas que tengamos. De todo este trabajo lo que más disfruto es sentir el cálido calor que emanan cuando sostengo sus manos, porque aquí normalmente todo es frió.

Una vez frente a la puerta, llega el momento de la despedida, suelto su mano y le indico que avance, comúnmente me suelen dedicar una mirada de desconfianza y miedo, a lo que respondo poniendo mi mano sobre el picaporte junto con una sonrisa.  

Entonces al abrirla, avanza, una sonrisa de agradecimiento se dibuja en su rostro y extiende su mano indicándome que le acompañe; Eso es algo que no pasa muy seguido, pero cuando sucede, sonriente y con lagrimas brotando de mis ojos cierro la puerta.  

Y entonces recuerdo que también estoy encerrado.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 18
  • 4.56
  • 260

Me gusta escribir relatos cortos, ya sea un pensamiento personal, representación de un sentimiento o historia, siempre con la intención de que el sentido del relato quede a imaginación e interpretación del lector. Espero que le gusten mis escritos y que aporten con sus criticas para mejorar.

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta