cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

7 min
El hechizo Daeg. La venganza de Demon
Ciencia Ficción |
05.08.13
  • 4
  • 8
  • 2974
Sinopsis

Este capítulo puede ser el primero o puede ser el último, aunque es totalmente indiferente para la historia que os quiero contar.

Demon observaba desde su coche, aparcado a unos cuantos metros del edificio Mirela, a los dos vigilantes que custodiaban las puertas de la entrada. Eran los mismos tipos que consiguieron escapar el día anterior de la fábrica. Iban vestidos de civiles y, a pesar de estar anocheciendo, aún llevaban puestas las gafas de sol. Cogió del asiento del copiloto el paquete que había preparado horas atrás y se bajó del coche. Echó a andar a paso lento en dirección al edificio. Los vigilantes se le quedaron mirando un momento, como si lo hubieran reconocido, pero en seguida dejaron de hacerlo para fijarse en una chica morena de piernas largas que cruzaba la calle. Demon atravesó las puertas del Mirela y se fue hacia la recepción, al fondo del vestíbulo. Tras el mostrador había un hombre de color uniformado de conserje. Tenía el símbolo de los tres seises unidos por los extremos tatuado en el dorso de la mano. Era un serviens. Uno de los esclavos del clan Petrovic.

–Buenas noches. Vengo a entregar el envío a Mihai Petrov –dijo Demon.

–Sí, gracias. Déjemelo a mí y yo se lo subiré.

–Verá usted, tengo órdenes de entregarlo personalmente.

–El señor Petrov es un hombre muy ocupado y no quiere que se le moleste. No se preocupe, yo se lo haré llegar en seguida.

–¿Eso es para mi padre, Jefferson? –preguntó una mujer rubia que acababa de entrar por la puerta. Era alta y tenía el pelo recogido en una coleta.

–Así es, señorita Petrova –respondió el conserje agachando la cabeza. Evitaba mirarla a los ojos, aunque tampoco hubiese sido necesario ese gesto, porque Ekaterina llevaba puestas unas gafas de sol de pasta negra tan oscuras que no permitían ver más allá del reflejo de sus cristales, pero era un práctica de sumisión y obediencia típica de los serviens.

–¿Es el envío de los Stoichitas?

–Sí, señorita –respondió Demon–, soy el nuevo nuntius.

–¿Qué pasó con el anterior mensajero?

–El señor Razvan Stoica lo entregó como donum con el último envío. Asimismo, yo también he sido ofrecido como tributo a su familia.

Ekaterina se acercó a Demon y le remangó la cazadora del brazo izquierdo.

–Estupendo –dijo al verle las cicatrices de los brazos–. Jefferson, yo me encargo. Nuntius, sígueme.

Atravesaron el hall hacia la derecha y esperaron a que llegara uno de los ascensores. Mientras los números descendían en el marcador digital, Demon aprovechó la espera para observar de soslayo a Ekaterina, que estaba mandando un mensaje de texto desde el móvil. Llevaba unas botas altas y unos pantalones y camiseta negros tan ceñidos que la tela apenas formaba arrugas. No llevaba bolso ni chaqueta, a pesar de hacer bastante frío. Su piel era tan blanca y fina que se le intuían las venas verdosas atravesándole los brazos y el cuello. En el dedo anular de la mano derecha tenía puesto el sello del linaje Petrovic. Una antigua sortija de plata con el escudo familiar: un símbolo parecido al infinito pero con los lados rectilíneos. Era la runa del alfabeto gótico que se leía “daeg” y que equivalía a la palabra “día”. Ese era el hechizo ancestral que permitía a los Petrovic exponerse al sol y ese era uno de los objetivos de Demon: destruir la piedra original en la que se grabó aquella runa siglos atrás y acabar con la vida de Mihai Petrov.

Las puertas doradas del ascensor se abrieron. Demon entró después de Ekaterina y se colocó más cerca de la salida, con ella a sus espaldas. Un matrimonio de pelo cano que acababa de entrar en el edificio aceleró el paso al ver el ascensor abierto. El anciano hizo un gesto con la mano para pedirles que mantuvieran las puertas abiertas hasta que llegaran ellos. Sin embargo, Ekaterina pulsó el botón para que se cerrasen y luego metió la llave en la única cerradura que había en el panel. El último piso. Después de tanto tiempo buscando la guarida de los Petrovic en el subsuelo, al final la había encontrado, y casi por casualidad, en la planta cien del edificio Mirela. Un rascacielos moderno y estrambótico que atraía cada día a cientos de turistas.

Iban por la planta diecisiete cuando Ekaterina se fijó en el cuello moreno de Demon. Le apartó la cazadora y vio que no tenía marcado a fuego el símbolo de los nuntius: un lobo gris. Demon dejó caer el paquete al suelo, se giró hacia ella rápidamente y la golpeó con fuerza con el puño cerrado. Ekaterina apenas se movió del sitio, tan solo se le ladeó la cabeza, pero sus gafas de sol se estrellaron contra el lateral de terciopelo rojo. Cuando recobró la compostura, Demon vio sus enormes ojos negros. No había nada humano en ellos. Solo oscuridad. No se diferenciaba el iris de la pupila y, lo que debía ser blanco, también era siniestramente negro.

Ekaterina chilló y sus colmillos se alargaron hasta duplicar su tamaño.

Se abalanzó histérica sobre él para intentar morderle los brazos, los hombros, el torso, mientras esquivaba con facilidad los puñetazos y patadas que recibía. Se enganchó a su espalda y le mordió el cuello. Demon la sujetó de la cabeza y tiró de ella hacia delante. Le dio una patada tan fuerte en el estómago que la estampó contra el lateral. Sus huesos crujieron y el metal escondido tras el terciopelo rojo se hundió. Ella vio como la mordedura del cuello se le iba cerrando. Curaba como un vampiro, pero sabía que no era uno de ellos. Su sangre era la de un mortal. La había probado.

–Tú… Tú eres…

–Lo último que vas a ver.

Demon se sacó la estaca de madera de la parte trasera del pantalón y se la clavó en el pecho. Ekaterina gritó de dolor. El color de su piel se oscureció como la ceniza, pero aún seguía viva. Eso solo podía significar una cosa. No había conseguido atravesarle el corazón, aunque la  herida consiguió debilitarla.

Le dio un puñetazo inesperado a Demon en la cara que lo hizo tambalearse. Se llevó las manos al palo y tiró de él para sacarlo de su cuerpo. Demon se incorporó y se dio cuenta de lo que trataba de hacer, entonces, dio un salto en el aire y pateó con fuerza el centro de la estaca, atravesándole el torso. La piel de Ekaterina se arrugó como si fuera una anciana de mil años, su pelo encaneció de repente y los ojos se le tornaron grises. Estaba muerta.

Planta noventa y ocho. Demon cogió el paquete y abrió la trampilla del techo.

Las puertas se abrieron y los vampiros que custodiaban la entrada a la casa de Petrov vieron a Ekaterina reducida a piel y huesos. Desde su escondite, Demon lanzó varias bolas de metal del tamaño de puños a los pies de los vampiros. A los tres segundos, todas explotaron a la vez, liberando miles de fragmentos  puntiagudos de madera.

Demon retiró la estaca del pecho inerte de Ekaterina, que se desplomó en el suelo, y se adentró en la guarida de Petrov. Había llegado la hora de la venganza. 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Aunque no soy muy fan de las historias de vampiros he disfrutado con este fragmento.
    La originalidad, no siempre (por no decir nunca) es sinónimo de calidad. Si bien, la temática está carente de originalidad, no puedo pasar por alto la excelente calidad del escrito. El ritmo, el hilván, la documentación, las nomenclaturas. Los apósitos de suspense y acción los pone una imaginación que promete. Te animo a que lo continúes. Felicidades y saludos.
    Pasé por aquí , de refilón y me quedé atrapado, vaya pedazo de cuento! Suspense al máximo...como el guión de un excelente guión para un película de caza vampiros..Mis felicitaciones...Voy a ver si hay una continuación en tu perfil, o capítulos anteriores...Te saludo.
    eRes unah d las mejjores scritores de x aki... Haces faltah tu i tu prosah tan beya
    Buena historia de vampiros, me gustaría leer más. Sigue con ello es muy interesante.
    (He comprado quince minutos de internet y me quedan la mitad) Primero quiero felicitarte por tus relatos de "Chupito de orujo", que adquirí ¡mi primera compra en internet!, y es también la primera vez que saludo personalmente a una escritora por su libro publicado; y este ascenso a los infiernos es trepidante y narrado con pulso afilado; se me escapan detalles porque no soy ducho en vampiros, pero se lee igual que un dromedario que bebe agua del último pozo; me encantó ..."había un hombre de color uniformado de conserje", primero me desconcertó, luego me pareció siniestra, generadora de dudas y ambigüedades, muy a propósito para la fenomenal ambientación del relato, genial. Saludos.
    Esta historia de vampiros tiene muy buena pinta y, sin duda, promete apasionantes y sanguinarios momentos con la lucha entre los hijos del demonio y sus implacables cazadores. Eso sí, yo prefiero los vampiros clásicos de toda la vida antes que los modernos crepusculares. Ánimo, Maika, y adelante con la historia. Saludos.
    Buen ritmo, buenas sugerencias de ese universo que cita la Maga, sin aburrir con detalles que se sugieren pero no se hacen pesados y despiertan la curiosidad. Me encantan las buenas historias de vampiros, y ésta me ha recordado buenos tiempos como jugador y DJ de Vampiro, la Mascarada, con sus guerras de clanes... tiene muy buena pinta, espero que te vengan ganas de continuarlo. Lo leeré, sin duda, aunque con un ajo a mano, que tienes tu peligro. Un saludo.
  • Este capítulo puede ser el primero o puede ser el último, aunque es totalmente indiferente para la historia que os quiero contar.

    Huir de casa y del maltrato de tu marido para darte cuenta una vez que paras de correr, que todo lo que te rodea, incluso el agua de la lluvia, te recuerda irremediablemente a él.

    Pillar una infidelidad siempre es un golpe duro, aunque en el fondo lo sospecharas, pero hacerlo de esta guisa... Para esto, nunca se está preparada.

    El Padre Acevedo decidió desde muy joven que quería ser cura y dar consuelo a los más necesitados a través de la Santa Iglesia, pero todo su mundo se vino abajo como un castillo de naipes cuando apareció ella.. Entonces, ya solo podía pensar en darse consuelo así mismo. *Abstenerse de leer las mentes sensibles y susceptibles.

    Al ver pasar a Sonia esta mañana por la puerta de la agencia de viajes, no he podido evitar acordarme de mi primer beso, de aquellas caricias que erizaron mi piel y del orgasmo más intenso de mi vida...

    Aunque hoy en día hay mucha gente pasándolo mal, la crisis ha enriquecido a muchas personas. A veces jóvenes, como Flavio, que acaban malgastando su dinero y su tiempo en cosas que no merecen la pena.

    Casi para todas las mujeres del mundo, el día de su boda es el más importante de sus vidas, sin embargo para Carmen está siendo todo un suplicio. No le gustan las flores, ni el altar, ni siquiera su vestido... Todos piensan que son nervios, pero ¿habrá algo más? Para colmo sus padres y su suegra, no ayudan.

    Porque el amor no deja de ser un juego de estrategia..

    Chicos, perdonad el retraso de mi capítulo. Cuando lo colgué el viernes, se ve que no le di a publicar. Lo peor es que no es la primera vez que me ha pasado. Ya antes creí colgar relatos que días después me di cuenta no estaban en la web. Mea culpa! Bueno, con respecto al capítulo, como había varios frentes abiertos intenté continuarlos todos para que al siguiente autor no tenga que echar marcha atrás para saber por dónde continuar la historia. Espero que la espera haya merecido la pena. Un saludo a todos! Alalé!!

  • 36
  • 4.55
  • 53

Te gusta leer lo que escribo, pues sígueme también en twitter: @maykaponce

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Ranking Relatos (ver más)
+ Valorados
+ Leídos
Encuesta
Rellena nuestra encuesta