cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

13 min
El Hechizo de sus Ojos
Amor |
11.02.14
  • 0
  • 0
  • 2895
Sinopsis

Saga de tres partes, el hechizo de sus ojos ha sido creado para conmemorar San Valentín, y así con la historia de Anna Lisa y Rodrigo Descubriremos que dentro de los ojos habita un mundo interior.

“El alma que hablar puede con los ojos, también puede besar con la mirada”

                                                                                                                                                                                                                              Gustavo Adolfo Bécquer 

 

Capítulo I.- “Los océanos  Interiores que guarda el Alma”  

 

Erase una vez por las aguas de una laguna, el reflejo más nítido y precioso de unos ojos que el mundo jamás captó. La dueña de los ojos yacía mirándose fijamente en el agua, justo en el centro de un puente de piedra apoyada sobre su codo lamentándose de las muchas penas que guardaba. Anna Lisa, como se llamaba la joven, siempre guardaba su lugar preferido en el parque para mirar su propio rostro y lamentarse de una vida sin sentido, casi aburrida como la llamaba ella. Una abeja acababa de salir de un girasol cercano y se posó sobre su mano, era un precioso insecto que ella adoraba, ya que muchas estaban en extinción y por su naturaleza animalista estaba dispuesta a protegerlas a toda costa. No les tenía miedo, al contrario de una reacción violenta, simplemente alzó cuidadosamente el dedo sobre el cual estaba posada, le examinó tranquilamente las líneas amarillas y negras, sus alas transparentes, prístinas y encontró hermosa la naturaleza como siempre lo había hecho. La dejó ir. Y cuando ya se hubo aburrida decidió caminar hacia su casa descendiendo por  la loma donde se encontraba.  Iba tranquila, pisando la hojarasca que cubría el piso mientras se arreglaba las gafas que le realzaban la belleza de los ojos al punto de que cuando la miraban, sus gafas desaparecían como si la vida le hubiera dado el mismo efecto que la sonrisa de la Mona Lisa de Da Vinci, que desde ciertos ángulos desaparece. ¿Una vida sin sentido? –le preguntaban siempre, ¿Cómo una mujer con tal belleza puede decir que tiene una vida sin sentido?, “Es una condición” decía ella, la belleza es inocua cuando uno no tiene dirección en la vida, cuando no hay brújula.  Anna Lisa aparte de no tener rumbo, siempre pensaba que la vida la odiaba, que la torturaba sin fin, que el amor no era para ella, que jamás tendría un pedacito de cielo al cual denominar “Amor Verdadero”, nunca pensó tal vez, que el amor la tocaría como un espíritu, misterioso y tenue, pero con una vehemencia tan fuerte  que se transformaría en un influjo de ternura que le acalambraría el alma.

Rodrigo de Alba ese día había despertado entre las caminatas incesantes de las hormigas en sus manos. El Ron que había chorreado la noche pasada le había endulzado las manos y mientras dormía había confundido el hormigueo silencioso con la sensación de tullimiento. Cuando el primer insecto le mordió, saltó entre un remolino de hojas que se levantó con sus movimientos frenéticos y emuló un pequeño tornado en el parque. La borrachera había sido horrible, como había llegado al parque ni él mismo lo sabía ni lo suponía, sólo logró deslumbrar entre la caída otoñal de las hojas color cálido en el sendero cubierto una figura femenina enternecida por las cataratas temporales del alcohol.  Era preciosa, simple y compleja a la vez, misteriosa con su fuerza de amor que cuando Rodrigo la miró en el rostro sintió como una fantasmal mano le acariciaba el mentón al igual que un gato. La lluvia misma de otoño en ese momento comenzó a caer y espantó las hormigas que aún le caminaban por las manos. Fue tenue, cayó con un manto de niebla que cubrió las calles y esencialmente el mismo parque donde Anna Lisa caminaba.

-¡Lluvia y niebla!- Exclamó la mujer al ver como su vestido se humedecía en algunas partes-No hay nada más deprimente ni misterioso que la ceguera con melancolía dentro de un corazón humano.

¡Señorita, Podría Ayudarme!- Gritó un hombre desde la oscuridad debajo de un castaño-¡Estoy un poco mareado para ponerme en pie!

Anna Lisa dio un respingo de susto e instintivamente trató de identificar de donde venia el Grito de ayuda, la niebla todavía no se hacía tan densa como para ocultar a Rodrigo tirado en el pasto, así que la joven se dirigió allá y le ofreció su mano, así apoyándose en el árbol e impulsándose con la mano de Anna Lisa se puso de pie finalmente.

-Muchas gracias, señorita… - alcanzó a decir antes de mirar los esplendorosos ojos que la joven tenía detrás de sus gafas.

Anna Lisa sintió el olor a licor en el cuerpo del hombre y por momento pensó en haberse metido en un lio con un borracho, pero claro, estaba acostumbrada a lidiar con un borracho y por lo cual sabia identificarlos,  el hombre se sacudió y se llevó las manos a la cabeza quejándose, por lo cual dedujo que se trataba de una resaca bien potente.

-Señorita, podría beneficiarme en decirme su nombre para agradecerle más a sus ojos de haberme dado la dicha de verlos e incluso olvidar hasta el dolor de cabeza que me aqueja.

-Anna Lisa- Dijo ruborizada tratando de disimularlo mirando para otro lado, las sílabas casi no salían de su boca  a causa de su corazón

-.Si desea podría acompañarla a su casa, la verdad no tengo apuro y usted ya se iba de acá.

Aceptó encantada, en el camino bajo la llovizna y esquivando los obstáculos de la niebla supo que se llamaba Rodrigo de Alba y que su apellido era reconocido por su dinero, aunque  la verdad para ella era un chico bastante agradable y simpático, de hecho en algún momento de la conversación cada vez que sus ojos se miraban, su vida tenía sentido por unos momentos y luego volvía a la misma monotonía lúgubre de siempre. Rodrigo por su parte sentía como su presión sanguínea aumentaba al mirar aquellos dos océanos encerrados detrás de sus gafas, eran como planetas aislados, tenían una vida tan propia e impenetrable que cualquiera hubiera pensado que un Dios habitaba allí y creaba vida entre los paisajes salvajes que le daban un aspecto mágico, Deseaba con ansias que esos ojos lo reflejaran, quizás el verse reflejado dentro de las esferas preciosas de Anna Lisa  le harían parte de un mundo que lo consumiría y le proporcionaría el éxtasis que el tanto amaba: sería parte de su corazón, ya que bien está dicho que los ojos son el reflejo del alma.

El camino se hizo corto. La casa de la joven se hizo visible y tan cercana como su marido allí adentro.  Su vida perdía el norte, su vida se envolvía en un torbellino de oscuridad que nuevamente la consumía y le dejaba el corazón como una nuez podrida: cerrado, seco y arrugado.

-Déjame acá, mi Marido espera allí adentro- le dijo resignada.

-Fue un placer haber conocido tus ojos y nuevamente muchas gracias por ayudarme a levantar de mi resaca.

Anna Lisa sonrió levemente y comenzó a caminar hacia la puerta. Sus ojos habían perdido algo de brillo mientras conversaba

-Adiós Bonita- Le dijo Rodrigo mientras le besaba la mejilla. Esta vez no era necesario esconder el rubor, la mujer simplemente sonrió y esperó a normalizar el pulso para entrar a su morada.

Adentro, la figura obesa y borracha de su marido la miró incisiva aventándole una botella vacía de licor, Roderick Cabrese nuevamente estaba bajo los efectos del alcohol, Anna Lisa la esquivó y la botella estalló en pedazos en el piso.

-¿Dónde Diablos te habías metido? – le gritó el hombre abofeteándola con tal fuerza que la lanzó al piso.

 

 

Extraído del diario personal de Anna Lisa.-  

¡Oh señor que suplicio más grande saber que mi vida no tiene sentido alguno!, saber que vivo en el limbo entre la violencia y la realidad, sintiendo como me destruyo y me desintegro en  mi propia casa, Roderick ha vuelto a pegarme, esta vez casi me mata solamente por salir como todos los días al parque, sabiendo que a él le desagrada aquel lugar porque es alérgico a las abejas, y yo atraigo a las abejas que me siguen de vez en cuando.  Tengo la cara amoratada, un ojo hinchado y un labio roto, mis ojos han perdido todo brillo, solo destellan cuando me miro en el espejo y las lágrimas los remojan, ¡Mis océanos están agitados dentro de mis ojos!, mi corazón se resigna a que el alcohol lo transforme todo y muten a las personas en bestias como mi marido, estoy realmente destruida, o casi. En el parque conocí a un chico, Rodrigo de Alba se llamaba, alagó mis ojos descaradamente y aún así me agradó su sinceridad y claramente se veía verdadero: era autentico. Me acompañó a casa, no me lo he podido sacar de la cabeza desde entonces e incluso en mis interminables horas de lectura gozosa, cuando me sumergí en un ejemplar de Altazor  de Huidobro, en aquella poesía rebelde y rupturista, Rodrigo llegó a mi mente y prontamente a mi corazón. Trato de no andar feliz, de no sonreír, pues Roderick Podría sospechar algo, y eso seria desastroso, seria cavar mi propia tumba. Ahora está durmiendo en su sofá luego de devorar un asado completo y tomar tres botellas de Gin puro. Cerdo podrido, algún día eso le pasará la cuenta y podré ser libre, por lo mismo algunas veces me siento con mis convicciones muy en alto, pero el impulso que me hace falta le resta potencia y prontamente son solo palabrerías, eso es en lo que me baso, las palabras pueden crear grandes mundos, así me lo han enseñado los libros, y así me lo enseñó la vida de la manera más dolorosa: a golpes.  

 

Esa mañana, el olor a tierra mojada llegó por la ventana  y penetró en las narices de Anna Lisa despertándola suavemente. Roderick Cabrese dormía como un oso a su lado, la borrachera no lo despertaría hasta el almuerzo. La mujer tendría mucho tiempo para ella mientras cocinaba, pero por lo pronto, no podía salir a la calle con la cara desfigurada, el paseo al parque quedaba cancelado por ahora.  El arroz con mariscos que preparó después le quedó excelente, dejándola reposar por unos momentos comenzó a preparar la mesa y como si el reloj biológico del hombre funcionara a la perfección, despertó listo para engullirse el almuerzo.

-Amor- Le dijo Anna Lisa al verlo salir- Tu almuerzo está preparado y servido.

El obeso hombre tomó el tenedor y probó el arroz humeante, Anna Lisa esperó con la bandeja en mano una aprobación o algún comentario de su marido.

-¡Si no tuviera tanta hambre no comería esta mierda!- le vociferó mientras se echaba licor en un vaso.

Para Anna Lisa, acostumbrada a encontrar lo bueno dentro de lo malo, le pareció suficiente su comentario y almorzó junto a él. Roderick por su parte, luego de comer  se fue a trabajar, ya que ejercía como rondín dentro de una fabrica durante parte de la tarde y toda la noche. Salió lentamente por la entrada sin percatarse de la sombra apostada en un árbol cercano.

Rodrigo de Alba había ido con un gran ramo de rosas en busca de su salvadora al puente del parque, esperó durante interminables minutos y la mujer de los ojos azules nunca apareció, el parque yacía tan vacio como  un desierto. Al fin viéndose  aburrido caminó directo a la casa de la mujer y justo cuando miraba para ver si andaba por allí, su marido salió dispuesto al trabajo, era la oportunidad perfecta.

Anna Lisa sintió un golpeteo en la puerta y supuso que a su marido se le había olvidado algo, con suave delicadeza caminó hacia la puerta y al abrirla solo encontró el vacio silencio de la calle. Al mirar al suelo logró darse cuenta que un gran ramo de rosas rojas como la sangre, y entre ellas una tarjeta que indicaba el destinatario y un leve párrafo escrito.

 

¡Un ramo de rosas!, un simple gesto de que algo chispeó dentro de él y que algo quiere conmigo. Ha sido un gesto precioso, me siento tan alagada y tan tranquila de que Rodrigo no me haya visto desfigurada así como estoy. Por primera vez me siento querida desde la última vez que tuve un pretendiente, cuando me casaron a la fuerza con Roderick y tuve que olvidarlo. Mi brújula ha vuelto a tener un norte, mi carne se ha vuelto de azúcar al sentir el aroma que desprenden las rosas en la tarde de otoño que se coronó con un precioso atardecer que decidí ver desde la ventana. La lluvia también se fue, pero volverá, lo siento, mis ojos me lo confirman, mis océanos interiores me lo corroboran, la lluvia volverá y lo traerá a él.

Continúa...

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • Originalmente llamado "Insomnio"

    Primer proyecto poético (Fragmento)

    Saga de tres partes, el hechizo de sus ojos ha sido creado para conmemorar San Valentín, y así con la historia de Anna Lisa y Rodrigo Descubriremos que dentro de los ojos habita un mundo interior.

    ¿Cuanto puede durar la desesperación humana al tener la muerte tan cerca y tan próxima?, ¿Como la locura se hace presente cuando se pierde a lo que uno se aferra? a ese destello de lucidez, a ese faro de sensatez. Lo oscuro y lo grotesco son platos fundamentales en la psiquis humana, pero yacen ocultos hasta que aparece la situación donde emanan sin control, donde la lucidez y la sensatez, no son reyes en su reino.

    "Valeria fue una reina tal y como lo pensé, pero aún así, su pasión sanguínea me redujo en los trabajos del amor, cuando terminamos, me sumí en un sueño profundo allí mismo en el agua sanguinolenta con ella encima..."

    "Ahora ya estaba muerto. Solo en su mente quedaban los recuerdos de las noches en que tomaban la guitarra e invocaban las canciones de los Rolling Stones que tantas veces le dedicó entre los vasos de whisky quemante en la habitación de la casa"

    Tres concepciones de amor que chocan entre sí, que contrastan con la realidad que les toca vivir a cada protagonista y les hace perder los rasgos significativos de su personalidad que desencadenan un final indeseado.

    "Se recostó y trató de contrarrestar la mala suerte del día con un sueño reponedor, pero cuando estaba a punto de dormirse, se le vino a la cabeza una idea antigua, pero que ahora sin trabajo seria perfecta para pasar el tiempo. Siempre las ideas le llegaban así, casi sin avisar y sin llamarlas, solamente como un relámpago en medio de tanta oscuridad iluminaba los pasatiempos del hombre y le ayudaba, casi como si su mente fuera una amiga, a razonar y sobreponerse a las adversidades del tiempo y la vida"

    "El día en que Marisa Contreras vio al payaso del circo llorar supo que su vida sería una sucesión de hechos sin sentidos y opuestos a toda lógica descrita. Pancho el chistoso la visitó esa misma noche en busca de consuelo porque veía el fantasma de su amada por toda su casa"

    Mi primer ensayo. Me gustaria saber que opinan del realismo magico, me gustaria entablar un debate en los comentarios y todas sus criticas, saludos. Pronto haré que lo revise un profesor de mi asignatura, pero espero que ustedes evaluen primero.

  • 77
  • 4.5
  • 330

Sobre mi ...Tengo 16 años, lector voraz y seguidor del terror inimaginable de Poe, Maupassant ....y de los mios propios, Amante del realismo mágico de Allende, Garcia Marquez, y de lo cotidiano mágico que puede llegar a ser la vida, cuando se le mira con ojos de un joven lector.

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta