cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

2 min
El incesto lésbico de una menor.
Varios |
02.05.14
  • 4
  • 5
  • 107139
Sinopsis

Nadie nos enseña a practicar sexo. Sabemos lo que hay que hacer por instinto.

Con dieciseis años, Anaïs seguía siendo virgen pero estaba descubriéndose a sí misma y la mejor manera era jugando a papás y a mamás con la hija de su tío Antonio, Candela.

Su cuarto era de color malva con muebles en madrea clara natural únicamente barnizada. Tenía una ventana en un rincón de la habitación y enfrente una cómoda donde descansaba el primer disco de Malú y algunos discos de Shakira. Estaba delgada y practicaba danza del vientre lo que la hacía apetecible a todos los hombres, pero era virgen. Dulce Anaïs de cabello castaño mechado de rubio, la niñera de su prima Candela, la virgen apetecible que le gustaba jugar a papás y mamás con una niña de ocho años.

A Candela le gustaba pasar el tiempo con su prima mayor, pero era un tiempo falso con acciones falsas. Cuando se oía el pestillo de la puerta de la calle, Anaïs le preguntaba a que le gustaría jugar aquel día. Todos los días a papás y mamás. Entonces tendrían que hacer lo que hacen las mamás y los papás. Papá Candela entraba por la puerta del cuarto y veía a mamá Anaïs tumbada en la cama, sin preguntar que tal el día se tiraba a la cama, se tumbaba junto a ella y hacía como que dormía, pero mamá Anaïs sabía que los papás no solo hacían eso y cogiéndole la cara la besaba. Acto seguido y cogiéndola por la cadera posicionaba a Candela encima suya y volvía a besarla.

Candela empujaba, Anaïs levantaba las caderas y se besaban, así sucesivamente. El gusto de Candela, el lado derecho de la pelvis de Anaïs. El gusto de Anaïs era la pelvis izquierda de Candela. Anaïs sucumbía al placer que Candela le proporcionaba sin saber muy bien como alguien de ocho años sabía lo que había que hacer. Candela suponía que era lo que había que hacer.

Tras dejar escapar las exhalaciones y alcanzar la cima, Anaïs se levantaba.

  • No se lo cuentes a nadie. Esto es un secreto entre tú y yo, nadie más tiene que saberlo. 
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Soy estudiante. Me gusta viajar, los idiomas y la música rock. Escribiendo estos relatos mi intención es desahogarme y mejorar mi técnica de escritura.

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta