cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
EL INFIERNO ESTÁ AQUÍ
Reflexiones |
27.08.21
  • 5
  • 6
  • 850
Sinopsis

La mala situación de las mujeres de Afganistán, aunque ahora haya empeorado, no es de ahora sino que viene de lejos.

Hace unos pocos años que en la tertulia literaria que se celebraba en el Club Naútico del pueblo marítimo en el que resido, vino a presentar su libro autobiográfico una joven oriunda de Afganistán la cual al percatarse del modelo de vida que rige en mi país quedó absolutamente maravillada; debía de creer que estaba soñando.

Desde la visita de aquella joven ha transcurrido el tiempo y como todo el mundo sabe en la actualidad aquel rincón del mundo asiático ha caído en el infierno. En efecto, tras el etrepitoso fracaso de Occidente al haber ido a dicho país liderado por los norteamericanos quienes al parecer sólo habían ido allí egoístamente para defender a sus intereses, con el objeto de luchar contra los talibanes que son unos grupos radicales del islamismo que no han dejado de apoyar directa o indirectamente a otras fracciones terroristas, y haber abandonado a la población a su suerte, ahora este grupo integrista ha instaurado en aquel lugar un espantoso régimen tan demancial como asesino para el que los Derechos Humanos no cuentan casi nada, siempre en aras de la rigidez de la Ley islámica que está por encima, anula y aplasta a la libertad de las personas sobre todo del sexo femenino.

En todos los medios de comunicación tanto de Europa como de toda América no cesan de denunciar esta salvaje represión que sufren las féminas afganas llevada a cabo por los demonios talibanes en aquel país, de acuerdo con la doctrina feminista que se enseñorea en nuestra civilizacion occidental con toda la razón del mundo, ya que como  he dicho otras veces, la naturaleza humana por ley natural, instintivamente aspira a romper las cadenas y a vivir con plenitud. Sin embargo hay que precisar que esta humillación a las damas de aquel lugar no deja de ser una actitud extrema de unos fanáticos que viven aferrados a una interpretación radical,cerrada del Corán, la cual de un modo más o menos moderado - muchas veces menos-, forma parte de la misma tradición islámica que se expande en otros tantos países del Oriente Medio. Aunque efectivamente en muchos de estos territorios hayan buenas personas y algunas sean poco o nada religiosas, dicha cultura que está instalada en el Poder político; es decir el Estado es confesional con todos los matices que se quiera pero que influye poderosamente en la población constituye el marco vital en el que se desenvuelve aquella sociedad.

Se es islamista como se es hinduista o helénico-judeo-cristiano como es en nuestro caso y cada uno tiene sus tradiciones, con su manera de vivir específicas y de ningún modo todo el mundo es uniformemente igual como pretenden hacernos creer los "iluminados" y descafeinados partidos políticos de izquierdas. Es precisamente por eso mismo que la escritora afgana que vino a mi Club no dejaba de asombrarse.

En los viajes que he hecho a Turquía y a Egipto, en ambos países que están sujetos a los dogmas del Corán me han contado que la mujer es como un fruto que tienta al hombre, y para evitar que esto sea así ella debe de andar cubierta con Burka, con manto, etc, lo cual a mí se me antoja que esto es una falta de confianza en el ser humano. Mas por otra parte a tenor de esta  disposición puritana es estúpido el papanatismo igualitarista de los postmodernos al decir que aquí en Europa también las mujeres iban a la iglesia con un velo en la cabeza, puesto que esta costumbre forma parte de un pasado muy lejano del que ya nadie se acuerda.

Conozco el relato de una mujer periodista de Suecia que por razones de trabajo se fue a vivir unos días en el seno de una familia afgana, la cual a pesar de que los miembros de la misma sabían utilizar de una forma práctica la tecnología punta y si se ponían enfermos acudían al hospital que disponía de la Medicina que es igual que en cualquier parte del planeta, ésta emocionalmente seguía estando influida por la ancestral traidición islámica patriarcal, por lo que las mujeres tenían un papel muy secundario en la institución.

Es evidente que esta toma  del poder de los talibanes en Afganistán es en realidad una pésima noticia puesto que es muy probable que este país se convierta en un nido de terroristas Yihadistas y que a propósito de la doctrina islámica que hará retroceder a este lugar a la Edad Media, dado que los fanáticos todavía sueñan con hacer la Guerra Santa al infiel Occidente, y así imponer el Califato en medio mundo, esto propiciará a que exista el peligro de que hayan atentados terroristas sea en América, y en cualquier país de Europa como ya sucedió en el 2.017 en las Ramblas de Barcelona.

Se puede adorar al sol si se desea, pero tan pronto como yo suba al poder e imponga la religión solar, porque me creo que estoy en posesión de la verdad, esto será un desastre. Será el motivo de establecer un sistema totalitario e inquisitorial.

Para que en estos paises islámicos haya un cambio en favor de los Derechos Humanos; que haya una evolución en las costumbres, es necesario que se produzca un Renacimiento cultural, seguido de una Ilustración de naturaleza laica y humanista en la que triunfe la razón  y por ende la sensatez. Pero me temo que para  que esto sea real todavía faltan algunos lustros. Mientras tanto el infierno está aquí como decía el filósofo Jean-Paul Sartre.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Lo malo del infierno no es estar en el, si no como reflejaba Dante, en que nivel te encuentras en ese momento, un saludo
    Francesc, cada quien tiene su cielo o su infierno en el pensamiento y piensan que su verdad debe ser la verdad de todos y luchan por imponerla.
    " El infierno son los otros" como dijo alguien, pero los otros nos salvan muchas veces.C' est la vie. Saludos.
    Realmente se me antoja un infierno, pero mucho más anterior a la Edad Media.
    "El infierno está aquí"...habría que preguntarse, ¿ quién le abrió las puertas al infierno ? o si siempre las tuvo abiertas. De todas formas, es el resultado del acuerdo de Doha y en todo acuerdo existen intereses entre las partes que lo suscriben. En el futuro, quizá no muy lejano, conoceremos lo mucho, porque lo poco lo sabemos: "no permitir que en el territorio afgano fuese utilizado para planear o llevar a cabo, acciones que amenazaren la seguridad del los Estados Unidos"...Dos reflexiones como aporte: " ¿ Dónde puedo encontrar un hombre gobernado por la razón y no por los hábitos y deseos? lo dijo Gibran..."Si la razón hace al hombre, el sentimiento lo conducen" Rousseau. Saludos .
    El análisis y descripción en su relato... de uno de los tantísimos puntos cojos del hacer y su fe oficial ciega aunque a sabiendas errónea, de los así denominados seres humanos, es magistral, detallada y concisa,... felicidades; Muchos habrá de ellos/as que quizás lo de su fe se lo crean...pero la realidad detrás y movida por quienes en el poder están aferrados, no es otra que la excusa para mantener y/o incrementar su dicho poder. Bien sabido es...las infinitas bestialidades cometidas en nombre de Dios pero realmente para propio lucro. Incluyo una palabra tan conocida y que dice tanto en ejemplo a su bien creado relato: "Aferrados"...a fe errados. Saludos
  • Es un relato que ha nacido a raíz del conocimiento que he tenido un padre que ha roto con sus descendientes.

    La mala situación de las mujeres de Afganistán, aunque ahora haya empeorado, no es de ahora sino que viene de lejos.

    Un hombre común se casa con una convencional mujer, pero ésta le hace dar un insospechado vuelco en su vida. Esta es una historia basada en hechos reales; pero aviso para que no hayan confusiones que el protagonista de la misma no soy yo.

    La nostalgia es un sentimiento humano tan válido como cualquier otro.

    Hay quien confunde el pobre fisgonear con la sutil curiosidad.

    Un hombre de edad avanzada, tras su aparencia de triunfador, esconde una frustación personal.

  • 175
  • 4.54
  • 162

He realizado estudios de psicologgía profunda y metapsíquica:; he publicado relastod en algunas revistas; y hace años que colboro y llevo tertulias literarias.

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta