cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
El juego de Destino
Ciencia Ficción |
25.10.13
  • 4
  • 3
  • 1557
Sinopsis

Destino y Crono, Dioses de nuestra alma.

El tictac del reloj no ha cesado desde entonces, la rueda de la vida sigue rodando por el angosto camino, empujada por las manos de Destino, siempre jugando y mostrando las mejores cartas de la mano.

No se puede parar el tictac del reloj del Dios Crono, ni se puede detener la Rueda combatiendo con Destino. Es amargo el saber que todo esto estaba escrito, que no es más que un juego macabro que enseña una lección a través del más profundo sufrimiento. 

Destino ríe sonoramente en mi cabeza mientras Crono me hace vieja. Han jugado conmigo en el tablero, como una pieza más en un recuadro blanco frente al enemigo. Selene brilla joven en la noche, nunca se apaga su belleza, mientras me consumo en la soledad y la miseria. ¿Cuánto hace ya de todo, Crono? ¿Cuántos granos de arena se han movido en tu gran reloj de plata y nácar?

Respuesta silenciosa en la noche sin estrellas, juguete inservible desechado por el maestro. Destino no puede jugar si no tienes corazón, Crono no puede reparar lo que Destino ya rompió. No hay cadenas que me apresen ni alas que me permitan volar, no hay luz que dé calor ni un soplo fresco en mi mirar.

Un alma errante que se consume, un grano más que cae en el reloj del Dios del Tiempo, se abren las puertas del Hades. Te has quedado sin juguete, vil Destino que atormenta. Pero no tendrás problema en encontrar un sustituto. Consumiste un alma humana, añicos hiciste un corazón amable, y entre llantos enterraste la esperanza y la ilusión, los sueños que jamás se cumplirán.

Hay muchos corazones jóvenes dispuestos a amar y caer en tus garras, en tu trampa. Hay muchos juguetes a tu disposición esperando sin saberlo la perdición.

No te importa que sucumbiera un corazón que vivía para amar. No te importa que ya no pueda creer en los demás. No te importa que su alma muera cada día un poco más, ni que escriba en estas líneas lo cruel que eres y serás.

Porque, Destino sonriente y macabro, ¿yo por qué te voy a importar?

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Si esos ¿Dioses? creo existen, a mi parecer solo juegan con nosotros los humanos, y con las demás razas que no conocemos, intentando cometer sus cometidos, intentando tener mas poder que otros, el Tiempo, el Destino, la Realidad, los Sentimientos, ect. Interesante :D.
    El tiempo y el destino juegan a su antojo con nuestras vidas, no llevan y nos traen, nos maltratan, nos entierran y nos vuelven a desenterrar. Y ahí está la luna como testigo indolente de nuestra miseria humana. Poética reflexión, un ambiente grisaceo y melancólico que me gusta mucho. Saludos
    Consigues personificar conceptos como el tiempo, la luna y, cómo no, el destino, haciendo de ellos personajes propios y casi más importante que el/la protagonista. Tu relato me ha evocado a obra de Gaiman, sea el American Gods o su saga de los Eternos. Un saludo de un paisano en ciudad y pluma, desde Sevilla.
  • La vida es un lago en primavera.

    "Tenía solo nueve años la primera vez que tuve ese sueño. Por aquel entonces, como era de esperar, no tenía la menor idea de lo que realmente significaba. O más bien, de lo que llegaría a significar."

    La vida es, al fin y al cabo, una paradoja sin fin.

    Que se quede todo en silencio, que hay un alma muerta y rota...

    "No valoré su sonrisa, hasta que desapareció de mi vida"

    Hay silencios que duran una eternidad. Y hay silencios que duran siete eternidades, tres vidas, un suspiro y dos lágrimas.

    Cuando en tu mente sólo hay caos y no ves nada claro.

    Cuando sabes que va a pasar algo malo, tu misión es única: intentar por todos los medios que eso no suceda, aun poniendo tu vida en riesgo.

    La muerte llega, y es entonces cuando te das cuenta de que no hay marcha atrás. Quizá sigas al lado de esa persona especial, pero no te servirá de nada porque no te podrá ver ni sabrá que estás ahí. Hay que aprovechar el tiempo porque un día puede ser demasiado tarde.

    Siempre se dice que hay que dejarse guiar por el corazón, ¿pero qué pasa cuando el corazón te dicta varias cosas? ¿cuando no estás seguro de si es o no lo correcto? Hay una gran lucha interna entre el corazón y la razón, y a veces tenemos que considerar ambas cosas para saber cuál es la mejor opción.

  • 24
  • 4.44
  • 425

Manchada de tinta desde que tengo memoria, buscando más allá de cada palabra. No temo ver la verdad, temo no poder escribirla.

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta