cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
El juego de las doce horas (Hora Cero) II
Terror |
09.02.08
  • 4
  • 7
  • 1943
Sinopsis

Recorrimos a pie el camino empedrado que separaba la mansión del lugar donde habían aparcado la furgoneta negra. Y fue en ese preciso instante, cuando llegamos a los pies de los cinco escalones de mármol, cuando el señor de la casa hizo su primera aparición.

-Buenos días a todos, queridos. Pasen a mi humilde morada, por favor, y siéntanse como si estuvieran en su propia casa.

La entrada a la mansión estaba hermosamente construida conformando un pórtico de columnas. La enorme puerta de la entrada estaba abierta, así que entramos, pero no pude evitar un ligero escalofrío en la nuca. La sensación de estar cometiendo un error mortal.

Cuando ya todos habían tomado asiento en el salón, el anfitrión se dirigió al centro de la estancia desde la silla de ruedas en la que estaba postrado, y hizo una magnifica actuación.

-Señores, señora, me llamo J Holking y voy a explicarles por qué estan aquí. Se les ofreció una suma de dinero destacable para que colaboraran en una investigación, y ustedes se interesaron, lo cual agradezco firmemente. La cuestión es la siguiente, yo y mi hermano David holking estábamos realizando una investigación, cuando éste enfermó gravemente de una patología mental. La enfermedad, desconocida en Inglaterra, lugar donde nacimos y residíamos, nos obligó a paralizar la investigación. Tiempo después, mi querido hermano, murió. Y yo, quiero saber por qué.
Tienen ante ustedes cuatro cápsulas, una para cada miembro de la familia. El objeto de la investigación es ver las consecuencias de dichos fármacos en el organismo nervioso. Como comprenderán, no son mortales ni extremadamente peligrosos, pero tienen un efecto radical a corto plazo que conviene controlar mediante protecciones externas. Quiero dejar claro que tampoco tienen efectos secundarios a largo plazo, luego no son peligrosas en ese aspecto. Tienen ante ustedes también unas autorizaciones que deberán firmar si deciden al final colaborar. En caso contrario, lo lamentaría muchísimo, pero agradecería el placer de haberles conocido devolviéndoles a la casa de la que vinieron.
-¿Por qué una suma tan alta de dinero? ¿No dice que no tiene efectos secundarios?
-Si, señor Rodríguez, el dinero que ofrecemos es para pagar las doce horas que deben permanecer aquí, sometidos a una constante vigilancia intensiva mediante aparatos electrónicos.
-¿Tendríamos que hacernos pruebas médicas o algo?
-No, no se preocupe. No nos interesa su estado de salud ni ahora, ni después del experimento, que permanecerá, esperemos igual. Sólo investigamos los efectos de los fármacos durante ese estricto periodo de tiempo.
-¿Qué se supone que deberiamos experimentar?
-Pues sobre todo, un cambio notable en la percepción de las cosas, y en resumen, una alteración temporal de impulsos nerviosos provocados por zonas cerebrales.
-Sigo sin entender por qué tanto dinero...
-No se preocupe, lo entenderá. Doce horas, queridos amigos, y podrán volver al hogar, y saldar esas deudas que tienen, o cumplir esos caprichos que anhelan. ¿Qué me dicen?
-¿Esto es...un juego, papá?- preguntó mi hermano de seis años. Y el señor H respondió con un tono firme.
-Pueden considerarlo así....el juego, de las doce horas. -hizo una pausa y añadió- ¿Juegan?
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 14
  • 4.54
  • 186

escribir hasta que los dedos se me caigan de las manos, y los ojos se me fragmenten en recuerdos

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta