cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

3 min
El ladrón de tiempo
Drama |
31.03.11
  • 4
  • 3
  • 1531
Sinopsis

Texto en respuesta a un ejercicio de escritura basado en reacciones a un atraco.

El ladrón de tiempo

Desde el principio no me dio buena espina el callejón. Esta pensando en mis cosas y me giré sobre él por inercia, totalmente ensimismada.

De la nada, como si fuese una espectro maligno surgió ante mi esa persona, o personaje, ese malnacido que quizá no debí conocer jamás.
Su aspecto era nauseabundo, su ropa estaba sucia y ajada y tenía un aspecto sumamente peligroso. La cara surcada por sudor y la barba de dos días le daban un aspecto amenazador. Llevaba guantes y un sombrero que no me dejaban ver claramente su expresión.

Se notaba la tensión en su cuerpo y eso me hizo ponerme a la defensiva. Mis músculos se tensaron sumamente, mi corazón empezó a retumbar en mi pecho, lanzando sangre a todas las partes de mi cuerpo para responder a cualquier tipo de agresión, los puños se me cerraron, tratando de adelantarse a algún tipo de golpe, mi mente chillaba para que mis piernas se pusiesen a correr, pero se quedaron plantadas contra el suelo como las raíces de un árbol centenario.

- Dame tu reloj - apremió, amenazándome con un cuchillo de dudosa procedencia - Y tu cartera.

Por lo visto, quería todo lo que llevaba encima de valor. Mi cuerpo quería sacar todo de los bolsillos y que aquello pasase, mi mente chillaba todavía más, advirtiéndome que saliese corriendo lo más lejos posible de allí. Mis manos no me respondían y no era capaz de reaccionar y darle mis pertenencias. El individuo se puso más nervioso y me apremió con unos movimientos punzantes del cuchillo.

Quise decir algo pero la boca se me quedó completamente seca y pastosa y no era capaz de reaccionar. El individuo perdió por completo la paciencia. Le vi mover la mano con un destello a la luz de una farola de la calle principal...mis brazos se tensaron, mis ojos se abrieron expectantes y asombrados y sentí un punzante calor en el costado.

Mis piernas dejaron de sostenerme, caí contra el suelo, frío y sucio, notando como la sangre caliente bajaba por mi cuerpo y se iba enfriando. Mi cuerpo sufrió algunas convulsiones y, finalmente, algún golpe fuerte, cuando el individuo me sacó el reloj y luego rebuscó en mi bolso en busca del resto de mis bienes. Satisfecho, rió con una carcajada corta y áspera y se largó.

Se llevó mi cartera, mi móvil y mi reloj. Pero lo que era peor, se llevó mi vida. Cerré los ojos con el último pensamiento de que había sido víctima de un ladrón de tiempo.

FIN

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • El final es genial y me parece muy original lo del ladrón de tiempo.
    En cambio, al contrario de lo que comenta ender, siento un gran placer relatando una vez estoy ya muerto. Lo disfruto. Aquí me gusta cómo lo tratas con una muy buena frase final. Sin embargo, me llama la atención esa palabra "FIN". No es lo más habitual, de hecho la gente no lo suele poner. Aquí le da cierto aire cómico, ya ves, es un simple detalle, pero me ha parecido simpático. He estado cotilleando ¿Qué es eso de FicciónPress? Creo que es la primera vez que lo veo. Da la sensación de que tienes una enorme actividad literaria ahí fuera. Me encanta este tipo de juegos "reacción a un atraco". Recuerdo un juego similar en el que escribíamos lo que estaría pensando el que había a nuestro lado. Terminé quedando como un psicópata, pero es que si no vamos más allá no tiene gracia.
    Escribe tus comentarios...Esta bien la premisa, aunque el hecho relatado tras la muerte provoca cierto reparo.
  • Un escritor enfrentándose al primer capítulo de su novela.

    Un grupo de amigos van a una casa vieja donde creen que hay una presencia que les persigue.

    La miraban. Estaba incómoda. El observador de su ventana no dejaba de acosarla. ¿Qué quiere de ella?¿Qué pretende?

    El mundo se ha venido abajo y sólo hay dos tipos de personas: los que sobreviven y lo que no.

    Texto en respuesta a un ejercicio de escritura basado en reacciones a un atraco.

    El tren partirá, cumplas o no tus sueños.

    Texto basado en un concurso de un Club de Escritores cuya premisa era la Ley de Murphy: Si algo puede salir mal, saldrá mal.

    Lucía ha encontrado una extraña puerta tras el reloj de su nueva casa.

    Pompón, el conejo.

    July solo tiene que cerrar la tienda para irse a su fiesta pero alguien se pondrá un poco pesado.

  • 21
  • 4.02
  • 636

Escritora desde que aprendí a sostener un lápiz. Soñadora e inconstante. Narradora a cuentagotas, pesimista pero no obstante, feliz.

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta