cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
El Lápiz
Drama |
10.04.21
  • 4
  • 3
  • 647
Sinopsis

La enseñanza mutua de padre e hijo.

                                                    EL LÁPIZ

Gualberto vivía solo con su pequeño hijo. Había criado al niño con mucho amor, pero siempre enseñándole los buenos modales, el respeto, el agradecimiento, la honestidad y la solidaridad.

– Papá, mira que lápiz más interesante –le dijo mostrándole la foto de un lápiz en una revista.

– A ver. Es curioso. La parte de afuera gira y se combina para saber la fecha. Es interesante. Cuando vaya a la capital, lo compraremos.

Raúl, como se llamaba el niño, era cariñoso, amable, le gustaba ayudar, estudioso, ordenado, respetuoso y por eso, el padre lo complacía de acuerdos a sus posibilidades. Eso no quería decir que cuando tenía que ponerle carácter, no lo hiciera.

Llegó el día en que Gualberto tuvo que ir a la Capital y recorrió muchísimas tiendas, almacenes, Supermercados y en todas partes enseñaba la foto del lápiz y nadie lo tenía. Estaba decepcionado porque sabía que Raulito esperaba que se lo llevara y no le gustaba incumplir con sus promesas.

Cuando caminaba rumbo a la Terminal de Autobuses, decidió entrar a una tienda de antigüedades para ver si encontraba algo para llevarle al niño y tal fue su sorpresa que en una vidriera se mostraba el lápiz que tanto había buscado.

Raulito saltaba de alegría cuando el padre le entregó el lápiz. Besó y abrazó a su padre un montón de veces diciéndole que lo quería mucho.

Dos días después, llegó de la escuela y se puso a hacer los deberes como siempre. Gualberto lo miraba y no lo podía creer. Se le acercó.

– ¿Qué le ha pasado a tu lápiz? –le dijo señalando el pedacito de lápiz con el que estaba escribiendo. ¡Estaba roto!- ¿Por qué no me has dicho que se había roto el lápiz? ¿Esa es la confianza que tienes conmigo? ¿Es eso lo que te he enseñado?

– Pero papá, deja que te explique. –le decía entre sollozos.

– Nada de explicaciones. Ve para tu habitación y ya sabes, este fin de semana nom habrá paseos.

Raúl se marchó a su habitación llorando a moco tendido, mientras el padre no entendía el comportamiento de su hijo, sobre todo el no ser sincero con él.

Estaba muy triste, sentado en el portal, pensando en que quizás no había sido un buen padre. ¿En qué había fallado? ¿Acaso es imprescindible la enseñanza de la madre? El trató siempre de ser padre y madre a la vez. Miró al cielo y preguntaba ¿Qué he hecho mal, Miriam? En eso observó un señor que se acercaba a su casa. No lo conocía.

– ¡Buenas tardes! ¿Aquí vive Raúl Sire que estudia en la Pública #5?

– Sí soy su padre. ¿Sucede algo con él?

– Es que mi hijo es compañero de clase de él, incluso se sientan uno al lado del otro

– ¡Entre y siéntese! Tomaremos café.

– No, gracias. Todavía tengo que pasar por la ferretería antes de que cierren. Mi hijo quiso que viniera a darle las gracias por lo que hizo.

– No entiendo.

– Es que ayer asistieron a clases dos niños que se les había quedado el lápiz en la casa y el maestro les advirtió a todos que a partir de ese momento castigaría a todo aquel que viniera faltándole algo para la clase y dio la casualidad que a mi hijo se le había quedado el lápiz. Raulito observó que mi hijo estaba a punto de llorar y entonces partió el lápiz y le dio la mitad con la que podía escribir mientras él, le sacó punta al otro pedazo. Usted tiene un hijo que es una maravilla. Lo felicito a usted y a él. Bueno, me voy que tengo prisa.

Gualberto se dirigió a la habitación de su hijo. Se encontraba llorando con la cabeza entre las piernas y lo levantó, lo abrazó con fuerza y llorando le pidió perdón.

– Perdón, hijo. Fui un imbécil

– No pasa nada, papá. Yo siempre te quiero –dijo mostrando una sonrisa y secándose las lágrimas

 

Pcfa

 

 

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Obrero del transporte vinculado a la literatura a través de obras escritas de teatro para colectivos obreros. Ha escrito tres libros: "Amor entre Azahares", Cuentos y Poesías de Celestino y La Sangre que Regresa (titulo anterior: El Leon Rojo Memorias de un Combatiente) .Actualmente está jubilado.

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta