cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

5 min
El léon vegetariano
Infantiles |
14.11.17
  • 4
  • 5
  • 175
Sinopsis

Está brotando la hierba, es hora de celebrar. Las gacelas felices saltan y saltan, cuando hay algún chaparrón también las saltarinas festejan brincando.
Siempre juntas muy contentas Cami y Anto, dos gacelitas jóvenes, saltan bien alto, se ríen juegan y disfrutan. Pero ese día notaron otro saltarín junto a ellas, de inmediato pararon de brincar y se limitaron a ver detenidamente al nuevo saltarín y comentaban…


  —Pero… ¿Es un león disfrazado de gacela?— dice muy angustiada Anto
  — ¿Qué? ¿Acaso nos cree tonta? Ya mismo avisaremos a todos y que lo espanten— agregó Cami.

Efectivamente, el nuevo brincador era un león con unas ramas como cuernos. Imitando torpemente a las gacelas. Cuando notó que lo descubrieron les dijo a las sorprendidas amigas…

    —No, no se preocupen, no es mi intención hacer nada malo, solo quiero saltar y disfrutar mi nueva vida

    — ¿Cómo es eso de nueva vida?— preguntaron en coro las saltarinas profesionales.

Entonces el león se apoyó agitado en un árbol y les comentó a la amigas, que estaban listas para salir corriendo y la verdad a esas dos gacelas no la podría alcanzar ni el león más veloz de la selva.

  —La realidad es que a partir de hoy mismo, soy un león vegetariano— afirmó muy orgulloso el gran felino—llévenme con ustedes

Las gacelas se miraron entre ellas y no aguantaron las ganas de reírse y lo hicieron a carcajadas. El león furioso dio un gran rugido que hizo temblar la selva entera, las gacelas entraron en pánico y estaban listas para huir.

  —Ese no es el rugido de un león vegetariano — dijo Cami y siguió diciendo— aparte no nos vengas con mentiras, los leones son carnívoros no existen vegetarianos, estás tratando de embaucarnos y así seremos tu almuerzo, vete león o llamamos a nuestra manada.

Por más que el felino insistía con lo mismo, no tuvo otra opción que alejarse lentamente y se notaba tristeza en su andar.

  —Che, ¿y si es verdad que se transformó?— cuestionó Anto a Cami— me da pena como se marcha tan triste

  —Hay amiga mía, no seas ilusa, es una treta, los leones comen gacelas y muchos otros animales—Afirmó Cami— no te creas eso de que es vegetariano, por Dios que gran mentira.

Al llegar donde estaban el resto de la manada ambas jóvenes comentaron lo ocurrido al macho alfa...
El líder entonces con una sonrisa les dijo a las jóvenes

—Hicieron muy bien en ser escépticas y no creer, pues una mariposa puede ser azul, blanca, violeta o de muchos colores pero siempre seguirá siendo una mariposa

Luego el macho alfa de las gacelas se quedó muy pensativo, y decidió ir a ver con sus propios ojos al tal león vegetariano, pues no le gustó nada esa rara historia. Grande fue su sorpresa al ver a un gigantesco león comiendo hierbas y vegetales

— ¿Pero? ¿Realmente eres un león vegano? — preguntó el líder da la manada
—Pues así es, renuncie a mi reinado para disfrutar de la buena vida— contestó el gigantesco felino— pero estoy muy triste, pues nadie me acepta y estoy solo y temo enloquecer de soledad
—Ven conmigo León, únete a mi manada— dijo convencido la gacela macho
El león muy contento, acepto de muy buena manera, e iban saltando ambos animales como si se conocieran de hace mucho
En el camino la gacela quiso saber, cual fue el motivo que hizo que semejante león se haga vegetariano y directamente se lo preguntó…

—Es que ya no soy tan rápido, y los animales que eran mi comida ya no están más por mi zona de caza— contestó el ex jefe de la selva

Fue entonces que la gacela hizo un alto ante una gran cueva, y le dijo al torpe saltarín

—Ve ahí adentro, es nuestro hogar

En ese momento, el león silbó muy fuerte y aparecieron leones por todos lados, y todos se metieron corriendo a la cueva.
El último en meterse fue el vegetariano, no sin antes reírse macabramente ante la gacela diciéndole…

—Soy muy astuto, y ahora gracias a mi inteligencia toda mi manada se comerá a la tuya, ajajá, vete a ti te perdono por tonto.
Y luego entro a la cueva, el líder de las saltarinas al constatar que todos los leones hubieran entrado, rápidamente cerro la cueva con una enorme piedra, ayudado por su manada y desde adentro se escuchaba al embustero vegetariano suplicar…

—Déjanos salir, somos todos vegetarianos

A lo que el macho alfa de las gacelas contestó, las mariposas pueden ser de distintos colores, pero siempre serán mariposas. Luego se retiraron saltado aun más felices que antes.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 'Un cuento infantil debe tener una voz narrativa cercana a la edad del niño a la que va dirigido', no es algo que yo haya inventado. Los narradores de cuento infantil, pedagogos, los niños lectores, y especialistas en el tema han llegado a esa conclusión. Piénsalo y es un tanto lógico. Es buena idea escribir (lo hago), aunque, si no eres muy observador de tus errores en TU PROPIO TEXTO no creo que seas capaz de ver las cosas buenas en el mío. Por eso te hago observaciones en SUS PROPIOS TEXTOS.
    Muchas gracias por pasar a leer, si si Magistral en eso te doy la razón, en los tiempos verbales, lo voy a cambiar en cuanto tenga tiempo, en cuanto a la edad no estamos de acuerdo, saludos y a ver cuando nos sorprendes con un texto Magistrfal, queremos aprender!!!! me recuerdas a Umbrio.
    Bonita fábula
    Lo primero que te señalo es el primer párrafo: Hay qué tener oficio para no confundir algo sencillo como el tiempo verbal. Comienzas las primeras líneas en presente y después te vas al más cómodo pasado. Tienes qué afinar la escritura para poder comenzar de manera efectiva un relato en pasado. De hecho sería un buen ejercicio que cambiaras esas primeras líneas a pasado. No hay una razón ni técnica ni literaria para comenzar unas líneas en presente y luego cambiar a pasado. Para situar a alguien en una atmósfera igual se puede utilizar el verbo en pasado.
    Una vez más te lo tengo que decir: no es un cuento infantil. Es un cuento lindo, pero no infantil. No te preocupes, a mucha gente le pasa eso: confundir una trama infantil o de animalitos con cuento infantil. Un cuento infantil tiene una voz narrativa cercana a esa edad. Te aseguro que a algún niño le va a gustar, pero eso no lo califica como cuento infantil; esos tienen varias características que olvidas en tu relato.
  • Texto escrito hace mucho tiempo atrás, dos o tres años tal vez más, y lo hice pues siempre hay personas que disfrutan desmotivando, pucha que sigue siendo actual. A los nuevos escritores les digo, no se dejen intimidar ni influenciar por los que tienen complejo de perfectos, una cosa es corregir y otra cosa muy distinta es desmotivar.

    Para niños de todas las edades, hasta para los niños que muchos llevamos dentro, viejos amargados abstenerse

    Parte una de dos

    Parte una de dos...

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta