cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

1 min
El lobo que alimentas
Amor |
18.09.19
  • 4
  • 6
  • 291
Sinopsis

Alimenta al lobo. Parecerá juego. Él no sabe de eso, lo quiere todo. Y no es un juego de palabras.

Cuento ovejitas para dormir. Plácido y cómodo abrazo la almohada como si fuera una de ellas. Las observo, pasar correteando y brincando simpáticas.

El verde que las circunda es indescriptiblemente bello. Pienso en una campiña en Gales.

Es imposible no alcanzar la paz.

Irrumpe un lobo. Las persigue, las acorrala hambriento.

El agrio olor del miedo me inmoviliza. Grito.

Se detiene, se desentiende de sus presas. Se enfoca en mí. Alocado, sin control, se abalanza, se ensaña. Garras mugrientas y afiladas, colmillos chorreando baba es todo lo que veo. Muerde mi carne, mi cabeza. mis pelos, encuentra un juego con su lengua en mi sangre. El dolor se manifiesta y fluye desde adentro.

Nada es para siempre.

Última mirada, ojos extraviados. Me veo en el espejo. Dientes y uñas bermellón. 

Piel de lobo sobre piel de oveja. Sucia sonrisa de hiena.

No hay sorpresa, noche a noche el lobo vence.

 

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Excelente Roluma, un placer leerte de nuevo. No puede escapar de la realidad ni en sus sueños, una espiral de destrucción que se siente. Un abrazo amigo
    Me ha gustado. Corto pero brillante. Es, además, metafórico, ya que entiendo que el lobo puede representar cualquier miedo o fobia ancestral, esas que acostumbran a dar forma al escenario de nuestras peores pesadillas
    Sorprendente relato que me ha enganchado hasta el final... Saludos cordiales, Rafa Núñez
    Buena alegoría. Este lobo a todos nos acecha de una manera o de otra. ¡Cuidado con nuestros instintos que gobiernan más que nosotros! Sobre todo cuando tenemos problemas afectivos, A veces hay que negociar con él, a ver qué pasa.
    Excelente Roluma, me gustó mucho, y sus múltiples interpretaciones lo hace aún más interesante. Un abrazo!
    ¿Y si dejamos voluntariamente al lobo que noche a noche venza? Sin oponer resistencia. O el lobo se cansa o nuestro dolor mengua. Como tú dices, nada es para siempre, incluso lo que nos perjudica. Un beso, Roluma.
  • Alimenta al lobo. Parecerá juego. Él no sabe de eso, lo quiere todo. Y no es un juego de palabras.

    Viajar es un placer. Es un abrir los sentidos a disfrutar todo lo que se revela y nos llena el alma. A veces es imposible.

    ¿Que hace que no podamos hablar francamente de la realidad? Si todo es máscara, la vida no llega a ser algo. Se convierte en escenario del ridículo. Ficción diaria para darnos cuenta por la noche del terror de no ser ni significar nada para nadie. Y en esa ausencia de nosotros mismos, nace la obsesión por el otro, por lo otro. El fracaso de lo compartido, del mundo a partir del otro.

    El tiempo lo cambia todo. A veces no hay respuestas. A veces no hay perdón. Lo que perdura está grabado en un lugar con clave.

    Llegué por mar hasta el Golfo. En esos barcos había mucha más gente que en otros que había navegado. Me senté a comer mis frutas y escuché las habladurías de la gente. El Oráculo de Delfos siempre dice lo correcto a señores o viajeros. Y fui con mi pregunta hasta él. Con ojos inexpresivos habló.

    El espíritu navideño del dueño de un restaurante, provoca una fuerte reflexión sobre la condición humana en una joven cocinera, que debe modificar algunos detalles para cumplir con los deseos que se le pidieron.

    Un encuentro casual con un perro de la calle. Una reflexión sobre la conexión mística con esas criaturas inocentes que entran en nuestras vidas y las marcan.

    Experiencias que viven y sufren los niños se convierten en miserias de adultos. Victimas o victimarios, para los inocentes siempre da igual.

    Gastemos el tiempo y las energías en ser felices.

    "Uno, busca lleno de esperanzas El camino que los sueños Prometieron a sus ansias... Sabe que la lucha es cruel Y es mucha, pero lucha y se desangra Por la fe que lo empecina... Uno va arrastrándose entre espinas Y en su afán de dar su amor, Sufre y se destroza hasta entender: Que uno se ha quedao sin corazón... Precio de castigo que uno entrega Por un beso que no llega A un amor que lo engañó... Vacío ya de amar y de llorar Tanta traición ..." Fragmento del tango "Uno"

  • 55
  • 4.52
  • 352

Soy águila. De las que vuelan alto. De las que ven sin proponérselo. Tengo maestros de los que no acepto palabras. Tengo lapices que dicen lo que siento. Cuando vuelo mi vuelo, cuando respiro mi cielo.

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta