cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

9 min
EL MALEFFICIO
Suspense |
11.12.20
  • 4
  • 5
  • 514
Sinopsis

Este relato está inspirado en un caso real. Una mujer recibe una herencia de un pariente y a partir de entonces empieza a tener malas experiencias.

Olga Verdejo que era una mujer algo obesa, aunque bastante vitalista se hallaba con su tan escuálido como pusilánime marido Dani García en un típico restaurante de cocina catalana de Barcelona saborando las delicias gastronómicas de la región.

- Tan pronto como hayamos terminado de almorzar, tengo que ir volando a estar con mi tio Jaime, ya que su hija tiene que ir al trabajo y él no puede estar solo en el piso - le anunció Olga a su cónyuge.

- Ya. Pero yo pienso que tu prima Angelines te debería de subir el sueldo por cuidar tantas horas a su padre - le dijo Dani con altanería-. Creo que tu prima abusa de ti.

-¡Nooo! Ella no gana mucho en la empresa en la que está empleada, por lo que yo no me atrevo a exigirle que me pague más. Por otra parte yo quiero a mi tio. Se portó muy bien conmigo cuando yo era pequeña y mi padre nos abandonó a mi madre y a mi. Por lo tanto yo ahora me siento en deuda con él.

- De tan buena chica que eres pareces tonta.

- Sí, ¿eh? Pero tú eres el menos indicado para criticar a nadie porque con lo  que ganas en la Inmobiliaria en la que estás, vendiendo pisos a las parejitas de recién casados tampoco es para lanzar cohetes al aire ¿no te parece?- le respondió Olga con sorna.

El pariente de Olga era un hombre de edad avanzada que estaba aquejado por las secuelas de una severa aplopegía y ella lo tenía que cuidar. regularmente a cambio de una módica cantidad de dinero que la ayudaba en su presupuesto familiar. Pero Dani que se había casado con aquella mujer más para huir de su soledad que por amor, odiaba su locuocidad, su sentido práctico y positivo de la vida que contrastaba con su habitual pesimismo que le hacía contemplar el lado malo de la cosas y que lo hundía en la ciénaga de la mediocridad.

Olga atendía solícita y con buen ánimo cualquier necesidad que apremiara a su tio, y lo distraía contándole toda suerte de anécdotas, de recuerdos de su infancia, pero sobre todo lo trataba con mucho cariño. Tanto fue así que aquel hombre que en su juventud había sido un reconocido arquitecto que había conseguido ahorrar a lo largo de los años un gran capital, se sentía tan agradecido de su sobrina que poco antes de morir especificó en su testamento que su herencia se repartiese entre su hija y la cuidadora.

Ahora Olga Verdejo era una mujer rica que podría vivir holgadamente sin sufrir sobresaltos económicos de ninguna clase; muy al contrario de quienes la rodeban como era el propio  Dani, su marido, puesto que su precario empleo estaba cada vez más al borde del precipicio.

El marido de Olga se sentía inquieto porque pensaba que él estaba en inferioridad de condiciones especto a su esposa. Pensaba que ella al haberse convertido en una capitalista lo más probable fuese que lo tratara con desdén como si él fuera un pobre diablo sin ningún valor humano. Ya lo decía el refrán. "Tanto tienes, tanto vales".

Casualmente un día en que Olga regresó a su casa después de la compra recibió una carta sin remite que exhalaba un desagradable olor a azufre. La carta decía con letras grandes: "PREPÁRESE PORQUE LE QUEDA MUY POCO TIEMPO DE VIDA". Enseguida Olga pensó que se trataba de una broma de mal gusto de algún tipo sádico del barrio en el que vivía como muchos de los que hay en cualquier parte,y rompió la misiva en cien pedazos dispueta a no pensar más en ello. Sin embargo a pesar de ser una mujer escéptica que nunca había creído en nada metafísico, en su fuero interno se le clavó el aguijón de la duda convertida en un incipiente temor. ¿Y si de verdad hay un algo deconocido que nos puede perjudicar en un momento dado? ¿Qué sabemos nosotros de los insondables misterios de la vida? - se preguntó ella.

Dos días después de haber recibido aquella estúpida carta cuando la mujer entró una noche en su habitación para cambiarse de ropa oyó unos fuertes golpes en el interior del armario. ¡BOOM! ¡BOOM! Entonces Olga con un escalofrío que oprimía su estómago quiso ver lo que sucedía y con mucho sigilo abrió la puerta del mueble. Con gran asombro descubrió encima de un montón de sábanas plegadas a una rata gris con unos feroces ojos rojizos dispuesta a atacarla. Seguidamente Olga fue a la cocina a buscar una escoba para enfrentarse con el animal, pero cuando volvió a la habitación éste misteriosamente había desaparecido de allí.

¡Bah! Era una boba de asustarse de aquella manera por un simple roedor - se dijo a sí misma-. Al día siguiente ya se encargaría de mirar más a fondo la vivienda. No obstante ¿aquel incidente de la rata podía ser una alucinación; una proyección mental de sus más íntimos temores,que estuviesen motivados por aquella maldita carta que había recibido? Su intuición le decía que aquello era posible, en consecuencia su seguridad en sí misma se empezó a desmoronar. Olga era una persona muy vulnerable que estaba expuesta a  cualquier desconocida y nefasta eventualidad.

Al día siguiente como ella supuso no había  rastro ni en el armario ni en ningún otro sitio de la casa.de aquella rata.

En otra ocasión cuando Olga estaba en la sala de estar de su hogar leyendo una revista del Corazón sonó insistente el teléfono.

- ¿Si...? ¿Dígame? - inquirió ella una vez que lo hubo atendido.

-¿Es usted Olga Verdejo? - dijo una voz gangosa de hombre a través del micro.

- Sí, yo misma. ¿Con quién hablo? - quiso saber ella.

- No se preocupe de quién soy yo. Pero sepa que soy un ser de mucho poder y la aviso de que su vida está en la recta final.

El desconocido cortó brusamente la comunicación antes de que Olga pudiera reaccionar.

Pero aquella no fue la única llamada de aquel loco. Poco después él volvió con otro mensaje igual de terrorífico que el anterior. "Aunque usted aún no se dé cuenta de ello, su salud empeora cada  vez más y más. Y pronto le llegará el irremediable final.

-¡Vayase a la mierda, imbécil! - le gritó fuera de sí Olga en una de estas inportunas llamadas..

Como es de imaginar Olga le explicó a su marido el asedio que padecía de aquel sujeto y lo instó a que fuesen los dos a denunciarlo a la Policía. Mas él siempre le decía que no le hiciese caso y que aquel tipo pronto se cansaría de hacer el "fantasma".

Pero lo cierto es que en el entretanto a Olga le salieron unos salpullidos en sus extremidades y en el rostro que le producían bastante escozor. ¿Sería verdad que aquello era el principio del fin de su vida?

De manera que ella decidió ir a su médico de cabecera, el cual tras hacerle una profunda revisión y al percatarse que aquellos salpullidos no tenían nada que ver con una causa  biológica se determinó que su dolencia era puramente psíquica, así que la mandó a un psiquiatra que era amigo suyo para que le solucionase aquel problema.

En efecto. El facultativo pudo comprobar que lo que le  ocurría a  Olga era psicosomático - la mente influye en el cuerpo-.. Se trataba simplemente de una fuerte sugestión povocada por las llamadas de aquel demente que resultaba ser un brujo al que cualquier asesino en potencia le pagaba una cantidad de dinero para que aniquilase solapadamente a quien fuese mediante un inusitado poder mental y así evitar la cárcel. La víctima en cuestión moriría de una extraña enfermedad que se generaría en su sistema inmunológico.

Se dice que este poder mental es una energía, la cual sería como un medio, una herramienta que en manos de un mago, de una buena sanadora que practique la Magia Blanca puede hacer un bien a quién lo solicite. Pero por el contrario, cuando esta misma herramienta es utilizada por un brujo entregado a la Magia Negra ésta puede causar un gran daño a quién sea, porque todo depende de la intención con que se use dicha energía psíquica. Pero en realidad la mayoría de los llamados brujos más que valerse de su poder mental, juegan con la sugestión de la propia víctima como era en el caso de Olga.

El psiquiatra sometió a la paciente a una hipnósis clínica y la desconectó de aquella mala influencia que la perjudicaba, dando lugar a que los salpullidos desaparecieran de su cuerpo.

Poco después la Policía no tardó en detener a este brujo embaucador que hacía tiempo que iba tras él. Y el sujeto confesó que por lo que respectaba a Olga quien había requrido sus servicios había sido su marido Dani que quería posesionarse del capital que había heredado de su tio.

Por eso ella se separó de aquel hombre, a la vez que lo deunció por intento de asesinato.

Y desde entonces aquella mujer tuvo una cosa muy clara. Tenía que andar con mucha precaución con la gente que pudiera conocer de ahora en adelante..

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Hoy en dia no deberiamos fiarnos de nadie ni de nuestra propia sombra un saludo
    Pucha me gustó mucho
    Impresionante historia, Francesc, de las que dejan un rastro de piel erizada en la espalda pero no de gustito. También creo que hay enfermedades que las creamos especialmente para nosotros, ya que a veces nos tragamos todo lo que debería salirnos de dentro. Todo bien por ahí? Sí que voy un poco corta de tiempo últimamente, pero ya pasará, jeje. Un abrazo!
    Muy entretenido, y por lo visto sacado de la realidad.Esas cosas suelen pasar hay que tener cuidado.
    Interesante relato amigo Francesc. Olga vulnerable ,insegura y sugestionada, por esa fuerza que influye, capaz de provocar en el desenvolvimiento y en el pensar de alguien ,anulando su voluntad o actuación, en busca de un fin determinado. La maldad no tiene límites, más cuando se une con el interés, ese mismo que hizo actuar a Dani, en forma canallesca. Por ello, es sabio y así lo aconsejan, en no confiar...ni en tú sombra. Un abrazo fraterno, celebro que estés nuevamente activo. Salud, bienestar y paz, son mis deseos para ti.
  • Los héroes siempre han existido, pero con diferentes ropajes según las épocas.

    Una joven mujer, tras un desengaño sentimental va en busca de una pareja para poder ser amada.

    Un diálogo entre dos amigos en el que se intenta reinvindicar de la naturaleza del alma humana. Es un relato dedicado a Ana Pirela, y a todos los autores emocionalmente inteligentes de esta página.

    Hoy en día todavía pervive el espíritu quijotesco en algunas personas, aunque por supuesto con un ropaje cultural muy diferente al de la época de Cervantes.

    Dos amigos discuten sobre una forma de enfocar la vida, desde tiempos ancestrales.

    Este es mi segundo relato arreglado, ya que el anterior quedó desenfocado debido a errores técnicos. El protagonista no soy yo. "Un hombre conoce a una mujer que cree que es especial, y su vidaa da un vuelco radical".

    Los bufones y los humoristas son los que revelan las verdades.

  • 145
  • 4.48
  • 334

He realizado estudios de psicologgía profunda y metapsíquica:; he publicado relastod en algunas revistas; y hace años que colboro y llevo tertulias literarias.

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta