cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

8 min
EL MISTERIO EXISTE
Reales |
28.01.20
  • 4
  • 8
  • 503
Sinopsis

Este relato que es verídico, trata del SINCRONISMO, que es uno de los fenómenos más interesantes de la parapsicología, y salió publicado en su día en la revista de ámbito nacional KARMA 7. Y lo dedico a los estupendos autores de esta página, y especialmente a la sin par Serena, y a TASH, que aunque no la vea, mi "antena" mental me dice que es muy guapa.

Recuerdo que cuando yo era un niño mi madre me hacía rezar poco antes de acostarme a una supuesta y etérea entidad llamada el Ángel de la Guarda. Sin embargo, a medida que pasó el tiempo me fui convirtiendo en un escéptico sobre todo a partir de cuando a mediados de los años 60 me llevaron a estudiar a una escuela religiosa de Barcelona, ya que en aquella época gris imperaba en el ambiente de un modo enfático y agresivo el nacionalcatolicismo, y nos impartían una religiosidad tan contradicctoria como de un rígido dogmatismo, basada más en el odio al que pensara de otra forma diferente a la de aquella insttución, y en el castigo eterno que en el perdón y en el amor al prójimo. ¿Cómo se podía creer en la infinita misericordia divina, cuando al mismo tiempo esta divinidad era capaz de arrojar para siempre a la caldera de Pedro Botero a un indefenso condiscípulo nuestro que había muerto de forma accidental jugando en el patio del colegio por cualquier travesura?

No obstante, yo tenía mi gran refugio moral con mi madre que además de ser una persona tremendamente vital que con toda seguridad gracias a sus neuronas espejo tenía una vigorosa empatía con los demás, y por tanto sabía interpretar tanto mis pensamientos como mi estado de ánimo, y me daba buenos consejos para superar mi apabullante inhibición que se había agazapado como una lapa en mi conciencia, a causa de aquel nefasto sistema educativo.

Pasaron muchos inviernos desde aquel entonces, y a finales de los años 70 estalló en mi casa una "bomba" emocional al caer mi madre enferma de gravedad y ser desahuciada por los médicos. "¿Adónde iría a parar aquella brillante personalidad?" - me preguntaba yo con una lógica pesadumbre.

Aquello coincidió que por aquellas fechas me vi en el compromiso de velar una tarde a una prima mía de mediana edad que también se encontraba a punto de abandonar este mundo.

Me hallaba yo entonces sentado en un sillón de la clínica en la que ella estaba ingresada, cuando de pronto mi prima se inquietó en el lecho. Quería hablar, mas las palabras no afluían a sus labios. Me levanté y me acerqué a ella. "¿Te ocurre algo?" - le pregunté.

Seguidamente, no sé cómo una inusitad voz interior me advirtió que allí estaba sucediendo algo fuera de lo común. Y de repente tuve una peculiar ocurrencia que emanaba desde lo más hondo de mi ser.

- ¡Escúchame! Mírame.. - le dije reclamando su atención.

La mujer fijó sus mortecinos ojos en mi, y pude apreciar una expresión de terror y de sorpresa.

A continuación le pregunté con una imperiosa voz si ella me reconocía, a lo que mi prima en su estado semiconsciente afirmó con un movimiento de cabeza.

- ...Dime. ¿Estás viendo a tu padre? - inquirí con cierta prevención.

Y la moribunda asintió con viveza.

Mi intuición no me engañaba. Pues ésta me indicaba que en el instante del tránsito era posible que ella viera a su padre fallecido hacía muchos años, a través de su inconsciente que adquiría naturaleza de "antena" mental y podía captar aspectos de la naturaleza que el ojo humano por sí mismo no puede percibir. Aquello podía interpretarse como una situación análoga a cuando tenemos que asistir a un lugar desconocido y necesitamos la ayuda de un amigo o de un familiar para que nos introduzca en dicho sitio. En este caso concreto, mi prima con quien más se había identificado en este mundo había sido con su prognitor, y en consecuencia ahora éste, su energía espectral le servía de vínculo afectivo para acceder a la otra dimensión.

No es este el único caso. Pues hay una considerable casuística de fenómenos similares a éste, recogidos y estudiados en muchos hospitales de todo el mundo. Hay pacientes que debido a su enfermedad, sufren un alterado estado de conciencia y pueden vislumbrar un "algo" más sutil de la naturaleza que una persona que esté pendiente de su vida práctica y mundana no puede percibir. De hecho hoy en día se sabe que la materia tiene una estructura de varios niveles, hasta llegar a una esencia tanto atómica como subatómica, y nosotros sólo nos movemos en la punta del iceberg de lo que es en sí la realidad.

¿O acaso este fenómeno que vivió mi prima no era más que una alucinación derivada de un complejo de Electra hacia su padre? (veneración de una adolescente al modelo paterno) También podría ser.

Sea como fuere, al día siguiente por la tarde iba a vivir una singular exxperiencia de la que me iba a acordar durante durante toda mi vida, y que asimismo se inscribe en el más insondable de los misterios. Resulta que yo había quedado citado con una joven a la que llamaré Mercedes, a la cual había conocido por correspondencia a través de una agencia de relaciones humanas en EL MASNOU que es un pueblo del litoral cerca de Barcelona que linda con el mar, ya que ella era vecina de aquella localidad. De manera que a una hora convenida, ambos nos encontramos en la estación del tren de Cercanías de dicho lugar.

Se trataba de una mujer viuda, de una impresionante belleza. Tenía una larga y rubia melena, así como unos transparentes ojos azules; y llevaba un amplio y elegante vestido de color amarillo. Su atractivo armonizaba con el azul turquesa del mar que nos circundaba, pero que a la vez todo ello contrastaba con la profunda tristeza que me embargaba por la inminente desaparición de mi madre.

Fuimos a unos idílicos jardines que se hallaban cerca de la parte montañosa de aquel pueblo, y cuando nos hubimos acomodado en una mesita del bar junto a un estanque de agua rodeado de flores, y bajo las frondosas ramas de unos plátanos que nos daban sombra, Mercedes me miró con fijeza y me espetó:

- Tú eres un hombre espiritual. ¿Verdad? Lo he visto en tu carta.

Un poco desconcertado por aquella observación le respondí:

- Bueno... Tal vez. Aunque yo creo que la espiritualidad se expresa a través del Arte y de la cultura en general.

La chica hizo caso omiso de mi comentario, y centró el tema hacia algo más específico.

- No me refiero a eso- dijo ella con una leve sonrisa-. ¿Tú crees que existe otra vida después la muerte?

- A lo mejor... ¿Por qué no? - le contesté en un tono vago.

Súbitamente Mercedes adquirió un aire confidencial; como si me conociese desde siempre, y expresó con una brumadora seguridad que me estremeció, ya que parecía que con el convincente énfasis de sus palabras pretendiese imprimir una huella indeleble en el fondo de mi alma:

- Pues tranquilízate Francesc, y no te preocupes más porque ten la seguridad de que sí que existe una vida en el MÁS ALLÁ. La vida tiene muchos aspectos que por ahora nos son difíciles de comprender.

Yo, sintiéndome desfallecer por aquella insólita revelación no supe qué responder. Porque ¿cómo podía saber aquella fémina la luctuosa circunstancia que me atormentaba?

Para apoyar aquel concepto Mercedes me explicó que su fallecido marido había contactado con ella de forma indirecta en el hogar mediante unas señales físicas; unas claves que sólo ellos dos conocían y nadie más.

Cuando regresé a mi casa me apresuré a ojear mi anuncio en la lista de la agencia de relaciones humanas, con el propósito de encontrar alguna razonable explicación acerca de aquella especial mujer. Pero en el anuncio yo no me había definido como un tipo espiritual. Ni tampoco había nadie que se enmarcara en aquella tendencia. Por tanto ¿cómo pudo dar aquella singular persona conmigo?

¿Y si la tal Mercedes fuera realmente una "enviada" similar al consabido Ángel de la Guarda al que yo rezaba cuando era pequeño, y ella estuviese circunscrita en un aparente contexto mundano; de un azar, cuando tal vez en nosotros no tan sólo puede confluir una sola causa material precedida por un efecto, sino diversas causas de insospechada trascendencia SINCRONIZADAS entre sí que conllevan otros efectos como apuntaba el famoso psicoanalista suizo Carl Jung, eliminando así el sentido eufemístico de casualidad? Dicho de otra manera. Hay ocasiones en las que no hay casualidad, sino una causalidad de origen insospechado, o ignorado por conveniencias sociales y políticas.

El caso es que cuando quise coger la carta de Mercedes que la tenía guardada en un cajón de mi escritorio, y en la que constaba su número de teléfono para llmarla de nuevo, ésta había desparecido sin saber cómo.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Un tema muy interesante que la verdad creo que nunca encontrado por aquí un saludo
    Gracias Francesc por dedicarme el relato y además me ha encantado. Yo también soy muy espiritual pero todavía la gente no está despierta y las que antes eran brujas que quemaban en la hoguera, ahora les dices que haces Reiki y creen que estás en una secta. No vale la pena discutir, sólo juntarte con personas que piensan como tú. Me alegro que seas espiritual porque dicen que gente como "nosotros" nos recuperamos mejor de los problemas, la espiritualidad es nuestro Dios en el siglo XXI. Me ocurren muchas sincronicidades con canciones, palabras etc...La revista Karma 7 me ha traído muy buenos recuerdos. Gracias de nuevo por tu dedicatoria. Un abrazo.
    Para nada estoy enfadado. Es q ando estresado y sin tiempo. Son las 5 y media de un domingo y tengo que prepararme para sacar a Txolo y... Muchísimas gracias por tu paciencia conmigo, amigo francesc. k fdez
    Como te comento en mi relato, nada grave, aunque sí productivo. Espero que la lectura de mi nuevo relato te sea entretenida. Abrazos
    Gracias por compartir tales experiencias en las que yo también creo. Abrazos, k. fdez
    Excelente relato francesc. Admiro a las personas que viven esas experiencias. Pero hay que andar con cuidado en el despertar y manejo de ese fluir espiritual, que se esconde tras nuestras chakras energéticas. Siempre existirá la tentación de usarla para el bien o para el mal.
    Gracias por pensar en mí, que sabes que sigo tus relatos con interés, trates el tema que trates. Me ha gustado el relato de hoy y te diré por qué: pienso que realmente existen las personas "talismán", como me gusta llamarlas. Cuando las tienes cerca, todo va bien. Lo he sentido con algún ser querido o amig@. Un abrazo, Francesc
    Muy atrapante tu relato ademas de lo impecable desde lo literario. Hay cosas que para mi, que vengo de la ciencia, no tienen explicación en el mundo racional.
  • Un profesor de Literatura se preguntó qué habría sido de esta romántica pareja si no hubiesen muerto. Yo hallé en una Biblioteca un viejo relato en el que se explica lo que aún no se ha revelado.

    El famoso vampiro sigue estando en nuestra sociedad, aunque no nos demos cuenta de ello.

    Una mujer tiene que comentar una novela en una tertulia literaria, pero se encuentra ante una realidad social con la que no contaba.

    En España, debido a la terrible pandemia que se ha desatado y que se ha cobrado muchas vidas de las personas de edad avanzada, la memoría histórica está en vías de desaparecer. Este relato pretende contemplar a dicha memoria ya que constituye el legado cultural del que hemos partido todos nosotros. Aunque es posible que a muchos jóvenes les parecerá que están visitando un extraño planeta.

    Un maestro de escuela que es amante de la poesía, un día descubre que la sociedad en la que vive no es como se la imaginaba.

    Esta reflexión está dedicada a muchas personas que no vivieron otras crísis anteriores.

He realizado estudios de psicologgía profunda y metapsíquica:; he publicado relastod en algunas revistas; y hace años que colboro y llevo tertulias literarias.

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta