cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
El Muro de las Lamentaciones
Reflexiones |
19.07.19
  • 4
  • 11
  • 246
Sinopsis

Sorprendida he quedado respecto a él. La televisión no le hace justicia. Ni nos lo cuenta todo. 

Las mujeres tienen su pequeño espacio a su derecha. No hay mezcla de sexos, tampoco  hay reivindicación para conseguir más... ¿pared?

El caso es que la parte masculina estaba semi vacía, lo contrario de la parte de las féminas, que estaba abarrotá. 

¡Cómo huele a cabra este p... coche! Prohibido fumar en él, pero huele como si lo hubieran usado tres generaciones de cabras con sus crías sentadas donde estoy yo ahora. 

Ya me he ido del tema. El caso es que me iba acercando al petado muro para lamentos femeninos y pensé de él: -¡vaya eternidad te espera, con tanto lamento por escuchar! 

Y ahí me dije que pa qué iba yo a quejarme a esas pobres piedras ancestrales...

Así que cuando por fin encontré un hueco entre tanta orante, puse la palma de mi mano en él y le envié mis pensamientos: “tranquilo, no vengo a lamentarme ni a suplicar, solo a sentirte... “. El muro, agradecido me dejó sentir su antigüedad y benevolencia y os aseguro que me llegó muy adentro. Y decidí en ese mismo instante  lamentarme mucho menos en el futuro. 

 

Cuando ya me iba, un grito agudo resonó a mi espalda que puso mi piel de gallina. Apreté el paso hacia la salida y aunque no me giré, quiero pensar que no gritó el desdichado Muro...

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Jajaja! No creas, Gabrielle, siguen igual... para mi es otro mundo, pero si a ell@s les va bien, para mi, perfecto. Yo mañana vuelvo a casa y ellos aquí se quedan. Besis.
    Veo querida que escribes igual de requetebién para un artículo que para un poema de amor. Estuve en esa fascinante Jerusalén hace muchos años, y mi experiencia en el muro no fue tan positiva. Un ortodoxo me echó una bronca de cortar por hacerme una foto con mi chico. Me vengué con uno de los mejores besos de mi vida allí mismo delante de él. Estonces una era joven, ay...
    Es lo que tiene ser piedra, que no te puedes ir... Saludos!
    Solo pensar que alguien solo viene a ti para contarte sus penas, puf, un saludo
    Francesc, estoy de acuerdo con tu comentario, algo de eso habrá, o que sienten que no hacen bien y es su manera de pedir perdón... Un abrazo desde Haifa (ups, eso aquí no se puede hacer!)
    Chica. Esta reflexión es muy positiva, y creo que has hecho muy bien con tu manera de acercarte al Muro de las Lamentaciones. Si tanta gente va a lamentarse en el Muro, es que no está contenta con la vida que lleva. ¿Has estado en Israel?
    Aaaag! Comer conguitos ya nunca será igual (evidente, no había caído), snif. Pero me imaginaré tus carcajadas cuando lo haga! Gracias por esa bonita imagen ! ☺️
    Pero me quedo con la imagen del muro conversando contigo a través de tu mano y la luna llena observadote allá arriba
    Lo decía por... mama cuando dejaremos de comer conguitos? Pues cuando se muera la cabra hijo. .... : )
    😹😹😹😹😹😹. Anoche vi una hermosa luna llena elevarse sobre mi. Tal vez estaba en linea recta con el sol a través de la tierra y eso provocó una marea menor que afectó mi única neurona útil. Pero el grito se oyó, ya te digo. Conguitos no llevaba Solo pastas llenas de azúcar y pistachos y seguro que alguno de sus clientes es cabra o cabrito...
  • El desarrollo de esta historia continúa en Corazón ingrato. Satisfacción #FS.

    Gracias, lectoras y lectores que habéis conseguido llegar hasta aquí siguiendo este mi primer relato, para mi, largo. No lo volveré a hacer, de verdad. : ) Mis disculpas a Jovato y a Miki por no incorporar el trío que en un principio había pensado incluir, pero es que hace demasiado calor para pensar en tanto cuerpo junto. Si alguno se ve dispuesto, por mi, adelante. Un abrazo (ligerito) a tod@s.

    Micro

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta