cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
El objeto del sujeto
Reflexiones |
15.09.12
  • 4
  • 5
  • 2655
Sinopsis

nada por decir

 

 

¿Desde dónde está sujeto el objeto del sujeto? ¿De qué se sujeta el objeto del sujeto? ¿Con qué objeto se sujeta el objeto del sujeto? ¿Por qué sujeta ese objeto el sujeto?

                El aparece; se abre y estremece, cruza caminos, evita choques, pierde fuerza y se rearma. Busca una salida viable; se frustra, se conforma. Entonces asegura la elección de sostener desde una posición de convencimiento y no desde una de resistencia.

                Ellos se conocen, se buscan y se juntan. Pierden tiempo; se toleran, se aman, se pelean. Marcan distancias, sufren eclipses, viven nostalgias. Entonces se transforman en bienes consumibles; el uno del otro, se devoran fumándose la  espera de lo que no son capaces de generar entre sí. Se abre un ciego espacio que convoca al derrumbe de lo inevitable. Comienza el juego del amor. Las jerarquías siempre giran alrededor de los poderes y no de las capacidades; algo está sangrando y se distingue lo más nefasto de los días ordenados entre sí. De la paupérrima clasificación de un costumbrismo ajeno y distante al corazón. Si, la gente se anima a las peores cosas cuando nadie las está viendo y solo avisa de lo que esta irremisiblemente a la luz del otro; tan solo porque lo puede ver. Caen los engaños; mueren las expectativas, se ciñe el cuore que bien sabia latir. Principio de todo final.

                Ella es de necesitar reconocerse en el otro, ella viaja por caminos desteñidos, largas distancias a lugares que no existen. En fin; todos necesitamos del reconocimiento, el amor, la contención y la compañía del otro.de cualquiera que uno elija. De pronto se despierta y abrasa el olvido con un padecimiento necio y esquivo, con el capricho de matar y morir en un tiempo  por eso mismo. Entonces se dice; los circuitos se repiten en todos, más solo cambian los factores. Cae rendida al pedestal de lo que mas temía. Su propia suerte, su propia herida.

                Cruce esta misma calle tantas veces que no soy capaz, siquiera, de detenerme y mirar si alguien realmente viene detrás. Porque me la banco y lo digo, te confieso, casi con un escalofrío en la espalda. Porque eso de quedarse solo siempre suena en algún lugar inalcanzable y cala profundamente y marca un sentido y da las pautas y esclaviza en el más extremo de los pasillos escondidos, allí donde siempre hay sombras. Donde es imposible el sol.

                Esta noche necesito sentirte; te llevo dentro de mí como todo aquello que nunca seré capaz de olvidar, pero esta vez es distinto. Te elegí en un momento que, quizás, jamás podrás entender. Sos parte de todo eso mío, lo que viaja a mi lado siempre. No obstante los sentimientos son modificados por los pensamientos y trepando una vez más a mi pensar donde te encierro en un lugar más que seguro. Entonces vengo desde antes del antes y tropiezo en el después de todo mi deseo; de lo que quise y perdí, de lo que busco y obtengo sin darme cuenta. Esta noche necesito sentir aunque entienda que hay ambiciones y oportunidades. Quiero tu perfume en mi boca que te busca; mi corazón en tu mano; nuestras manos que se encuentran en lugares que desconocíamos. Todo el imprevisto de la horas porque si, pasando sobre mí como algo incuestionable. Y aunque alguien lo pida sé muy bien que no se puede medir, porque está vivo y es lo que tarde en guardarlo en mi  bolsillo.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 127
  • 4.35
  • 559

Argentino de 39 años . Escritor

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta