cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

10 min
Universos paralelos
Fantasía |
19.09.13
  • 4
  • 21
  • 6188
Sinopsis

Otros mares...Otros cielos

Sobre el poniente azulado de la tarde iban cayendo en las praderas de la región de Novads, en las costas del mar Báltico, pequeñas esferas luminosas que se apagaban al tocar el agua o la tierra, ligeras como asteriscos de Dandelion, en un misterioso fenómeno atmosférico, que desde el medievo fue conocido como" Los cabellos del  Angel."

Un muchacho y su hermana, ambos adolescentes, regresaban hacia las inmediaciones del feudo en el que eran obligados a trabajar hasta la puesta de Sol.

-¡ Nunca había visto algo así, Ylena !- comentó el chico.

-¡Ni yo tampoco Rhin!, quiero verlo más de cerca.- añadió ella y,  actuando con cierta temeridad, soltó los dos cubos de agua que llevaba hacia la granja y echo a correr hacia el lugar donde se estaba produciendo el extraño fenómeno, a sabiendas de los terribles castigos físicos a los que se expondría si llegaba tarde a los dominios del duque Igor Kesisnky, donde trabajaba.

Ylena y su hemano Rhin procedian de otro territorio, más hacia el sur, y habían sido vendidos como siervos a la aristocrática família de este señor feudal, quien desde el principio,  mostró mucho interés en adquirirles cuando conoció su historia y por qué les vendían.

 En realidad, la existencia de aquellos ñiños  deslegitimaba a Igor Kesisnky como propietario del feudo que poseía, pero sólo el viejo noble sabía la razón y muy preocupado, decidió matarles en cuanto estuvieran en su poder, pero un terrible miedo le retuvo. ¿Por qué? ¿Que podía ser tan aterrador para un señor feudal como él,  que había librado batallas con los Varegos y aceptado duelos de toda índole con enemigos escalofriantemente peligrosos?¿Que le hacía sentir pánico cuando pensaba en acabar con la vida de aquellas dos criaturas ? Este era su más vergonzoso secreto, de modo que  decidió someterles a labores lo suficientemente duras como para que no llegasen a cumplir los 17 años, ya que a partir de esa edad, el duque creía que sus dos singulares siervos podrían averiguar ciertas cosas y empezar a darle verdaderos problemas.

La clave de la cuestión estaba en el extraño orígen de estos niños .Tras la gran tormenta que había azotado hacía 12 años el poblado de Eichbern y cuyos rayos aún se recordaban legendariamente, fueron encontrados ateridos e inconscientes junto al cobertizo, de una familia campesina que, al hallar a los niños, vio abrirse tras ellos un enorme triangulo de luz a través del cual se divisaba un paisaje distinto, diferente a todo lo que les rodeaba y que fue replegandose lentamente sobre si mismo y desapareciendo, alimentado  por los rayos que parecía atraer y fundir con su propia espiral, hasta desaparecer. La familía de campesinos estaba aterrorizada, pero sintió mucha pena por aquellos bebés gemelos que habían encontrado durante la tormenta,  de forma tan enigmática y decidieron adoptarles. Los niños sin embargo, crecieron aislados, no eran bien vistos en el pueblo. La superstición hizo que les llamasen "los hijos de la tempestad" y casi nadie se atrevía a acercarseles, los otros niños oyeron decir a sus madres que traían mal augurio y  que no tocasen nada que hubiese estado en contacto con ellos, finalmente, las otras familias de la aldea comenzaron a achacar las desgracias que caían de los cielos sobre las cosechas al hecho de que Rhin e Ylena viviesen en el poblado. Primero fueron granizos ocasionales que arrojaban piedras de hielo destrozando los tejados, más tarde, cada invierno acudían vientos huracanados y llovía durante semanas seguidas causando inudaciones que acabában con los animales y con el trigo que se guardaba en los graneros. Ante esto, se decretó una reunión para ver que decidían hacer con el problema de los pequeños, a quienes achacaban los cambios en el clima y la anciana más sabia de la aldea, tras examinar detenidamente los hechos concluyó diciendo: -Ellos proceden de otro mundo, un lugar que no es el cielo ni el infierno, pero del que nada sabemos, han llegado hasta aquí accidentalmente, y es acertado no acercarse  a ellos, después de todo lo que ha pasado en estos doce inviernos con nuestros campos y nuestras reses, vosotros sus padres adoptivos deberíais  venderles pronto o atraeremos un mal mayor; Los cazadores de brujas se enterarán de lo que está ocurriendo y los pobladores de otras aldeas, no tardarán en acusarnos de hechizería a  ante ellos y no sería de extrañar que prendiesen fuego al pueblo entero.-

Los labradores, que habían cuidado de los niños hasta entonces, comprendieron que la anciana tenía razón y muy a su pesar, tuvieron que venderles al lejano feudo de Igor Kesisnky, que ya enterado de la noticia de la existencia de estos por los rumores que corrían y de la extraña forma en que habían sido encontrados, se apresuró a  adquirirles rápidamente como siervos. Pero algo era cierto; donde quiera que estuviesen atraían fenómenos extraños, como la lluvia de cabellos de Angel que estaba sucediendo aquella tarde.

La vida para Ylena era tan monótona y penosa que al ver en aquel atardecer tan singular maravilla, no dudó un instante en actuar como una niña y dejarse llevar por la curiosidad.

-¡ Esta lluvia de estrellas o lo que sea, es mucho más intensa en la ladera del oeste !-exclamó Rhin-

-Ahí tenemos prohibido ir nosotros ni llevar a los rebaños, es donde está el templo de los ancestros de los Kesisnky, pero no voy a detenerme por ello! -Aseguró Ylena.

Su hermano se mostró reticente.

-¿Tienes miedo de los fantasmas Rhin? Sabes que lo que está cayendo del cielo es mucho más raro que nada de lo que hayamos visto hasta ahora ¿No te gustaría saber más sobre ello?.-

A regañadientes Rhin soltó el haz de leña que también cargaba en dirección a la granja y corrió tras su hermana. En su alocada carrera, vieron una bandada de cisnes, que migraban hacia el Sur. Aquellos animales representaban en sus mentes el cambio, el ritmo y los ciclos de la vida, les contemplaron con asombro mientras veían las diminútas partículas luminosas  tocar apenas sus alas y estallar en brevísimos resplandores, sin que las aves parecieran sentir siquiera su roce.

-Desde esta colina- observó Ylena -Veo a los cisnes cruzar sobre el mar y las olas parecen brillar con un púrpura claro, reflejando en sus aguas, las nubes del crepúsculo, mientras siguen lloviendo tan lentas, estas estrellas del cielo. Todo parece seguir un orden, como si todo esto fuera normal, como si todo estuviese establecido de antemano, pero tu y yo sabemos...-

El brusco cese de la respiración de Rhin mirando hacia abajo, la hizo girar el rostro con sorpresa:

-¡Alguien ha encendido velas en el círculo sagrado de la antígua cripta!,no puede ser¿Quien podría atreverse...?-

Al descender para cerciorarse, vieron que las llamas no estaban sujetas a velas sino que parecían permanecer fijas e  ingrávidas en el aire, su color era entre dorado y violeta y ondeaban como  cabellos de oro en un viento, teñido de añil.

Las verdaderas estrellas resplandecían ya sobre el horizonte marino y ante su estática imágen, iban cayendo una tras otras las finísimas partículas de luz.

-Bajemos al fondo del templo- propuso Ylena,-Quiero averiguar de una vez por todas que es todo esto-

-¿Olvidas que tenemos prohibida la entrada a ese panteón?-

-Lo que tu ignoras es por lo que nos lo tienen prohibido. He oído decir que esta cripta no perteneció nunca a los Kesisnky, sino que fue arrebatada por la fuerza a los antíguos señores que dominaban este territorio, una família que según cuentan fue perseguida por los cazadores de brujas hasta su exterminio o desaparición, acusados de practicar la magia, la alquímia y de conjurar túneles hacia otros mundos, justo hace doce años, los mismos que tenemos tu y yo.-

-¡Insinuas acaso que estas ruinas pertenecieron a nuestra verdadera família?-

-Solo digo que el destino puede tener formas muy extrañas de hacer las cosas-

Rhin dudó un momento, pero decidió acompañarla.

Allí abajo todo era piedra y silencio, sólo roto por el lejano rumor marino, los pilares y algunos arcos ojivales seguían intactos, en aquella capilla que el tiempo había derruido en parte pero que aún conservaba el indescriptible sobrecogimiento que inspiraba su alta arquitectura gótica. Juntos aún vieron penetrar la última luz del ocaso a través de las antiquísimas vidrieras. En ese momento sintieron caer sobre ellos mismos los misteriosos "Cabellos de angel", no tenían una forma definida,sólo una tenue luz. Ylena vió que rozaban su pelo y desaparecían, igualmente sucedía con su ropa, sus brazos, o su piel, desprendiendo un tenue calor.

Entonces la vieron. Aquella aparición surgió entre los escombros, donde crecían las rosas silvestres, sus pies no tocaban el suelo. Era una mujer alta y majestuosa suspendida a poca distancia del pavimento, envuelta en túnicas nacaradas y un manto que parecía flotar alrededor de su cuerpo en ondas de seda.Sus largos cabellos rubios llegaban hasta su vientre, y el color de la luz de las vidrieras, apenas irisaba con sus múltiples tonos, la luminiscencia que desprendía su figura sobrenatural.

Los niños se estremecieron de terror e intentaron escapar, pero era como si sus pies se hubiesen pegado al suelo.

La dama alzó los brazos y les miró con la frialdad del hielo en sus ojos claros y una sabiduría de milenios escondida tras ellos.

-Yo soy " Ella"-dijo con una voz de ultratumba, haciendo una pausa les dió la espalda y abriendo su manto hizo que uno de los pasabrizos que conducían a la oscuridad, se iluminase y un nuevo mar apareciese tras esas sombras. Un océano distinto, que rugía con olas impetuosas en otro momento del tiempo, al otro lado de un paisaje nuevo, desconocido. Un espacio que de alguna forma, ella misma había creado.-¿Que hay tras ese pasabrizo ? preguntó Ylena ?-A donde conduce?-

La dama no les dio respuestas, sino que les atrajo hacia si misma con un magnetismo que provenía de sus manos envolviendoles, acercandoles más y más a ella.

Rhin intentó rebelarse, pero pronto esa luz le cegó y le llevó a un estado de adormecimiento.

Ylena sujetó a su hermano y ambos se asieron al manto de la dama, para no ser arrastrados por la espiral del viento huracanado que parecía haberse formado a uno y otro lado del portal dimensional que se había abierto enmedio de la cripta.

Entonces...al abrazarles la dama hizo que dejasen de sentir miedo.

El portal se cerró tras ellos, mientras miles de partículas luminosas, seguían cayendo alrededor, y las últimas palabras de la dama fueron: -He venido rescataros. Nunca temáis... A vuestra propia madre.-"

 

                                                                                FIN

 

                                      NS:239497754856847/2013 N.EX.49864304478677547/2013

                                                          Todos los derechos reservados                                      

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Felicidades Marian por relatar con tanta belleza sensaciones fantásticas que no son nada fáciles de plamar con palabras, me ha gustado, un saludo
    No tengo palabras para agradecer a todos los que habéis valorado positivamente este relato, los ánimos que me habéis dado para seguir escribiendo, gracias de todo corazón y también a Pedro Cuellar Llanos por su valoración y crítica constructiva, te voy a hacer caso, se que todavía me queda mucho por aprender y voy a reestructurar el relato y corregir ortografía, no lo he hecho antes con este y otros relatos míos por las graves circunstancias personales que estoy pasando. Cuando lo corrija luego me vuelves a dar tu opinión .Es un encanto poder hablar con personas educadas y cultas como tu, en mi perfil está mi mail y puedes hablarme en privado cuando quieras.
    Me gustó, me recordó, por la ambientación a M. Ende, aunque, como tú misma dices, detecto cierta premura. Suele ocurrir a veces que cuando escribimos algo y lo tenemos muy claro en la cabeza, la mano no va tan rápida y se pueden cometer errores, por ese motivo no se puede calificar un escrito, al menos aquí en TR, si fuéramos jurado de algún certamen pues quizás, pero aquí no. En este en concreto lo califico por la idea, los personajes, la ambientación y la historia. Eso sí, si me lo permites te diría que lo elaboraras algo más, no por los errores tipográficos, sino por la construcción de relato en si misma. Las letras son imperecederas y eternas, perder un ratito en vestirlas para la ocasión es lo menos que podemos hacer por ellas. Felicitaciones y saludos. PD. Mi humilde consejo es que no entres en dialécticas y mucho menos discusiones con según quién, es como darle alas a pájaros que no saben volar.
    Me gustó mucho. Te felicito.
    Un escrito realmente hermoso
    Me ha seducido la sucesión de imágenes y misterios desde el principio, el final me lo esperaba que sería triste, pero está descrito con una belleza que me ha gustado mucho.
    Domenikos el relato fue escrito deprisa ,pero la impresión del corte-pega es solo tuya, como me ha dicho mucha gente honrada lo mejor es no meterse en confrontaciones con gente como tu, que utiliza cualquier excusa para acusarme a la descarada de haber subido por tener unos pocos lectores fijos,en una comunidad tan grade como esta, eso no te lo crees ni tu. Respecto a mi ortografía puedo mejorarla y te doy las gracias por señalármelo, aunque es difícil encontrar un relato que no tenga ni una sola errata. Para ti no se lo que será la vida, para mi es escribir.
    Estimada Marian, huye de tales confrontaciones y haz caso a nuestro buen compañero Eduardo. Dejate llevar por tu corazón al escribir, que lo haces de maravilla y que no te afecten los rencores o las palabras que no sean ciertas. Son demasiada minoría. Un abrazo y a lo tuyo.
    Maravilloso en todos los sentidos,coíncido con alexdz en que las imágenes que se representan son extraordinarias, me gusta mucho tu forma de escribir y, porque no decirlo,creo que toda esa fantasía broyta de tu interior de forma natural,dejate llevar por ella a la hora de crear.La creatividad no tiene que tener fronteras.
    No te preocupes Marian,a mi el relato me ha encantado desde el principio hasta el final y como puedes ver en los comentarios a mucha gente también.El ignorante no merece estar ni entre tus cyberamigos,todos te hemos apoyado porque creemos que tienes un talento especial para escribir y sabemos lo importante que es esto en tu vida.Lara se ha aprovechado del ignorante,que hace honor a su nombre,así de claro.Un abrazo desde aquí.
  • "Quiero verte llorar " a ese poema que me dedicó un escritor de esta web.

    Visiones retrospectivas del tiempo en un mismo espacio.

    ¿Quién es quién en este juego de apariencias e identidades?

    El misterio de una noche sin final

    Juegos de la mente

    Chicago, años 20, mafias, un amor imposible, una encrucijada sin salida y un final impredecible.

    La fuerza femenina

    A mi madre, que cuando vivía solía decirme que nunca perdiera la esperanza de encontrar algún día, un corazón que entendiese a mi corazón. A ella, donde quiera que esté.

    Un simple, pequeño pero significativo milagro.

    Si pudiera mirar a Dios a los ojos en este momento le diría: Dame la paz que tenia cuando era niña, la que ya no siento, el mundo de mi infancia se rompió tan pronto...

Joven pintora y escritora de origen español- holandés, Grado superior en Geografia e Historia en la UNED, y estudios de Artes y oficios. Publicó un libro de relatos "El espejo de oro" y trabaja como modelo, eventualmente. Pueden verse sus videos en youtube.

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta