cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
El paso del río Bidasoa
Históricos |
15.09.07
  • 3
  • 3
  • 857
Sinopsis

El paso del río Bidasoa.
Un episodio de la Guerra de la Independencia en España.
Ángel “princeso”.

Su caminar era algo torpe en tierra firme, pero su anárquico ademán sustituía el mareo que le producía la quietud del suelo que pisaba. El Sargento Mayor estaba acostumbrado al bamboleo en la cubierta del barco donde había pasado la mayor parte de su vida, desde que era menos que un grumete.
      Su gran memoria no deja de relatar sus hazañas y sus viajes por los siete mares, los puertos que ha visitado, la variedad de costumbres que ha conocido, las curiosidades del mundo - siempre próximas a la costa -, nunca de tierra adentro.
-¡Por Neptuno, voy caminando más ligero con la mar arbolada que sobre estos pastos que rumian aquellas vacas - decía el Sargento Mayor Mosquera.
A pesar del tambaleo de sus piernas, animaba a sus soldados en la lucha contra el gabacho en aquel vado de Sorraburro, cuando atravesaron el río Bidasoa.
La batería del enemigo acertó con sus ráfagas en varias ocasiones a los soldados del primer Batallón, del sexto Regimiento de Marina. Con un duro y enconado enfrentamiento, las tropas del primer Batallón pusieron en fuga a los soldados franceses que, en ajetreada huída hacia su campamento, abandonaron los dos cañones que componían la batería de la margen derecha del Bidasoa.
La atropellada persecución dirigida por el Sargento Mayor Mosquera se parapetó frente al campamento francés, junto a la Peña de Oncín. Allí, la lucha fue cruel; los mosquetes hicieron blanco con frecuencia entre la marinería española. Al cruzar el río fue herido gravemente el Subteniente de la Segunda Compañía, Joaquín Argüelles; junto a él, las balas destriparon al soldado que portaba el tambor, un tal Sanjurjo, natural de las tierras de Soria. Era un joven que se alistó en la marina dos años antes, cuando murió su padre en la batalla de Santander, que era el Alférez de Navío Gonzalo Sanjurjo.
En aquella hazaña del Bidasoa perdieron la vida, a bayonetazos, el Cabo Ruiz y dos soldados que procedían de tierras gallegas. El acero se introdujo ferozmente en sus pechos, cuando se hallaban derrotados en el suelo tras una enconada pugna contra los soldados franceses.
El Cabo Ruiz se mordió la lengua antes de suplicar el perdón que aquel gabacho no le iba a conceder. El crujir del esternón del valiente Cabo sosegó los coléricos ojos del matador francés. La sed del gabacho se aplacó cuando al sacar su bayoneta vio que goteaba la sangre de su enemigo. La sangre que brotó del desgarrado corazón de Ruiz tiñó de rojo un palmo de tierra alrededor del cuerpo del aguerrido marinero.
Impotente, atormentado desde la otra orilla del río, el Sargento Mayor Mosquera lloró y gritó la infamia del francés y la bizarría y valor de la cuadrilla española. Con una gran carga de ira, pero con la frialdad que da la experiencia, con paso firme y enérgica y medida cautela, avanzó para alejar a los soldados franceses del resto de los heridos, con la esperanza de que no los rematasen. Inspirando, de esta guisa, el valor necesario en el resto de la marinería, con el arcabuz en una mano y un sable del oficial muerto en la otra, inició un furibundo ataque contra las líneas del ejército enemigo.
Ante tal demostración de fiereza, los marinos españoles siguieron ciegamente a su jefe y, tras un duro y cruel enfrentamiento, lograron poner en fuga a la tropa francesa, alejándola de aquel campamento frente a la
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Hombre, yo lo he visto bien. Y veo bien todo aquello que me instruye y ésto lo hizo.
    Me parece una idea interesante pero mal escrita. Primero parate a pensar quién es el narrador (es muy importante) si ha vivido esa guerra, sus sensaciones, etc. Creo que uno en primera persona sería ideal. Luego detente a describir los hechos, verás, hay demasiada acción que está resumida y debería ser ampliada, por ejemplo: la persecución ¡describela! ¡haz que el lector lo vea en su mente! Otra cosa: los personajes, yo (como lector) no los conozco, no sé si son altos, bajos, fuertes, debiles, no sé si son viejos, ni cómo van vestidos ¡no me los puedo imaginar! ¡haz que me los imagine! ¿cómo? describe más, cuéntame mejor la historia de cada uno. Establece un paso del tiempo que se vea claramente en el relato, escribelo en forma de recuerdos, en narración lineal, de cualquier forma con su lógica ¡y que quede claro al lector! Hay demasiadas cosas que merecen profundizarse y darles más importancia, este relato debería ser más extenso pero con el contenido que está ya escrito. Solo tienes que profundizar. ¡ANIMO!
  • 4
  • 3.56
  • -

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta