cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
El Pedazo de Carne
Terror |
12.03.13
  • 4
  • 4
  • 4284
Sinopsis

El canibalismo está presente desde tiempos inmemoriales, y al convertirse en un tabú en nuestros días, yace oculto como una sombra que nadie quiere mirar. Roberto, aquí esta el gore que faltó en el otro relato, "Rapsodia de un violín poseído", es un terror más psicológico

Repulsión,eso era lo que me causaba a cada mordisco que daba. El sabor a sangre en la boca era asqueroso, la inundaba totalmente y dejaba una desagradable sensación de masa acuosa entre los dientes.

La anciana me miraba entre los cristales de sus anteojos, yo apenas podia tragar debido a la correa que tenia apretandome el cuello, que con el roce ya empezaba a sangrar. Su marido estaba sentado en el sofá cercano con un fusil en las manos, estaba atrapado, desesperado y comiendo carne humana.

El caníbalismo siempre fue un sueño macabro para mí, nunca imaginé que en algún lugar podría quedar vestigio de aquella repugnante práctica, pero este matrimonio me dejó en claro que siempre hay personas que huyen de los carácteres normales de un ser humano, que siempre van más allá, mucho más allá.

Aquel pedazo de carne que tenía servido en un plato resquebrajado por los años, provenía del brazo de Miguel.

Yo mismo ví a la anciana cortar el brazo de mi amigo con una sierra entre los gritos desesperados que clamaba Miguel al sentir los dientes afilados cercenarle la piel y el hueso.

¡Esa misma anciana frió un pedazo de carne en el sartén!.

Siento una bola en la garganta, el cuchillo mantequillero con el que me inducen a cortar apenas despedaza la carne que mientras más corto, más sangre continúa saliendo. Estaba la mitad cruda, no se habia freído totalmente y aún quedaba piel pegada del brazo.

No puedo cortar la carne cruda, no soy capaz de comer de mi propio amigo y ni mucho menos pasar el sabor crudo semejante al olor que habita en la carnicerias.

A los ancianos parece divertirles, se rien mostrando sus dientes amarillentos producto de los constantes cigarros que fuman, mientras Miguel yace tendido inconciente en una mesa de madera apostada cerca de la cocina.

Corto la carne cruda. El hombre me mira amenazante mientras acaricia su fusil intentando decirme <come o mueres>, Me llevo a la boca el tenedor cargado de carne pegada a una gran cantidad de grasa blanca mientras la piel cuelga espantosamente.

Me la echo a la boca.

Siento la consistencia gelatinosa de la grasa entre mis dientes mientras la piel, aún tibia y bañada en aceite navega por la infinidad de mis fauces. Trago, la bola se pone nuevamente en mi garganta y me invaden las ganas de vomitar y echar todo hacia fuera, lo impido, pero vuelven nuevamente con más fuerza y no logro controlarme.

El vomito sube por mi garganta apretada por la correa y al no poder inclinarme, sale disparado manchandome las ropas de mis liquidos estomacales.

¡Creo que es hora del segundo plato!- me inquiere la anciana mientras intento recuperame.

Parece agradarle verme sufrir, me imagino Hansel y Gretel, cuando la bruja alimenta al niño para despúes comerlo e infiero que esta anciana hace lo mismo. Se dirige a Miguel mientras le pregunta a su marido ¿estofado de corazón? al que éste responde afirmativamente mientras sigue acariciando su arma.

La mujer saca un cuchillo de un cajón en la cocina y se acerca a Miguel. No quiero mirar, no puedo, pero cuando el cuchillo entra en la caja toráxica de mi compañero, sus gritos se oyen en toda la casa.

Lo clava con zizaña, lo introduce en los huecos más sanguiolentos del ser humano, revienta una arteria  y la sangre le chorrea el rostro manchandole los cristales y sus ropajes antiguos.

Miguel no resiste más y se desploma con los ojos desorbitados en la mesa. La anciana realiza un corte circular sobre su pecho y lo destapa al igual que una lata embutida, deja el cuchillo en la mesa y con las dos manos se introduce en el orificio antes practicado y saca la masa sanguiolenta y aún latente llamada "corazón".

Lo tira sobre una olla con agua que se tiñe del escarlata sorpresivo del corazón.

-¿Carne añeja?- pregunta el hombre a su mujer.

-Necesitamos algo más tibio- respondió la anciana esbozando una sonrisa macabra.

El hombre dejó su arma en el sillón y se acerca a mí. Me toma las manos y las amarra a los posabrazos de la silla de madera a la cual me encontraba empotrado.

La mujer toma el cuchillo ensangrentado con el cual asesinó a Miguel y se dirige a mí.

Intento safarme, pero el hombre amarra bien mis manos a tanto que no se puedan ni mover, las muñecas estaban moradas a causa de la poca circulación de la sangre. 

Acerca el cuchillo rapidamente a mi antebrazo y lo entierra con fuerza mientras grito como antes lo habia echo Miguel. Traza un camino siguiendo mis venas mientras la sangre comienza a brotar a borbotones, manchando el piso.

El corazón en la olla de pronto comenzó a saltar.

-¡está listo!- se alegró la mujer y lo fue a buscar.

Corrió el pedazo de carne de Miguel de la mesa y me puso un pedazo de corazón en un plato similar. Soltaron mis amarras y yo apenas podia mover mi mano mientras se desangraba.

Corté un pedazo y me lo eché a la boca, su consistencia era musculosa, desgradable.

No tenía opción, los psicópatas me miraban mientras comía y yo sabia que no podía salir vivo de ahí, Comerian mi carne mientras estuviera tibia y si es posible, yo vivo.

Tomé la mejor opción.

Tragué el pedazo de corazón pero apreté mi cuello contra la correa esperando resultado, y así sucedió. 

A causa de la obtrucción de la correa, el pedazo de carne quedó trabado en mi diafragma.

Miré a los ancianos que tenían manchada la boca de mi sangre derramada por el piso y comenzó a faltarme el aire.

El preciado aire no llegaba a mis pulmones y la vida comenzaba a irse de mi cuerpo, éstos depravados comerían de mi carne rancia, no podrán verme morir, y aunque más viajeros caerán en su trampa, estoy seguro que más de alguno se salvará.

El pedazo de carne no bajó, dejé de hacer los espasmos naturales y el cuerpo dejó de pedirme aire.

No sentia mis extrimidades, ni siquiera la sangre que se habia derramado por mis brazos, simplemente sentía un gran regocijo de que no pudieran asesinarme ellos. No les resultó el plan, terminé ganando.

Después de todo, Siempre fuí vegetariano.

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Te doy las cuatro estrellas porque está bien escrito, pero no me gustó, a mi el gore como que no me entra, prefiero el terror psicológico. Poe, Lovecraft..ya sabes. Y las pelis esas de sangre por todas partes me aburren como una ostra. Eso sí, como gore te quedó muy bien, repulsivo a tope.
    Un poquito asqueroso, sobretodo por la abuela, pero engancha desde el principio. Me ha encantado, me he fijado que solo escribes cosas de miedo, terror... ¿Porque no cambias tu estilo? Aún que sea solo por un escrito, me haria ilusión leer algo tuyo que no sea tanto de miedo.
    Excelente historia gore amigo Serenno, bravo por ella. Me atrapó desde el inicio y me he quedado enganchado hasta un final con un toque irónico fenomenal. Me ha recordado la masacre de Texas y el silencio de los corderos. Bravo de nuevo, deberías trabajar para Hollywood
    Impresionante historia jajaja me dio ganas de vomitar con lo de la vieja jaja pero muy bien! me a gustado :D
  • Originalmente llamado "Insomnio"

    Primer proyecto poético (Fragmento)

    Saga de tres partes, el hechizo de sus ojos ha sido creado para conmemorar San Valentín, y así con la historia de Anna Lisa y Rodrigo Descubriremos que dentro de los ojos habita un mundo interior.

    ¿Cuanto puede durar la desesperación humana al tener la muerte tan cerca y tan próxima?, ¿Como la locura se hace presente cuando se pierde a lo que uno se aferra? a ese destello de lucidez, a ese faro de sensatez. Lo oscuro y lo grotesco son platos fundamentales en la psiquis humana, pero yacen ocultos hasta que aparece la situación donde emanan sin control, donde la lucidez y la sensatez, no son reyes en su reino.

    "Valeria fue una reina tal y como lo pensé, pero aún así, su pasión sanguínea me redujo en los trabajos del amor, cuando terminamos, me sumí en un sueño profundo allí mismo en el agua sanguinolenta con ella encima..."

    "Ahora ya estaba muerto. Solo en su mente quedaban los recuerdos de las noches en que tomaban la guitarra e invocaban las canciones de los Rolling Stones que tantas veces le dedicó entre los vasos de whisky quemante en la habitación de la casa"

    Tres concepciones de amor que chocan entre sí, que contrastan con la realidad que les toca vivir a cada protagonista y les hace perder los rasgos significativos de su personalidad que desencadenan un final indeseado.

    "Se recostó y trató de contrarrestar la mala suerte del día con un sueño reponedor, pero cuando estaba a punto de dormirse, se le vino a la cabeza una idea antigua, pero que ahora sin trabajo seria perfecta para pasar el tiempo. Siempre las ideas le llegaban así, casi sin avisar y sin llamarlas, solamente como un relámpago en medio de tanta oscuridad iluminaba los pasatiempos del hombre y le ayudaba, casi como si su mente fuera una amiga, a razonar y sobreponerse a las adversidades del tiempo y la vida"

    "El día en que Marisa Contreras vio al payaso del circo llorar supo que su vida sería una sucesión de hechos sin sentidos y opuestos a toda lógica descrita. Pancho el chistoso la visitó esa misma noche en busca de consuelo porque veía el fantasma de su amada por toda su casa"

    Mi primer ensayo. Me gustaria saber que opinan del realismo magico, me gustaria entablar un debate en los comentarios y todas sus criticas, saludos. Pronto haré que lo revise un profesor de mi asignatura, pero espero que ustedes evaluen primero.

  • 77
  • 4.5
  • 318

Sobre mi ...Tengo 16 años, lector voraz y seguidor del terror inimaginable de Poe, Maupassant ....y de los mios propios, Amante del realismo mágico de Allende, Garcia Marquez, y de lo cotidiano mágico que puede llegar a ser la vida, cuando se le mira con ojos de un joven lector.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta