cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
EL PENSAMIENTO OCEÁNICO 1
Reales |
20.12.20
  • 5
  • 6
  • 442
Sinopsis

Un docente que iba a ser fraile, tiene una crisis de conciencia, pero recibe una singular revelación que no la olvidará nunca.

Recuerdo que un día de finales de los años 80 del siglo anterior mi primo Amadeo Vilalta que era un joven de veinticuatro años; alto, delgado y un tanto rústico regresó a su pueblo natal llamado Benasal de la provincia de Castellón, tras haber colgado definitivamente los hábitos de fraile al no aceptar el tradicional modelo teológico que se le quería imponer que a su juicio venía de la Edad Media y estaba sustentado en un infundado sentimiento de culpa moral.

No obstante Amadeo que tenía la Carrera de Magisterio se ganaría el pan haciendo de maestro del Estado enseñando Lengua y Sociales en un instituo de Vinaroz que es una población de aquel rincón de la Península, e iría a su villa de vez en cuando a visitar a su madre viuda.

Sin embargo aquella tarde Amadeo quería ir a ver a su amada Martina que era una mujer joven dos años mayor que él; morena, delgada y de temperamento nervioso, la cual era una camarera que estaba empleada en un bar de "alterne" de aquel lugar con la que se acostaba regularmente sin ningún problema, ya que en aquel convento en el que el joven había estado le habían hecho sufrir una insoportable represión sexual que iba en contra de su fogosa vitalidad.

Por esta razón a Amadeo le importaba un rábano que la chica trabajase en aquel antro como las demás camareras que habían allí y se hacían invitar por los clientes cobrándoles la bebida a un precio más caro de lo que en realidad valía por lo que ellas se ganaban una comisión, a cambio de dar conversación a dicho cliente y de dejarse manosear y besar por el mismo; y también en ocasiones hacer el amor con quienes les apeteciese.

Cuando Amadeo terminase  de hacer su visita habitual a Martina regresaría a su piso que lo compartía con su amigo Matías que era otro profesor de Ciencias del mismo instituto, el cual era un hombre robusto, de mediana estatura; y asimismo era un misántropo que rehuía el trato formalista con los demás. Así que para compensar aquel singular comportamiento se había volcado en el estudio de la Astronomía.

Sin embargo Amadeo a pesar de sentirse liberado del apabullante y autoritario yugo religioso- pues pensaba que el Nuevo Testamento era pura fabulación y solo tenía un pobre 3% de historia real-,notaba un pavoroso vacío en su interior que le producía una indescriptible deshazón. Era como si hubiese desertado del seno de afectivo de una familia cuyos principios tradicionales por pueriles que fueran le habían conferido una cierta seguridad espiritual. Mas ahora solo dependía de su vacilante voluntad; se diría que aquella libertad existencial le causaba un vértigo, una angustia difícil de precisar como diría el filósofo Sartre.Además aquel malestar se acentuaba todavía más porque él carecía del sentido mundano de quienes le rodeaban.

Pero a  pesar de que el docente se sentía un cero a la izquierda en aquel frívolo medio ambiente un día mientras mi primo Amadeo paseaba indolentemente por una calle de aquella población de súbito le acometió con una inusitada fuerza una potente revelación que penetró en lo más hondo de su ser.

Aquella tradicional educación que había recibido perdió toda consistencia, pasó a un segundo plano, y en el acto él SUPO sin lugar a dudas que la verdadera esencia de un todo empezaba con un Principio de Energía Cósmica en la que iba implícito un incipiente mensaje de vida, la cual posteriormente se transformaba en un proceso biológico, diversificado en diversos niveles y sensibilidades. Es decir que él al igual que al resto del mundo, desde lo más insignificante hasta lo más complejo eran chispas de una misma hoguera en las que subyacía un hálito de dar de sí que podía trascender en una muy sinuosa historia evolutiva, tanto en lo personal como en lo social.

Amadeo una vez en el piso que compartía con su raro amigo Matías sintiéndose más eufórico que nunca, con una plenitud renovada por aquel signifiativo conocimiento decidió explicárselo al profesor de Ciencias.

- Vaya. Has pasado por una experiencia llamada EL PENSAMIENTO OCEÁNICO - le respondió Matías con una enigmática sonrisa.-. Y aunque te parezca que eso sólo te ha ocurrido a ti, como si fueras un elegido del destino ésto no es así. Hay un número bastante amplio de personas que también han sentido lo mismo que tú; aunque no constituyen una mayoría. Yo creo que éso se debe a una evolución psíquica de una generación respecto a otras anteriores. Hay un antes y un después.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Querido amigo Francesc, ya lo sabes, que este mundo es el mío....Muy bien narrado... Muchas bendiciones en tu camino en 2021!!!!
    De pequeños nos inculcan una serie de principios en todos los ambitos de la vida lo dificil de eso es que con el tiempo si no nos reconocemos en ellos renunciemos a los mismos aunque eso acaba enfrentandonos a aquellos que quisieron que los suyos fueran nuestros principios un saludo
    Francesc. Muchas personas experimentan un sentimiento de vacío en algún momento de su vida, se sienten desconectado del mundo. Presentan incapacidad de experimentar placer, sienten soledad. Generalmente ocurre después de haber experimentado una pérdida: de un ser querido, pérdida laboral o social. Se le considera dentro de la depresión reactiva. Saludos acompañado de soledad. Generalmente se encuentra asociado a pérdidas: bien sea un ser querido, un trabajo, o algún lugar donde se sentía a gusto.
    Muy buen relato. Me gusta la idea del Pensamiento Oceánico, aunque soy poco entusiasta para las cuestiones metafísicas. En mi primera juventud fui entusiasta del pensamiento de que "el Universo conspira para que las cosas sucedan" (¡qué joven no se enamoró de Coelho y su "Alquimista"). Hasta le encontré lógica una vez que leí un tratado sobre física cuántica (no recuerdo el autor de esta teoría) que decía que esta realidad no es sino el pasado de otra realidad más alta (en dimensión dos D), lo que quiere decir que lo que estamos viviendo ya pasó (el autor utilizó el símil de la observación de las estrellas, las vemos ahí, pero muchas ya no existen, están muertas, su luz nos ha llegado millones de años después). Incluso, bajo esta premisa, llegué a pensar a veces que, como los religiosos dicen de Dios, las cosas ya están dadas, ya fueron vividas, es decir, el Universo ya tiene escrita su historia, y su irremediable fin. Pero hubo algo que me detuvo en ese pensamiento, si todo ya estaba dado, ¿por qué nos repetimos una y otra vez en un sin fin de repeticiones, como lo dijo Herman Hesse en su Siddaharta? ¿Por qué el universo muere y renace infinitamente? He ahí una de mis epifanías... Saldos, francesc miralles
    Ese término de Pensamiento oceánico de estar relacionado con la noción de Sentimiento oceánico. Una manifestación psíquica de percepción placentera. Interesante el tema del relato para investigar. Un saludo y gracias francesc.
    A veces los vacíos se llenan así, con revelaciones súbitas. A mí nunca me ha ocurrido, la verdad, pues me guío más por la experiencia que por el pensamiento abstracto, pero a otros muchos seguro que sí. Como decía Oscar Wilde, a veces podemos pasar años sin vivir en absoluto y de pronto toda nuestra vida se concentra en un solo instante.
  • Atención: Aunque este texto no pretende ir contra nadie, tampoco es políticamente correcto. Toco un tema que me inquieta bastante.

    Un hombre que está un poco perdido en la gran ciudad se adentra en una singular y vieja Sala de Fiestas donde conoce a una silenciosa y enigmática mujer.

    Este relato está inspirado en un hecho real que conocí personalmente, a partir del cual yo he elaborado esta historia que en su día la publiqué en una revista.

    Dos escritores buscan la manera de promocionarse.

    Este sistema democrático que nos ha tocado vivir, aglutina a cualquier sensibilidad por despreciable que sea como un cajón de sastre.

    Un mirada en la emotividad humana para ver si existe un algo anímico que nos permita ser mejores personas, pero lejos de lo políticamente correcto.

  • 144
  • 4.48
  • 336

He realizado estudios de psicologgía profunda y metapsíquica:; he publicado relastod en algunas revistas; y hace años que colboro y llevo tertulias literarias.

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta