cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

9 min
el pequeño guerrero capitulo 3
Drama |
18.05.17
  • 0
  • 0
  • 96
Sinopsis

tercer capitulo de mi serie "pequeño guerrero" la historia de una enfermera que ejerce sus labores de enfermería en la sección infantil de el el hospital "el anfitrión celestial"

Capítulo 3

ARTHUR EL PEQUEÑO GUERRERO

 

-Arthur ¿Quién será ese niño? –

Elizabeth no podía dejar de pensar en el pequeño Arthur y la forma tan bondadosa con la que se comportó con Anastasia esa noche, no dejaba de preguntarse a sí misma quien es y sobre todo que enfermedad padecía ya que a simple vista no parecía estar herido todo se lo preguntaba dentro de su cabeza mientras caminaba temprano por la mañana hacia su trabajo en el hospital.

Unos minutos después Elizabeth llego al hospital ya vestida con su uniforme se dirigió a la oficina de Annette para recibir sus asignaciones del día, una vez estando ahí se paró frente al escritorio de Annette la cual se puso de pie y leyendo una lista le asigno a Elizabeth el cuidado de dos niños en particular ese día

-Muy bien joven Elizabeth el día de hoy estará a cargo del cuidado de dos niños durante la mañana deberá atender a la pequeña Anastasia que imagino ya la conocerá su trabajo será asegurarse de que tome su desayuno cambiar sus vendas y curar sus quemaduras por otro lado, durante la tarde deberá ayudar con la quimioterapia de Arthur un niño con cáncer en la habitación 205 – al darse cuenta que Arthur padecía cáncer Elizabeth se sorprendió de un modo que le fue imposible ocultarlo 

-¿pasa algo joven Elizabeth? - pregunto Annette levantando una ceja al ver la expresión sorprendida de Elizabeth quien sin dar respuesta alguna al cuestionamiento de Annette permaneció en silencio mirando el piso mientras pensaba en el pequeño Arthur

-joven Elizabeth ¿qué le ocurr...?

-cáncer- dijo Elizabeth en voz baja interrumpiendo las levemente preocupadas palabras de Annette quien al notar la preocupación de Elizabeth y manteniendo su postura erguida con un brazo tras su espalda mientras que, soltando un suave suspiro extendió se brazo y posando su mano sobre el hombro de Elizabeth dijo

-joven Elizabeth el pequeño Arthur si padece de cáncer, pero está bajo control y lo más probable es que se recupere así que por favor confié en mis palabras y no se preocupe tanto, ahora retírese y valla a cumplir con sus labores-  

-si está bien- dijo Elizabeth mientras levantaba la mirada y mostraba una pequeña sonrisa a Annette y a pesar de que en sus ojos aún se veía preocupación la sonrisa de sus labios no dejaba de ser sincera y cálida, mientras Elizabeth salía de la oficina de Annette esta segunda la observaba y se decía a si misma con una mirada tierna en los ojos

-no cabe duda es una jovencita con un gran corazón- 

Al llegar a la habitación de Anastasia, Elizabeth llevaba una bandeja con el desayuno de Anastasia y después de colocar la bandeja sobre la cama y ayudar a Anastasia a sentarse Elizabeth pregunto mientras acariciaba el rojo cabello de Anastasia

-¿hoy vendrá tu mamá a verte? -

-si pero- respondió Anastasia con una suave voz de un tono muy frágil

-¿pero? Que ocurre ¿no quieres que venga? - dijo Elizabeth mientras apartaba con su mano el cabello que cubría el rostro de Anastasia y la miraba a los ojos

-si quiero que venga, pero... Mamá siempre llora cuando viene diciendo que es su culpa que este aquí y que de seguro la odio- dijo Anastasia mientras agachaba la cabeza y sujetaba la sabana entre sus puños

-¿la odias? -  pregunto Elizabeth acariciando la frente de Anastasia con sus dedos

-¡CLARO QUE NO!- vocifero fuertemente la pequeña Anastasia  –ella es mi mamá y me sería imposible odiarla…además ella no tiene culpa de nada pero no puedo decírselo porque siempre me duele verla llorar y me quedo sin palabras- mientras decía eso Anastasia comenzó a llorar –no me gusta verla llorar y quiero detenerla pero del dolor que siento las palabras no me salen-

Al ver llorar a Anastasia y escuchar sus palabras Elizabeth se levantó rodeo a Anastasia con sus brazos y la cobijo en un dulce abrazo, mientras acariciaba suavemente su cabeza le susurró al oído

-shh shh tranquila yo te ayudare a decírselo-

-¿enserio?-

-sii solo dime a qué hora vendrá y estaré aquí-

-bueno mamá siempre viene al final del día cuando sale de su trabajo a las 6- dijo Anastasia mientras aun soltaba unas cuantas lagrimas sobre el hombro de Elizabeth quien la sujetó de los hombros y mirándola directo a los hombros dijo

-bien en ese caso estaré aquí y se lo diremos juntas ¿prometido? –

-si prometido- dijo Anastasia mientras se secaba las lágrimas de sus ojos entonces Elizabeth se puso de pie y dándole un pequeño beso en la frente le dijo

-ahora come tu desayuno que aun debo cambiar tus vendas y curar tu quemadura-

-si muchas gracias- dijo Anastasia con una voz suave y dulce mientras comenzaba a comer su desayuno

 

La mañana había finalizado y Elizabeth termino su labor con Anastasia, ahora era el turno de Arthur quien debía estar en su habitación así que Elizabeth fue rápidamente a buscarlo para llevarlo a su quimioterapia, un par de minutos después Elizabeth encontró a Arthur sentado en la puerta del edificio que daba a un jardín bastante grande con flores, bancas y algunos arboles

-¿qué haces ahí sentado?- pregunto Elizabeth mientras se acercaba al pequeño Arthur

-estaba dibujando señorita- dijo Arthur mientras sonreía alegremente y le mostraba su dibujo el cual a pesar de estar echo con crayones y de forma infantil seguía siendo un bonito dibujo del jardín

-lo hiciste tu solito- dijo Elizabeth mientras miraba el dibujo

-si señorita como el jardín me gusta mucho quise dibujarlo- dijo Arthur mirando a Elizabeth sosteniendo el dibujo. 

-es muy bonito, pero ahora debemos llevarte a tu quimioterapia- cuando Elizabeth dijo esas palabras la alegría desapareció del rostro de Arthur y mirando al piso dejo caer su dibujo

-no quiero las agujas duelen mucho- dijo Arthur con una voz apagada y una mirada triste en sus ojos

-pero tienes que hacerlo estas enfermo y tu mamá estará triste si no te recuperas- dijo Elizabeth mientras sostenía a Arthur por los hombros y lo miraba a los ojos

-pero me da miedo-

-¿Arthur te gustan las historias? - preguntó Elizabeth

-sii- respondió Arthur en voz baja

-bien entonces te contare una-

Al decir eso Elizabeth se sentó en el piso junto a Arthur lo miro de frente sujetó su mano y comenzó su historia

...

Fue una vez hace mucho tiempo existió un reino en el que vivían un pequeño príncipe y su mamá la reina, todos los días el pequeño príncipe compartía las galletas que su mamá la reina le preparaba con una niña de cabello rojo que jugaba con él en los jardines del castillo el pequeño príncipe y su mamá vivían felices en el castillo... Pero un día

-¡AAAA! - se escuchó el fuerte grito de la reina al ser golpeada por la garra de un dragón que atacaba el castillo, el pequeño príncipe estaba asustado al ver a su mamá herida en el piso y el feroz dragón frente a él, estaba asustado llorando en el piso pero sabía que solo él podía proteger a la reina su mamá así que dejo de llorar seco sus lágrimas se puso de pie tomo una de las espadas que adornaban la pared del salón y se paró firme frente al dragón y grito

-retrocede monstruo feo y deja a mi mamá-

El dragón rugió como el monstruo feroz que era asustando al pequeño príncipe quien aterrado miro atrás y vio a su mamá aun en el piso intentando levantarse, entonces el pequeño príncipe armándose de valor levanto la espada con sus manos y agitándola con fuerza hirió al dragón en los ojos dejándolo ciego

-no dejare que lastimes a mi mamá-

Dijo el pequeño príncipe mientras la bestia gritaba de dolor y sacudía su cabeza lanzando mordidas al aire entonces, cuando la bestia levanto su cabeza el pequeño príncipe sujetó con fuerza la espada y dando un salto hacia adelante la clavo en las fauces del dragón atravesando su cabeza asestando un golpe mortal que provoco la muerte del dragón, al ver al dragón sobre el piso muerto el pequeño príncipe corrió hacia su mamá y con lágrimas brotando de sus ojos la abrazó y dijo

-mamiiii estaba muy asustado- mientras lloraba apoyando su cabeza en el pecho de la reina

-está bien mi príncipe fuiste muy fuerte y protegiste a tu mamá como un valiente pequeño guerrero- dijo la reina mientras abrazaba al pequeño príncipe y acariciaba su cabeza besando su mejilla

...

-¿te gusto la historia? - pregunto Elizabeth

-¡SI! mucho señorita- respondió Arthur

-ahora dime ¿te gustaría ser valiente como el pequeño príncipe y proteger a tu mamá como el protegió a la suya? -

-pero él tenía miedo y estaba llorando-

-Arthur ser valiente no es nunca tener miedo ser valiente es enfrentar ese miedo para proteger a las personas que queremos- dijo Elizabeth mirando a Arthur a los ojos

-entonces si quiero, quiero ser valiente y proteger a mi mamá- dijo Arthur sonriendo y apretando sus puños frente a su pecho

-entonces ahora serás Arthur el pequeño guerrero-

-¡SI! -

-bien Arthur el pequeño guerrero vamos tenemos que hacerte tu terapia- dijo Elizabeth mientras se levantaba y extendía su mano hacia Arthur

-¡SI! Ahora ya no tengo miedo- dijo Arthur recogiendo su dibujo del piso y tomando la mano de Elizabeth

-si quieres después podemos colgar tu dibujo en tu habitación-

-¡SI! -

Después de eso Elizabeth llevo a Arthur a su terapia mientras sostenía su mano todo el camino por los pasillos y ambos sonreían el uno al otro.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 9
  • 3.6
  • -

mi verdadero nombre es René Antonio Duran de León el nombre de mefistina es solo un seudónimo y pues me gusta escribir historias de fantasía, drama y terror y ahora que puedo publicarlas me gusta aun mas.

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta