cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
EL PISOTÓN
Reales |
22.11.20
  • 4
  • 4
  • 1135
Sinopsis

En la vida como en el baile hay que llevar el compás con tu pareja, porque si no, en el camino te dejan.

Una novia que yo tenía, para un baile de cumpleaños me invitó. Ese día saqué del closet el único traje que poseía y que desempolvaba para ocasiones especiales de aquel tiempo.

La fiesta comenzó a la ocho de la noche y estuvo amenizada por la música de la época: guaracha cubana, vallenato colombiano y merengue dominicano. La bebida para las damas era la tradicional tizana, que consistía en un preparado de trozos pequeños de frutas mezclado con jugo de naranja o piña y muchas veces, le añadían jarabe de granadina. Para los jóvenes, la tradicional “Guarapita” una bebida preparada con jugo de parchita o piña, azúcar, un toque de canela y licor; con dos tragos de ese cóctel hasta el gato bailaba.

Había transcurrido una hora de iniciada la fiesta y el ambiente se notaba muy animado. Los invitados bailaban alegremente, otros tomaban o comían. La chica se mantuvo a mi lado, quizás esperando bailar conmigo, pero bailar yo no sabía. En muchas oportunidades traté de aprender con la ayuda de mis hermanas, pero la música iba por un lado y mis pies por otro.

La chica me obsequió un trago de guarapita y lo acepté con agrado, luego vino el otro. Con el tercero sentí las orejas calientes, estaba eufórico. Perdí el miedo y sentía ganas de bailar. Invité a mi novia al salón de baile y ella aceptó gustosamente. Pienso que los tragos que me ofreció fue una manera muy disimulada de romper el aburrimiento. Le expliqué que bailaba muy poco y le pedí ayuda para el aprendizaje. Ella aceptó y comenzó a darme las primeras lecciones. La primera pieza estuvo muy bien, aprendí la lección y pude terminar el baile sin contratiempo.

Como ya los tragos me habían exaltados los ánimos, quise continuar el baile. Invité nuevamente a mi novia a bailar y ella me correspondió amablemente, pero no gustosamente, lo vi en la expresión de su cara, pero mis ánimos estaban al máximo. estaba alegre y quería seguir la fiesta. En ese momento, la música que se escuchó fue un vallenato colombiano, “Cabeza de hacha” de ritmo muy rápido. Cuando inicié el baile y adelanté el pie derecho le monté un pisotón sobre dedo gordo del pie izquierdo. La primera reacción de la chica fue darme un empujón y salir corriendo, ante tal reacción me quedé en el medio del salón como «pajarito en rama», mirando a todas partes. No supe que hacer, busqué un sitio donde sentarme y esperé que ella saliera de su habitación para disculparme por el pisotón.

Media hora después la chica salió de la habitación manifestando dolor en el pie y el dedo gordo estaba como una bombilla encendida. Le ofrecí disculpas, le pedí perdón, no hallaba que hacer para reparar aquel momento tan desagradable. Ella aceptó mis disculpas, pero no pude aliviar su dolor ni su disgusto.

Repentinamente, la música se detuvo y se escuchó la entonación de una canción mexicana, “Las mañanitas”, en honor a la cumpleañera. El joven que la interpretaba, también tocaba la guitarra. Todas las personas se agolparon a su alrededor para escucharlo. A mi novia le brillaron los ojos de entusiasmo, el dolor desapareció, esbozó una amplia sonrisa, se levantó de la silla y se unió al grupo de oyentes.

Esa noche el joven cantante interpretó varias canciones y todas las chicas, entre ellas, la mía, rodeaban al cantante. Durante el tiempo que estuvo el cantante en la fiesta, todas las chicas estaban a su alrededor. Los jóvenes, entre ellos me encontraba yo, quedamos como novio de pueblo “vestido y alborotado”. Desde ese momento se acabaron las bebidas, las palabras bonitas y las atenciones para mí, como dice un dicho en mi pueblo “Cuando hay santos nuevos, los viejos no hacen milagros”

En vista de la situación y algo molesto decidí retirarme de la fiesta, la excusa «ya era muy tarde». Fui en busca de mi novia y me despedí de ella y su familia. Noté cierta frialdad en aquella despedida, no me acompañó hasta la puerta como era su costumbre, se quedó en el sitio donde estaba el grupo rodeando al joven cantante, solo un «hasta luego» fueron sus palabras.

Tres meses después de aquel pisotón, un amigo se acercó a mí y me comunicó, que mi chica estaba en un lugar cercano agarrada de la mano con el cantor de las mañanitas.

Aquella información generó en mi cierta angustia. Al principio no quería creerlo, porque temía fuese realidad aquella noticia, pero quise comprobar por mis propios ojos lo que estaba sucediendo. Me dirigí al sitio donde ellos se encontraban. Durante el trayecto mis deseos era no encontrarlos juntos. Deseaba que todo fuera mentira, que mi amigo quería jugarme una broma. En todo momento mi pensamiento se negaban a creerlo.

Al llegar al sitio señalado, ambos estaban abrazados. Allí comprendí, que en la vida como en el baile hay que llevar el compás con tu pareja, porque si no, en el camino te dejan.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Pues así es Ramon. Sucede también que muchas mujeres se sienten realizadas a través del baile y de la música, y buscan a la pareja que sincronice con ellas. Si en el ritual del baile su acompañante no las sigue, se desentienden de él. Lo he visto en muchas ocasiones. La protagonista de mi relato LOS INADAPTADOS... era un ser muy anodino, con un único fin. Huir de su familia a través del matrimonio. He conocido a mujeres así.
    En la juventud, te sueles llevar muchas decepciones , pero siempre hay alguna que no le importe no sepas bailar
    Ana , gracias por tu comentarios anécdotas de ayer
    Una historia de jóvenes divertida y aleccionadora, que muestran las costumbres en las fiestas de otrora. Sin embargo, la decepción, es una sorpresa negativa, que en oportunidades llega sin ser invitada . Saludos Dr. Ramón.
  • Nada ha cambiado, solo yo he cambiado, por lo tanto todo ha cambiado. Marcel Proust

    Aprender a vivir es aprender a desprenderse. Sogyal Rimpoché.

    Cierra aquel momento, que aunque haya sido bueno impide continuar el camino.

    Los enfadosos crónicos suele tratarse de personas con dificultades para expresar sus emociones. Detrás de un enfado siempre existen motivos, pero a veces ninguno.

    “Quien tiene un porqué para vivir encontrará casi siempre el cómo.” Viktor Frankl (1905-1997)

    Cuando creas barreras emocionales es, porque existe un distanciamiento entre ti y alguien más basada en la sospecha, desconfianza o temor.

    Quién dijo, que es fácil ser valiente. Ante la amenaza tienes dos opciones, luchar o correr, pero si te sientes atrapado y sin salida, ante la impotencia tu organismo buscará la forma de responder.

    No le pierdas el sentido a la vida

    La sensación de no tener control sobre nuestras decisiones o tener miedo ante ellas genera un estado de desesperanza, que impide avanzar y alcanzar las metas propuestas.

    Hay personas que crean sus propias tormentas y se enfadan cuando comienza a llover.

Jubilado de la medicina, dedico el tiempo libre para escribir, porque escribir es dejar una huella de existencia en el tiempo, Es abrir una ventana al mundo para comunicar pensamientos y sentimientos. Cuando escribo soy yo, como un libro abierto, donde cada palabra escrita expresa mi manera personal de entender e interpretar la vida.

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta