cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
El pobre diablo Ron Martin
Humor |
27.05.19
  • 4
  • 9
  • 634
Sinopsis

''Así es el salvaje Oeste...''

Ron Martin llegó a Fate City en un momento muy malo, no hay duda. El pobre diablo no era un forajido, ni siquiera sabía desenfundar el revólver sin perder tres segundos de tiempo. Tampoco era un ladrón ni le interesaba yacer con rameras hasta que la verga le ardiera como una vela en una lámpara. No, señor. El pobre de Ron Martin simplemente era un muchacho de dieciocho años —¿o eran diecisiete?— que se había quedado huérfano y llevaba días buscando trabajo por diferentes ciudades.

Era un joven delgado; la nuez del cuello le sobresalía como si del pico de una montaña se tratara. Y era muy alto, el más alto que los habitantes de Fate City habían visto en su vida. Estaba claro que su viejo sombrero había pertenecido a alguien más pequeño que él. También el chaleco y los vaqueros.

Entró en la ciudad a pie, acompañado de un caballo tan enclenque como su dueño. Fue directo al saloon. Y empujó las puertas en el preciso instante en el que el cascarrabias de Mike Rulo apretaba el gatillo de su revólver.

A Mike los humos le subían enseguida y desenfundar y apuntar era su reacción habitual. Sin embargo nunca había disparado.

Mike Rulo era buen jugador, no solía perder mucho dinero. Pero, oh, señor, aquel día se había producido una mezcla más inestable que la dinamita vieja. El mismísimo diablo debía estar observando la partida de póker. Una inmensurable racha de pérdidas e ingesta de whiskey había encendido más de lo normal la mecha de su temperamento. Así pues, Mike Rulo El Cascarrabias, harto de perder dinero, pensando que Jimmy Tongo se la había jugado, se puso en pie, desenfundó el revólver al tiempo que Jimmy hacía lo mismo pero más lento, y apretó el gatillo en el preciso instante en el que el pobre de Ron empujaba las puertas, henchido de esperanza.

La mesa estaba justo delante de la entrada al saloon y Mike frente a ella. Pese a que desenfundaba sin pensarlo por cualquier mamarrachada, para desgracia de Ron Martin, Mike Rulo El Cascarrabias tenía la puntería de un viejo reumático ciego y la bala alcanzó a Jimmy Tongo, sí, pero no a su persona propiamente dicha. El proyectil atravesó la copa del sombrero del suertudo Tongo, desplazando solo aire, fibras de cuero y algún que otro grasiento cabello. Ron Martin, recortado contra la luz del día, en la puerta, era, naturalmente, más alto que Jimmy. La distancia hizo que la bala descendiera solo unos milímetros, los justos para no darle en la cara, pero sí en el cuello, en el centro. El pico de montaña que tenía por nuez se volatilizó en oscuras motas de sangre que resaltaron a contraluz. Una nube de polvo se alzó como un último suspiro cuando el joven se desplomó.

Ron Martin llegó a Fate City en un momento muy malo, no hay duda. El pobre diablo no era un forajido, ni siquiera sabía desenfundar el revólver sin perder tres segundos de tiempo. Tampoco era un ladrón ni le interesaba yacer con rameras hasta que la verga le ardiera como una vela en una lámpara. Pero así es el salvaje Oeste, lleno de balas, muchas de ellas perdidas, que siempre acaban encontrando su destino.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 97
  • 4.54
  • 292

Autor de EL ESPEJO, disponible en Amazon. Llevo escribiendo desde muy pequeño, cuando dejaba las historias a medias para realizar las portadas con folios doblados por la mitad. Con la escritura busco entretener, pero si por el camino cae alguna reflexión profunda, bienvenida sea. Mi principal inspiración es Stephen King, por lo que me gusta escribir relatos de terror, aunque siempre digo que escribo una HISTORIA, no un GÉNERO.

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta