cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
El pollito rosa. El pollito sin nombre.
Reales |
07.05.18
  • 4
  • 8
  • 405
Sinopsis

Relato de mi anterior cuenta. Espero que os guste ; ) saludos.

Me encaminé con el pollito hacia casa. Al llegar, la borrachera que mermaba mis capacidades había desaparecido y entonces me dí cuenta de lo que había hecho, pero lamentablemente ya era muy tarde para enmendar mi error. Tenía en la palma de la mano un chiquitín rosa y ni siquiera sabía el porqué de la elección de ese color. Cuando era pequeño siempre me preguntaba cómo era posible la existencia de pollitos de diferentes colores, pero cuando crecí, lo comprendí: los feriantes los pintan con pistolas de aerosol para hacerlos más atractivos ante los ojos de los posibles clientes. Digo que «ya era muy tarde para enmendar el error», porque el pollo iba a terminar muriendo; no porque yo le fuera a hacer daño -aunque involuntariamente lo estuviera haciendo- sino, porque él mismo, iba a morir de pena al no estar junto a sus compañeros en el puesto del que lo había sacado. No es que estuviera borracho como una cuba, pero sí lo suficiente como para cometer alguna estupidez que pudiera acarrear alguna consecuencia. Es lo que pasa cuando estás un tiempo sin ir de fiesta, que cuando sales te desmelenas sin darte cuenta; en mi caso, demasidado. Me senté en la cama y coloqué al ave en mi regazo, acariciándole la cabeza con el dedo índice. Pero ya apenas se movía, dejándose abandonar poco a poco por la vida. Fui un idiota, cómplice de esos malditos feriantes sin escrúpulos que maltratan a los animales. Me recosté sobre la cama, cerré los ojos y cubrí al pollo con las manos como intentando protegerlo. De nada iba a servir, porque su destino era morir en mi casa, en mis manos. Me dejé transportar por una especie de cansancio provocado por la tristeza y una estúpida noche de juerga.

   Abrí los ojos y noté un pequeño peso sobre mí: el pollito. Estaba inmóvil y con sus dos ojillos cerrados y la cabeza inclinada hacia un lado. Posiblemente otra persona lo hubiera tirado directamente al cubo de basura, pero yo, por esa cosa llamada remordimientos de conciencia, no fui capaz. Lo envolví en una pequeña mortaja de tela y bajé al jardín que tengo en la parte detrás de mi casa. Seguido, excavé un pequeño hoyo y por último lo deposité en el fondo, tapándolo después con la misma tierra. Todavía no me sentía bien del todo, me faltaba algo: recogí un palito en forma de lo que parecía una cruz y lo coloqué sobre lo que ya se había convertido en su perpetua tumba.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • lo siento, no le veo nada al relato.
    Me dices que ha sucedido y me lo creo. Muy natural, bien escrito y hasta con su toque emotivo. Son este tipo de relatos los que más llegan a todo el mundo, al ser humano medio que desea leer un lenguaje universal.
    Igual de bueno que otro too que leí. Qué sencillo contáis las cosas
    León, mira el facebook.
    Muy tierno el cuentito, aunque no entendí eso del color rosa. ¡En serio pintan a los pollitos en las ferias o es parte del cuento? Que hijos de...si realmente los hacen. Aquí en el Perú pintan a los pollos muertos de amarillo para que parezcan frescos cuando ya se están poniendo verdes; pero eso es otra cosa, creo. De todas maneras, qué bestias. Saludos.
    Estupendo relato contado de manera sencilla y amena. Muy bueno.
    Son esas pequeñas cosas, que nos hacen sacar ese remordimiento y bondad que hemos sentido en la infancia y luego,la mayoría, por causas de pérdidas mas serias, nos vamos endureciendo e ignoramos conforme crecemos. Me ha gustado
    Triste destino del pobre pollito rosa, y una historia bien narrada.
  • Reflexión con toque de drama/humor al mismo tiempo.

    Se me ha ocurrido este texto. Los que sean de España lo entenderán mejor ; ) Saludos.

    Relato improvisado y sobre la marcha -como siempre- por eso puede existir algún fallo o incoherencia. Es que soy mucho de empezar a escribir lo que se me va ocurriendo sin tener nunca una idea clara del final. El final sale solo a medida que voy escribiendo y luego es cosa de ir retocando cosas para corregir y adaptar el texto.

    El grupo perfecto para los amantes de la literatura. Cada día intentaré publicar este texto borrando el anterior.

    Pequeña poesía. También la tengo en comunidad tus relatos de Facebook, por si la veis ahí. Espero que os guste ; ) Saludos.

    Relato de mi anterior cuenta. Espero que os guste ; ) saludos.

    Pequeña poesía. También la tengo publicada en la pagina comunidad tus relatos de Facebook por si la veis ahí. Espero que os guste ; ) saludos.

    Siento no poder contar más de esta historia. Quizá algún día pueda ir publicando más cosas, con el permiso de ella, claro. Espero que os divierta ; ) saludos

    Es un ejercicio de plagio de un texto para ver quien lo hacía mejor en el grupo de escritores del que ya he hablado. ENLACE AL GRUPO (TELEGRAM) OS INVITO A PARTICIPAR: https://t.me/joinchat/IMfi-RJPkyOfZU0_vBfIdA) Quería un reto y elegí una poesía del gran Lope de Vega. Fue difícil y al final no creo que se parezcan casi en nada, pero lo intenté. Aquí dejo el enlace a la poesía de Lope: https://www.poemas-del-alma.com/lope-de-vega-a-una-rosa.htm

    Relato improvisado y sobre la marcha -como siempre- por eso puede existir algún fallo o incoherencia. Es que soy mucho de empezar a escribir lo que se me va ocurriendo sin tener nunca una idea clara del final. El final sale solo a medida que voy escribiendo y luego es cosa de ir retocando cosas para corregir y adaptar el texto.

  • 109
  • 4.59
  • 279

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta