cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
El portero y su peculiar cleptomanía
Humor |
03.04.13
  • 4
  • 1
  • 1621
Sinopsis

Historias de porterias

La leche teñida de café da vueltas en la taza al ritmo de mis movimientos de muñeca, creando un remolino en el que siento que me hundo. Son la ocho menos veinte, a las ocho abro mi portería, pero hoy tiene que ser distinto, no puedo seguir con mi problema porque esa es la verdad, tengo un problema  lo reconozco, -¡bien voy bien! ¡Ya lo asumo!, venga ahora hay que ir a por el segundo paso ¡buscar ayuda! Si, si, está tarde cuando termine de trabajar buscaré un psicólogo en las páginas amarillas y pido cita. – ¿y qué demonios le cuento al psicólogo?, llegare a la consulta y me dirá – A ver Ramón, cuénteme porque ha venido a verme-

-Soy Portero y cleptómano- se lo diré así a bocajarro, sin paños calientes, le diré: -robo a mis vecinos, controlo sus horarios, sus entradas, sus salidas, vacaciones.- bueno aunque en mi defensa tendré que explicarle que robo pequeñas cosas, vamos que mayormente les quito comida, siempre he sido muy glotón. Yo creo que la culpa de todo esto la tiene mi madre, porque cuando yo era pequeño ella siempre me estaba diciendo que no comiera tanto y sobre todo porque nunca, nunca y esto se lo tendré que dejar bien clarito al psicólogo que nunca, nunca me dejo comer ni un solo bocadillo de Nocilla. Eso fue durísimo, vamos es que no me dejaba ir a ninguna fiesta de cumpleaños para que no los probara y esto te crea un resquemor que no veas…

Ay! Que miedo me da ir al loquero, como escarbe mucho en mi subconsciente de allí puede salir un sinfín de penalidades. –Bueno, bueno pero todo esto ya se verá, ahora toca ir abriendo la portería, que va a empezar el desfile de vecinos.

 

  • ¡Buenos días Ramón!. ¿Qué mañana tenemos hoy?
  • Buenos días Don Antonio, pues parece que hoy va a hacer bueno ya se empieza a notar que el verano está cerca. Veo que lleva maleta, ¿se va de viaje de negocios?
  • Si, si está tarde tomo un vuelo a Roma tengo una reunión con mis socios, pero va ser un viaje corto, mañana por la noche ya estaré de vuelta.
  • Pues que le vaya bien.

Este D. Antonio siempre tan volcado en su empresa, que por eso le dejo su mujer  y desde entonces no ha habido otra  en ese piso, bueno salvo Palmira la chica de la limpieza que viene los martes, hoy no viene así que su casa estará vacía, seguro que todavía le queda en su nevera algo de ese foie tan rico que le probé la semana pasada ah!! y ese jamón de jabugo que se deshacía en mi boca, ¿y si subo? No, no Ramón ya está, no más, venga céntrate en escurrir bien el mocho que lo estas dejando todo perdido.

  • Hola Ramón! Buenos días?
  • Buenos días Susana, ¿Qué, a llevar a los peques al cole?
  • Si y como siempre vamos con retraso, por cierto Ramón estamos esperando un paquete, como no vamos a estar en toda la mañana ¿te importaría recogerlo?
  • Si, sin problema yo recibo el paquete. Que tenga buen día.-

 ¿Que será ese paquete, igual es otro de esos pedidos que le manda su hermano desde Santander, madre mía que buenas son esas anchoas!! Ay no Ramón que ya estas otra vez!!.Venga haz un esfuerzo y céntrate en trabajar que sólo son  las nueve y lo tienes todo manga por hombro.

 

 

Que rápido se pasa la mañana, ya son las 12 y sin entrar en el piso de ningún vecino, ¡qué bien! Me he ganado un señor almuerzo, aunque pensándolo bien no tengo mucha cosa en mi nevera, con lo a gusto que me comería ahora un poco de ese Jamón 5J de D. Antonio y ¿si subo? Siempre tiene mucho y si me como una loncha o dos ni se entera; no, no ,no puedo , no debo… aunque lo podía hacer a modo de despedida, total, hasta esta tarde no voy a pedir cita al psicólogo y ya empezaré entonces a evitar estos atracos alimentarios.

 

Ya está, tengo en mi mano la llave del 2ºB, el piso de D. Antonio, ¿qué hago? Por dios!! ¿Vuelvo a dejar la llave en el cajetín o subo al 2º?, -¡qué narices subo, subo!. Además hoy está la cosa muy fácil, él no está y ni se le espera y Lourdes del 2ºA está en el hospital cuidando a su madre con lo que tengo el rellano despejado.

 

 ¡Y por fin dentro del piso, que nervios, mira que lo he hecho veces, pero que subidón me da cada vez, vamos que ni primer bocadillo de Nocilla.!

¡Venga a por la nevera!, ¡y ahí ésta! la bandeja de medio kg esperándome, una lonchita y otra más, - ¡uf madre que bien hueleee!!- Venga Ramón cierra la nevera y para casita, pero un momento que hace la agenda de D. Antonio en la encimera, si nunca va a ningún sitio sin ella…, Dios tengo que salir pitando  puede volver en cualquier momento. -¡y ese ruido!- ¿Pero qué demonios? ¡Es la cerradura, no, no puede ser,  que si,  que si va a ser!!. Ay Madre que digo…, joder dos años entrando en los pisos y me tienen que pillar el día que decido dejarlo!!

 

  • Ramón ¿Qué haces en mi casa?

¿Qué le digo?, ¿qué le digo?, corre invéntate algo, todavía puedes salvar esto, piensa…

  • Verá D. Antonio estaba fregando fuera y me pareció que salía olor a gas de su casa y decidí entrar
  • Ramón, que en mi casa no tengo gas, sabes que lo puse todo eléctrico y además que pasa, que pensabas tapar la fuga de gas con esas dos lonchas de jamón.
  • Ehhhh! Lo siento.!
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 13
  • 4.34
  • 562

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta