cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
El predicador
Amor |
03.12.13
  • 4
  • 0
  • 1077
Sinopsis

El sermon de una misa de domingo en mi pueblo

            Hoy la palabra de Dios nos regala una hermosa enseñanza,  cuando  Pablo nos dice que la importancia de los mandamientos, no mataras, honrar padre y madre, no desear la mujer de tu prójimo etc., se puede resumir en uno solo, el más importante de todos, “amar a tu prójimo  como a ti mismo”  y es que si amas a todos tus congéneres no harás mal a nadie,  por lo que viviremos en una permanente armonía y paz.

            Sin embargo nuestro amor siempre está condicionado, por lo que el más importante de los mandamientos,  ese  al que Jesús dio tanta importancia, es quizás el que menos cumplimos.  Y es que todavía no comprendemos el verdadero significado de ese sentimiento, AMAR.  Resulta que no es solo un sentimiento es un compromiso,  desearle el bien incluso a quienes nos hacen daño.   Y porque digo  que nuestro amor está condicionado,  analicémoslo:

Está condicionado a que esas personas a las que vamos a entregar nuestro amor sientan algo similar por nosotros, esto en el mejor de los casos.

O, que podamos obtener de esa persona algo que necesitamos o que deseamos.

O, podríamos amar a alguien solamente por sus atributos físicos,  su poder,  su fama etc.

Entonces, ¿Es este el amor que Jesús nos enseña?   Es evidente que no lo es,  no podemos decir que amamos a alguien si no amamos también todas las cosas que él ama.  No podemos amar sintiendo rencor, envidia y malestar por aquellos con quienes convivimos.

Amamos cuando no esperamos nada a cambio, incluso que nos correspondan.  

Amamos cuando podemos percibir que ese sublime sentimiento supera incluso  todo aquello que en un momento dado puede actuar en nuestro propio beneficio.

El acto más sublime de amor lo realizo El en la Cruz, para darnos la esperanza de la salvación a todos los seres humanos sin distinción. 

Aprendamos pues amar sin límites ,  

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Soy médico de profesión, vivo en la ciudad de Panamá, me gusta la lectura en general, con interés especial en relatos históricos.

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta