cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
El progreso y sus prisas
Reflexiones |
12.11.06
  • 3
  • 10
  • 2769
Sinopsis

El progreso y sus prisas



Todavía no cae el sol en una de esas tardes por demás sofocantes, propias del candente verano que se vive año a año en un pueblito cercano a Campo Gallo.

Y ahí está él, sosegado a la sombra de la que parece ser la única planta capaz de soportar aquel estío. Muy joven aún, aparenta no tener muchas expectativas ni inquietudes, más que sentarse a reposar y contemplar apacible el pobre espectáculo que brinda cada tanto algún huayramuyu (pequeño viento arremolinado) levantando algo de tierra y haciendo mover las ramas de los arbustos. Parece ser ésta la única distracción aparente del lugar.

Podría decirse que “el interior” aún tiene esas cosas. Gente paciente, casi ignorante de las virtudes “entre comillas” que tiene el progreso y “sus prisas”. Por cierto, es éste el único modo que conocemos algunos –me refiero a la prisa, al apuro, al desvelo- como medios ineludibles que debemos emplear para poder “crecer a fuerza de sacrificio” y obtener algún día esa ansiada recompensa que nos ofrezca tranquilidad y plenitud, entre otras cosas.

Y Ahí está él todavía, como a la espera de algo que nunca llegará. O pensándolo bien, disfrutando de eso que se halla presente y que todavía abunda en ciertos lugares: aquella misma tranquilidad y plenitud por la que tanto nos esforzamos en conseguir.


Los días son cada vez más cortos, la vida se ha tornado más rápida. Las primaveras que antes sobraban, hoy pasan casi desapercibidas por la dureza de los crudos inviernos que acontecen en el alma de las personas. No ha quedado tiempo para dedicar –al menos un instante- a esos pequeños detalles que hacen que el sol de la mañana asome de manera diferente por la ventana de todos los días.
La relación entre el tiempo, la naturaleza y el hombre ha cambiado…

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta