cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
El Ranking o yo
Reflexiones |
24.11.18
  • 4
  • 10
  • 1221
Sinopsis

Gastemos el tiempo y las energías en ser felices.

He estado reflexionando sobre los hechos acaecidos las últimas semanas.

El ranking es algo que han creados otros, quien sabe con qué fin y al servicio de vaya a saber qué. Es algo inanimado que no puedo ni deseo controlar, no depende de mi voluntad ni si quiera de mi capacidad. Por lo tanto luchar contra él es perder energias innecesariamente.

Con respecto a mí, esta mañana me he levantado, me he duchado, afeitado, tomado el café en el bar con mis amigos, me reído mucho tuve tiempo para escribir para leer y para mí. Terminé el día cenando placenteramente con mi familia. En definitiva, forjé mis momentos de alegría y felicidad. Siento que no hay nada más para comentar. Demás esta decirles que tal vez mañana todo salga patas para arriba.

Entre el Ranking y yo no existe puja ni resentimiento. Transitamos caminos paralelos voy por la vida inquieto y por las mías. Que yo sepa, él está colgado siempre en el mismo lugar y ni se entera para qué. (Risas)

Anoche publiqué estando en el puesto 174 y después de media docena de 5 hoy estoy en el 221 sin que mediara un 1.

¿Es esto importante? ¡No! ¿Modificó mi realidad? ¡No!

¿Lastimó mi buen nombre o me hizo mejor o peor hombre o escritor? ¡Menos aún!

Volviendo entonces al tema, me resultó mas atractivo recibir comentarios de escritores que no conocía y de quienes he comenzado a leer sus obras o de quienes conocía y me recomendaron corregir algunas falencias. También he leído trabajos de gente que ya no publica y que figura en los puestos de avanzada y que por cierto me han resultado muy gratos. Humildemente, creo que todos los que estamos en esta página tenemos que seguir escribiendo mucho, aprendiendo, investigando, leyendo y  buscando sinceridad al administrar las puntuaciones y los comentarios. Cada uno sabe muy bien a que me refiero con esto. No me parece correcto enojarnos si alguien nos dice que nos comimos una coma o la pusimos de más o cometimos algún error ortográfico, ni si quiera deberíamos hacerlo si nos dicen que no supimos encontrar el formato apropiado.

He oservado comentarios sobre cuentos poesías y relatos en otras páginas y los encuentro superadores, interesantes como guía y material de consulta, con mensajes para que los escritores corrijan aprendan y cuiden los detalles. Es posible que no estemos preparados para ello, sinceramente creo que no lo estoy, pero me encantaría poder llegar a tener el conocimiento y el aplomo para hacerlo con muchísimo respeto. Tal vez a algunos no les interese hacerlo y está muy bien que así sea.

Hay gente que lee nuestros trabajos, no se siente a gusto, no comenta y continúa adelante.

Otros nos dejan una valoración positiva y halagan nuestro ego y vanidad y nos mostramos exultantes. Los menos, a quienes reconozco como más valiosos, se toman el tiempo de dejarnos sus apreciaciones para que el trabajo se vea mejor aún.

Hay quienes ejercen la violencia o el resentimiento pretendiendo alterar la normalidad de la página, no podemos colocarnos a esa altura, el artista debe estar preparado para ello.

Hace algunas semanas, recibí un uno (1). El comentario decía: “Carece de todo valor literario”. Como soy humano, en primer lugar me molesté. Luego me retrotraje a lo escrito y recordé que lo había hecho como ejercicio en un viaje de Bus Interurbano. Por lo tanto era real lo que el comentario sostenía. Carecía de todo valor literario. A mi favor jugaba que no considero importante que todos mis trabajos lo tengan. Ostento la libertad de que lo publicado puedan ser ejercicios o distracción o pasatiempo sin sentirme culpable de nada. Concluí entonces que la molestia no provenía del comentario, si de la agresividad, de la forma en que esta persona reclamaba lo que creía debía conseguir de mi parte.

Para culminar no aburrir ni pretender imponer un pensamiento ya que respeto a todos los que se han manifestado hasta el momento les dejo estas consideraciones generales:

Escribamos disfrutemos comentemos valoremos con más compromiso y transformemos esta herramienta que está a nuestro servicio en un buen hogar para este hobby pasión o lo que cada uno considere que representa la escritura. Seamos una hermandad de buena gente, con buenos sentimientos como los que nos llevan a volcar al papel relatos tan apasionantes y hermosos.

Les dejo un gran abrazo los quiero y valoro mucho, en verdad me siento muy a gusto leyéndolos y escribiendo junto a todos y cada uno de ustedes.

Buena vida hasta que volvamos a leernos.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Sabes contar? Cuenta conmigo. Abrazo
    Interesante tu reflexión, y confieso no haber mirado nunca el ranking, porque no conozco bien los espacios de esta página y hacía tiempo que no entraba. Además ignoro cómo funciona ese asunto. En todo caso creo lo más interesante en este asunto de jugar con las palabras y las frases, sea el hecho que cada uno disfrute del hecho mismo de la escritura, que es una forma de conocernos un poquito más cada vez a través de este misterioso proceso de darle voz a lo que desea salir hacia afuera vestido con el ropaje de letras y palabras. Si otros se entretienen un poco durante la lectura de lo que hemos escrito, es una satisfacción, sin duda, pero menor del hecho de escribir, digo yo.
    Hola amigo Roluma he leído estas líneas no solo como una crítica que comparto sino como un buena historia. Me gusta como la has arrancado, como la has guiado como la has concluido... Espero que aquellos que basan su éxito en eliminar al que consideran su adversario lean tus líneas antes de puntuar...Muy bueno amigo, estés el 10, el 200 o fuera de ranking te seguiré leyendo...:)
    Cuanta sinceridad hay en tus palabras, estoy de acuerdo que no dejemos de escribir, aunque a otros les molesten. La libertad es necesaria. Aprovecho para agradecer al Señor o Señora Excusatio, por siempre que me ve en un puesto que el o ella, cree que no merezco, se encarga como hoy de votar a mas de 11 de mis escritos con una baja votación, para estar en el puesto que el o ella cree que devo estar. Y avisarle que esto no me quita las ganas de escribir, seguiré haciéndolo Asi que tendrá mucho trabajo de seguir vigilandome. Hasta ya es gracioso... Un abrazo amigo Roluma, me encantan tus escritos, es un placer leerte.
    De allí que me deje llevar por mi critica y escribí el texto: Hay mucho enfermo suelto. Respecto a mi posicion, soy conciente de que no merezco estar donde estoy por mis escritos y mis faltas de ortografia, pero vamos que este donde este si se me ocurre algo que escribir lo are con el mismo entusiasmo de siempre. Respecto al ranking tambien he de decir que se suele modificar el de valoraciones cuando creó que el importante es el que al parecer nadie sabe que existe y es, el de los más leídos. Saludos.
    Muy sensato, hasta q algún día los administradores salgan de su tumba es lo que nos queda. Y olvidarnos de las estrellitas. Salud!
    Reconozco que miro de reojo el ranking aunque me interesa más compartir lo que escribo con los demás, saber que opinan, si les gusta y si tengo algo que corregir... Saludos, Rafa Núñez
    Reflexión cargada de buenas intenciones. Saludos y ha seguir escribiendo sin ofender a nadie.(Ya lo hacemos)
    De acuerdo en todo. Aplaudo su coherencia. Plas plas plas
    Estoy totalmente de acuerdo contigo. Hay que seguir escribiendo y leyendo, no podemos permitir que por cosas insignificantes borren nuestra sonrisa ni mucho menos acaben con nuestras historias. Continuemos escribiendo, publicando todo aquello que nos despierta pasión, tristeza, magia, belleza, terror y aquello que nos hace reflexionar. Un abrazo fuerte para ti querido Roluma.
  • Alimenta al lobo. Parecerá juego. Él no sabe de eso, lo quiere todo. Y no es un juego de palabras.

    Viajar es un placer. Es un abrir los sentidos a disfrutar todo lo que se revela y nos llena el alma. A veces es imposible.

    ¿Que hace que no podamos hablar francamente de la realidad? Si todo es máscara, la vida no llega a ser algo. Se convierte en escenario del ridículo. Ficción diaria para darnos cuenta por la noche del terror de no ser ni significar nada para nadie. Y en esa ausencia de nosotros mismos, nace la obsesión por el otro, por lo otro. El fracaso de lo compartido, del mundo a partir del otro.

    El tiempo lo cambia todo. A veces no hay respuestas. A veces no hay perdón. Lo que perdura está grabado en un lugar con clave.

    Llegué por mar hasta el Golfo. En esos barcos había mucha más gente que en otros que había navegado. Me senté a comer mis frutas y escuché las habladurías de la gente. El Oráculo de Delfos siempre dice lo correcto a señores o viajeros. Y fui con mi pregunta hasta él. Con ojos inexpresivos habló.

    El espíritu navideño del dueño de un restaurante, provoca una fuerte reflexión sobre la condición humana en una joven cocinera, que debe modificar algunos detalles para cumplir con los deseos que se le pidieron.

    Un encuentro casual con un perro de la calle. Una reflexión sobre la conexión mística con esas criaturas inocentes que entran en nuestras vidas y las marcan.

    Experiencias que viven y sufren los niños se convierten en miserias de adultos. Victimas o victimarios, para los inocentes siempre da igual.

    Gastemos el tiempo y las energías en ser felices.

    "Uno, busca lleno de esperanzas El camino que los sueños Prometieron a sus ansias... Sabe que la lucha es cruel Y es mucha, pero lucha y se desangra Por la fe que lo empecina... Uno va arrastrándose entre espinas Y en su afán de dar su amor, Sufre y se destroza hasta entender: Que uno se ha quedao sin corazón... Precio de castigo que uno entrega Por un beso que no llega A un amor que lo engañó... Vacío ya de amar y de llorar Tanta traición ..." Fragmento del tango "Uno"

  • 55
  • 4.54
  • 287

Soy águila. De las que vuelan alto. De las que ven sin proponérselo. Tengo maestros de los que no acepto palabras. Tengo lapices que dicen lo que siento. Cuando vuelo mi vuelo, cuando respiro mi cielo.

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta