cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

6 min
El rechazo a las Farc y el guerrerismo del Eln.
Reflexiones |
12.02.18
  • 0
  • 0
  • 66
Sinopsis

El rechazo a las Farc y el ‘guerrerismo’ del Eln.

Por: Felipe Solarte Nates

El panorama noticioso de estos días en el país, estuvo marcado por: el anuncio de las Farc de suspender su campaña electoral debido al rechazo exagerado y hasta violento, durante manifestaciones públicas organizadas en distintas ciudades; el problema de las basuras de Bogotá;  el ascenso meteórico de Petro en las encuestas para la presidencia de la República; la alegría desbordada del Carnaval de Barranquilla, días después del cruento atentado perpetrado hace días por el Eln; y la declaratoria por este grupo guerrillero, del paro armado del 10 al 13 de febrero, con el desarrollo de ataques a la fuerza pública, en Corinto y diversos atentados ejecutados por comandos en vías y oleoductos de varios departamentos.

En el caso del Eln, después de la ruptura del cese al fuego bilateral, que duró 101 días, hasta el momento han fracasado los intentos del gobierno nacional, con su nuevo equipo, para reanudar negociaciones con el Comando Central de esa organización, y acaba designar a Iván Cepeda y Álvaro Leyva, como alternativas para romper el hielo.

Según varios conocedores de la estructura del Eln, en la organización no hay unidad de mando y criterios, como los que existían en las Farc, y la influencia de sectores ‘guerreristas’, -que aún creen que por la lucha armada pueden tomarse el poder-, ha dificultado darle vía libre a las negociaciones y más en vísperas de elecciones, cuando se sienten fuertes, después de aprovechar el cese al fuego de octubre al 10 de enero, ocupando espacios dejados por los desmovilizados de las Farc, y reclutar más hombres para continuar con acciones armadas y atentados contra los oleoductos, vías y redes eléctricas y de paso boicotear las elecciones de marzo, para Congreso y de mayo y junio, para las presidenciales..

Críticos del militarismo del Eln, entre ellos exmilitantes de la organización, consideran que algunos líderes del Comando Central, tienen una visión del país, de los años 80, sin considerar los cambios que sufrió la geopolítica mundial, con el desmorone de la ‘cortina de hierro’ y en el país, a partir de la Constitución del 91, que favoreció la participación de la izquierda democrática en la vida política nacional y en las elecciones.

Hasta los años 80 y  90, cuando se desmovilizaron el Epl, el Quintín Lame, el Prt y el M-19, las guerrillas eran vistas con simpatía, por amplios sectores de la población, y especialmente entre la juventud. La prueba fue los más de 800.000 votos, que obtuvo el M-19 por sus candidatos a la Constituyente, donde obtuvieron la tercera parte de escaños, y la gran acogida que en manifestaciones públicas tenían líderes como Pizarro y Navarro.

Después de la Constitución del 91, mejoraron las condiciones para que la izquierda democrática  adelantara sus campañas; pero el fantasma de las guerrillas entorpeció su acción y fortalecimiento, como para acceder por las urnas al gobierno, tal como sucedió en Chile, Brasil, Argentina, Venezuela, Ecuador y Uruguay. A partir de su vinculación con el narcotráfico, las Farc se fortalecieron económica, numerica y militarmente; pero el arraigo entre la población sólo se concentró en sus áreas rurales de influencia.

Enmontados creían que las 'masas' todavía los veían como a los guerrilleros románticos de los 60, 70 y 80s, simbolizados en los afiches del Che Guevara. Ahora, cuando los de las Farc, dejaron las armas y salieron a hacer campaña, se encontraron con la realidad, sin ignorar que los atropellos y saboteos sufridos en sus manifestaciones, han sido instigados por dirigentes del Centro Democrático, desesperados por subir en las encuestas.

 Los del Eln, todavía creen que matando policías con bombas y volando oleoductos, contaminando el agua de la que beben los campesinos y habitantes de los pueblos, estos aún los consideran como sus 'héroes y liberadores'. Cuando salgan a la plaza pública, si es que salen, se darán cuenta de la realidad. Son anacrónicos o de pronto, por su arraigo en territorio venezolano están ayudándole a Maduro, manteniendo el conflicto en Colombia y sirviéndole de puntal, en caso de que en el país vecino estallé una confrontación armada o sea invadido por los Estados Unidos, que según le fue a Tillerson, en reciente visita, no encontró apoyo en los gobiernos de Colombia, Argentina y Perú.

Tampoco hay que ignorar el favor que le hacen al paramilitarismo. La represión a las Farc y al Eln, en los años 90 y 2000, cuando subió Uribe, le dio justificación a la encubierta acción paramilitar, con participación de los sectores más reaccionarios de la clase dirigente, política y  sectores de las fuerzas armadas, que auspiciaron a las Auc, sus masacres, asesinato de líderes populares y el despojo de sus tierras, entorpeciendo el fortalecimiento de la izquierda democrática y movimientos alternativos, tal como volvieron a hacerlo matando: desmovilizados de las Farc y líderes sociales que bregan por la restitución de tierras, contra la minería ilegal y por la sustitución de cultivos de uso ilícito.

Esta sociedad no cambia de la noche a la mañana, ni imponiéndose  un grupo armado, porque el siglo XX nos demostró la utopía de este sueño, y en qué, y en manos de quiénes, terminaron las 'revoluciones'.

Héroes románticos y desprendidos de sus bienes y posiciones, como Bolívar, el Che y el cura Camilo Torres, casi siempre van rodeados de sus familiares y lugartenientes que van más por las ansias de poder y riqueza, verbigracia Venezuela, con el ‘cartel de lo soles’ y los familiares de Chávez, Maduro, Diosdado, etc, con sus cuentas millonarias en dólares y euros, congeladas en Estados Unidos y Europa.

.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
  • 185
  • 4.58
  • 280

Escribo por necesidad de expresar lo que no puedo hablar con mis conocidos y otras personas que nos limitan con su presencia y nuestros temores y prejuicios. El papel nos permite contar historias sin las limitaciones de tener alguien al frente. Me ha gustado leer desde la niñez y empecé a intentar con la narrativa a mediados de la década del 70 del siglo pasado.Soy columnista de algunos periódicos regionales en Locombia. Publiqué mi primer libro "Relatos en busca de Título" en 2011 .

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta