cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

7 min
EL RELOJ
Fantasía |
14.10.13
  • 4
  • 5
  • 1548
Sinopsis

Bajo en influjo de la luna llena todo puede suceder...Dentro de mis Cuentos de Luna "El reloj" es el siguiente relato, que espero os guste. Saludos a todos y en especial a los lunáticos...

EL RELOJ 

 

           De un salto se puso en pie, como si la cama lo expulsara violentamente. Levantó el brazo izquierdo y estirando todo el cuerpo agarró sus genitales y después de un largo bostezo les dijo:

            - “Hoy puede ser un gran día…”

            Era un bonito día otoñal, soleado y con el azul del cielo sólo roto por unas pinceladas de blancas nubes. El olor de la hierba recién cortada en el parque Isabel la Católica llenaba sus pulmones, una maravillosa sensación olfativa inundaba su cabeza dándole un empujón vital como si un aguijón se le clavara apremiándole a salir del domicilio. Y así lo hizo tras coger de la librería del salón uno de sus libros favoritos que leía y releía casi de forma compulsiva…”Veinte poemas de amor y una canción desesperada”, obra de Ricardo Reyes, más conocido con el seudónimo de Pablo Neruda.

            Encaminó sus pasos hacia el parque, con la intención de buscar un tranquilo rincón donde pudiera enfrascarse en la lectura, pues a horas tan tempranas, sólo algunos jubilados pululan por el lugar antes de que las mujeres con sus infantes rompan el mágico silencio. Lucas caminaba despacio, empapándose del frescor matinal, cuando de repente algo llamó su atención. Un objeto brillaba sobre un banco a unos cien metros de distancia lanzando fuertes destellos áuricos que le obligaban a cerrar los ojos. Se acercó y vio que era un reloj de caballero, giró la cabeza de izquierda a derecha comprobando que nadie se encontraba a su alrededor y se sentó en el banco con el reloj entre las piernas. Le resultó extraño pues el brillante objeto parecía estar colocado sobre el banco para ser visto fácilmente. Su fulgor era magnético, atractivo.

             Cuadrado, de bordes dorados, interior nacarado con agujas en forma de espadas, los cuartos en números romanos y bajo el número XII una pequeña ventana indicaba las fases lunares. Estaba en luna llena. La inusual correa de piel cubierta por un suave pelo negro daban un aspecto curioso al reloj pero lo que más llamó la atención de Lucas fue una inscripción grabada en la tapa trasera, que rezaba, “luna viam illustrat”. Le pareció latín pero desconocía el significado real de la frase, “más tarde lo buscaría en internet”, - pensó.

            Se colocó el reloj en la muñeca izquierda y al ajustarse la correa sintió un pinchazo, observó como una gota de sangre se deslizaba por la parte interna del antebrazo cayendo al suelo y de forma misteriosa comenzó a bullir hasta que desapareció sin dejar rastro alguno. Por unos instantes se quedó perplejo observando el raro fenómeno, pero no quiso darle mayor importancia y sacando del bolso de su chaqueta el libro comenzó a leer…

 

- Cuerpo de mujer, blancas colinas, muslos blancos, te pareces al mundo en tu actitud de entrega.

Mi cuerpo de labriego salvaje te socava y hace saltar el hijo del fondo de la tierra.

 

            El día fue transcurriendo rápidamente. Lucas estaba tan concentrado en la lectura que no se había percatado del paso del tiempo, miró su nuevo reloj y marcaba las 19:00 horas. El sol comenzaba a ocultarse tras los edificios que rodeaban al parque y una fina neblina envolvía la rosaleda, aún seguía solo, acompañado por el silencio y una sensación de mareo en su cabeza. Prácticamente no había comido nada en todo el día y no sentía hambre. Tenía que despejar su mente, así que decidió dar un paseo  antes de volver a casa. Al ponerse de pie una corriente eléctrica recorrió de abajo hacia arriba su columna vertebral y la sensación de mareo desapareció de forma explosiva quedando su cerebro abierto a un sinfín de nuevas sensaciones. Sus sentidos se habían agudizado de forma notable.

             Lucas estaba algo confundido pero disfrutaba del momento, era como un nacimiento, como un bebé que tras el parto asoma al  mundo y empieza a recibir nuevos sonidos, olores, etc. A pesar que la intensidad de la luz estaba disminuyendo, él veía los colores con nitidez extraordinaria. Las formas, los pequeños detalles, cobraban una importancia que antes no habría percibido, incluso a cierta distancia. Una amalgama de olores se paseaba por su cabeza pudiendo distinguirlos con precisión y los sonidos casi inapreciables como el caer de las hojas ahora eran claros.

            Tras esa orgía de sensaciones comenzó a caminar y aunque los zapatos le apretaban como si sus pies hubieran crecido, se movía de forma grácil y ligera, parecía que flotaba. Caminaba ajeno a todos, pero a la vez atento a todo lo que le rodeaba. Se encontraba feliz a pesar de los dolores que sentía por diversas partes de su cuerpo, los pies, los dedos de las manos, las mandíbulas y en especial la espalda y las encías. Un fuerte sabor llenaba su boca y al escupir vio que era sangre que al contacto con el suelo comenzaba a hervir, desapareciendo misteriosamente. Esto le tenía preocupado y le creaba ansiedad que al igual que su ritmo cardiaco iba en aumento.

            Los últimos rayos de luz rasgaban el horizonte y algo en su interior le decía:

-  “rápido, corre, no te detengas…”

            Llegó al portal de su casa y subiendo los escalones en un número indeterminado con una facilidad digna del mejor atleta, entró en su domicilio cerrando bruscamente la puerta tras de sí, con el corazón queriendo salirse del pecho, no había suficiente aire en todo el salón para llenar sus pulmones. Lucas no entendía que le estaba sucediendo y el gozo y placer de los primeros momentos se estaban transformando en fuertes dolores por todo el cuerpo y una angustia desmesurada. La sangre le caía de la boca, no podía tenerla cerrada y su cabeza parecía querer explotar, corrió hacia la ventana, necesitaba respirar, la abrió de par en par, y allí en lo alto del cielo estaba ella, radiante, redonda y luminosa que le enviaba sus rayos y sentía que lo penetraban como alfileres que se incrustaban en su piel. Quiso gritar, pedir auxilio, pero un extraño sonido salió de su garganta y así desconcertado Lucas aulló por primera vez a la luna. “Luna viam illustrat”, la luna ilumina el camino…Dio un paso hacia atrás y de repente al contemplarse en el espejo del armario lo entendió todo. Se había convertido en un hombre lobo. Saltó por la ventana del segundo piso y corrió hacía la espesura del parque perdiéndose en la oscuridad, no quería huir, tan sólo quería calmar su tremenda ansiedad, el hambre y la gran sed que le atormentaban.

            Lucas sólo quería subsistir…

 

                                                                            Pantero, en Gigia a octubre de 2013.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Me parece un relato muy bien construido, muy ameno, con la tensión justa en los momentos oportunos. Atrapa desde el principio. La descripción de la explosión de las percepciones y los momentos de angustia que le suceden, son de un gran nivel literario. La "estrellita" que te quedo debiendo es simplemente por el recurrente tema del licántropo. Un abrazo
    No me gusta la gente que se dedica a poner estrellitas sin comentar nada. Para mí las estrellas no son importantes y deberían quitarlas. Sólo me interesan los comentarios de mis lectores y creo que el ranking importante es de los relatos más leídos. Señor Alberto Roma he intentado leer algo suyo pero no he encontrado nada. Comente o critique algo, hombre...no tire la piedra y esconda la mano, pues lo puedo interpretar casi como un acto de cobardía. Vamos mójese y haga algun comentario...saludos.
    Gracias Leo y Selene por vuestros comentarios es grato saber que os ha gustado el relato. Saludos. Por aquí nos vemos y nos leemos.
    Como lunática declarada me ha encantado tu cuento. Muy lograda la transformación del personaje. Felicidades, Pantero
    Cuando era adolescente me encantaban las pelis de terror, pero no las Matanzas de Texas ó similares, mejor las Psicosis ó "el resplandor". Quiero decir que me gusta la descripción de las sensaciones, la transformación en primera persona. Además tal y como lo cuentas el relato tiene fuerza y dramatismo. Enhorabuena.
  • Siempre te llevaré en mi corazón. Gracias Carmen por todo lo que me diste.

    Cuando la pasión se desata el tiempo se para...

    Al aire libre el sexo es mas puro y placentero...

    El vino como una mujer...

    Los hombres debemos implicarnos más en la lucha contra la violencia de género. No debemos colaborar con nuestro silencio...

    Siempre ha sido uno de los sueños y deseos eróticos de todo hombre.

    Siempre me ha gustado viajar en tren. Me excita su movimiento.

    Intentando que el señor Roma deje de intentar...

    Los buenos momentos deben permanecer en el tiempo...

    Siempre se debe brindar en momentos especiales...

  • 21
  • 4.24
  • 632

Pantero, soldado romano en tiempos de Tiberio que sirvió en Judea, destacado por su fiereza en el combate y su buen hacer con las damas. Algunos le atribuyen la paternidad de Jesús de Nazaret. Hoy prefiero la pluma a la espada, con la se puede hacer incluso más daño. Peores son las heridas del alma.

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta