cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

8 min
EL REVUELO DE CAMPANAS
Reales |
14.10.20
  • 0
  • 0
  • 76
Sinopsis

La señorita iba vestida de blanco, con una mantilla de encaje también blanca, estaba precios, a pesar del parto, que decía Fina la había estropeado.


 


 

CONTINUACIÓN

DE LA CASA DE LOS SIETE BALCONES, tercer capitulo

Pero si es una niña, como va a poder cargar con el peso de Jesus, todo el día.

Podrá ya vera como puede , es que señorita es una obra de caridad , la chica no tiene madre, ni familiares que se ocupen de ella, el padre se ha ido a las Américas, a ver si hace fortuna , y un hermano que tiene, esta en el ejercito, con el señorito Federico, su marido, es su asistente, el señorito es quien la recomendó, por mediación de su hermano.

Esta bien Lluisa , llevala con el niño. Y tu niña, procura no se te caiga.

En una cortina disimuladamente, habia una puerta que daba paso a una alcoba, donde estaba Jesus, el niño que yo tenia que pasear.

Cuando entre la alcoba estaba iluminada, por un gran ventanal que daba a la calle lateral, estaba pintada como el mar. Yo no sabia aun los colores, si, la naturaleza, habia corderinos pintados en la pared , y cenefas de flores,de colores suaves, y en la otra parte, tres burritos, que parecía que fuesen de verdad.

Habia dos cunas , y en un extremo una cama, al lado de la cama una puerta que daba paso a un cuarto de baño.

Sentada en una mecedora, habia una mujer enorme, con los pechos al aire, tenia dos niños que chupaban de sus pechos.

Mira Fina, esta es Maria, viene a ayudarte, a ver si sacas provecho de ella, esta medio salvaje, ya ves tu viene solo a cambio de la comida, y tenerla aquí recogida, y aun se creía su que era afortunada.


 

Aquel día aprendió Maria, que el mar y la habitación de los niños era azul, que las niñas vestían de color rosado, y los niños de azul.

Que la señorita Clotilde, tenia el pelo rubio, y era muy malcriada, no sabia hacer nada, ni siquiera era capaz de vestirse, y peinarse sola . Eso si era muy guapa, por eso el señorito Federico se caso con ella.

Pero ahora con el parto se habia estropeado mucho.

!Huyyyy ¡ ven chica, cogeme al niño, y lo pones en la cuna.

Al ver que yo no sabia que era la cuna, me dijo mira la del mismo color que va vestido.

Lo puse en la cuna azul, y aprendí, que el chico en la azul y la chica en la rosa.

La niña es miá, el niño de la señorita, como a mi me sobra leche, estoy aquí de nodriza, o sea para criar a este pobrecito, que sus padres no quieren mucho.

¿Pero que te pasa?

¿Donde se mea aquí? en mi casa, iba al campo, pero aquí no hay.

Hay pobre, ven yo te indico. Mira aquí, y luego cuando termines, tiras , y sale el agua y se limpia, procura que quede limpio el señorito y ella son muy escrupulosos con la limpieza. no dejan que lo hagamos aquí, pero como el no esta, casi nunca. Va por la capital, en el cuartel, es capitán del ejercito sabes, y la señorita es medio lela, no se entera de nada.

Cuando llega el invierno de aquel grifo sale el agua caliente, un rato que ellos no estén, vienes y te lavas, ya veras que bien, lavarte con agua caliente.

Ahora vete, no vayas lejos, por si te necesito. Pero los niños dormirán un buen rato, puedes descansar.

Salí de la estancia y fui hasta la escalera, me senté en el primer peldaño , miraba el piso de abajo, habia una gran actividad, trajeron una camioneta de (murta) y la esparcieron por el suelo delante de la fachada de la casa, olía muy bien. Después disponían una mesa, con flores y candelabros, esa debía de ser la mesa que hizo alusión Lluisa, que por la tarde se pararía el santísimo en la procesión del Corpus.´Salio la señorita de su habitación, ella vestía de blanco,con una mantilla de encaje también blanca, se unió a las señoras mayores, salieron a la calla para ir a misa,

De pronto una gran algarabía de sonidos metálicos , empezó a sonar. Me asuste , parecía que sonaran en la torre de la casa. Me llamo Fina. los niños lloraban asustados.

Cogelo, la chica yo me ocupo de ella,

La encerró en el cuarto de baño diciendo.

Ya se le pasara, tiene que acostumbrarse al ruido.

¿Que le hago? Sigue llorando .

Tu sabrás, tienes que inventarte como lo vas a cuidar.

Los metales pararon de sonar, un perro ladraba, desde que habia llegado a aquella casa que lo oía,

´¿Que es ese ruido?

Las campanas anuncian la festividad del corpus.

¿Y ese perro que ladra?

No se, estará en las cuadras en la parte de atrás de la casa.

El niño habia parado de llorar, me miraba, yo le sonreí, y trate de balancearlo, el me sonrió también.

Ves, ya vas aprendiendo. Pero criatura te han dado el vestido tan grande, que te lo vas a pisar, traelo yo te hago un dobladillo, deja al niño en la cuna, hasta dentro de un buen rato no vendrá la señorita, lo podemos arreglar.

Me quite el vestido-

Madre miá chica, no tienes ropa interior, esas piernas el día que engorden, van a ser muy bonitas, vas a ser muy alta, con los pies que tienes, veré si de la señorita te doy algo de ropa interior, ella la rechaza, cuando aun esta nueva

Fina hablaba, y hablaba, me dio el vestido, y unas prendas de la señorita , que busco en un mueble.

¿Todavía no tienes el periodo?

¿Eso que es?

Ya veo que no, sino sabrías lo que es.

¿Cuantos años tienes?

Muchos,_ conteste.

No sabes los años que tienes, creo que Lluisa me ha dicho que catorce, Pronto te vendrá el periodo, pero como mas tarde mejor mas alta te harás, aunque con catorce años ya es tiempo de tenerlo.

Vete a la cocina y que te den de comer, luego subes y cuidas de Jesus, mientras, como yo .

Trate de recordar, por donde se iba a la cocina, cuando llegue , me indicaron un sitio en la mesa, y me pusieron un plato de arroz, con garbanzos, y carne de pollo. Yo aquello no lo habia comido en la vida, en mi casa comíamos todos del mismo plato, y mucho menos de lo que habia, en este.

Hablaban de la casa colora,que tenia menos balcones, y era mas pequeña que aquella. Por lo que pude adivinar eran parientes que no se llevaban bien.

¿Quieres Pan chica? Pregunto una de los hombres que habia en la mesa.

Toma para que mojes en el caldo.

Estaba que no podía mas, pero aun me pusieron otro plato (natillas) dijeron, era dulce, delicioso.

Pregunte.¿Donde esta el perro?

¿Qué, ha, el perro? estará en la cochera, el asistente del señor hoy no esta, y tendrá ganas de salir, hacer sus necesidades. Luego lo saco yo, tengo que ir al huerto a coger hortalizas para la cena.

¿Que, es eso que llevas Maria?_ pregunto Lluisa .

Me lo ha dado la señora esa grande, que les da de comer a los pequeñines.

Ya, pues ves a guardarlo en tu habitación, te pones una muda, y luego vas a cuidar a Jesus, que venga Fina a comer.

Cuando llegue de nuevo a la habitación, empezó el revuelo de campanas de nuevo, esta vez el niño no lloro, al verme sonrió, lo cogí en brazos y fui al balcón, para ver la calle.

La torre de la Iglesia, parecía allá en lo alto, como si estuviera pegada a la casa, de los balcones, las campanas revoloteaban, como si fuesen a echar ha volar un gran tropel de gente salia de la Iglesia hacían corros en la plaza los niños corrían y compraban golosinas, de los puestos ambulantes. Cesaron de sonar las campanas. CONTINUARA


 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Me considero una aficionada, siempre me gusto inventar historias, mi familia decía que yo misma me creía mis cuentos y se reían. Pero ahora que ya estoy casi al final del camino, en ese rincón de mis sueños, logro ser feliz.

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta