cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
El rostro. La leyenda de la visión maldita
Fantasía |
11.09.13
  • 4
  • 7
  • 2017
Sinopsis

Escribí esta historia inspirada en una visión que tuve cuando iba en autobús: el rostro de una mujer, de repente, se transformó en una calavera.

A lo largo de generaciones en su familia había nacido alguien con aquella extraña peculiaridad. Para él aquello no era una cualidad, sino todo lo contrario.

Consistía en ver la verdad que se ocultaba tras la piel de los rostros que tenía ante sí. Esta visión le mostraba, como a través de una placa radiográfica, los cráneos desnudos de carne, tendones y músculos. Mirar a alguien a la cara era contemplar una calavera.

Por eso pensaba que su visión se anticipaba al futuro: mostraba aquello en lo que se convertirían todos. Incluido él mismo.

Esa era la razón de su semblante triste y ausente, incapaz de esbozar una sonrisa.

No había espejos en su casa.

Prefería pasar las horas en completa soledad, dedicándose al oficio que había heredado de su padre: era perfumista, y uno muy bueno.

En el pueblo todos conocían su aflicción; por esa razón habían aceptado con naturalidad el hecho de ser atendidos en su tienda a través de un torno de madera oscura, como solían hacerlo las monjas de clausura, quienes habían renunciado voluntariamente al contacto con el mundo exterior.

Él se había ganado la fama de ser todo un «mago» de las esencias: su olfato exquisito las combinaba siguiendo fórmulas únicas aprendidas de memoria, imposibles de imitar.

Además había desarrollado un oído sensitivo y agudo como pocos, que distinguía en las voces las personalidades y los estados de ánimo de los que acudían a él.

Una mañana, atendiendo su negocio al otro lado del tabique del torno, escuchó una voz capaz de conmover su alma atormentada por primera vez.

Era una mujer, y buscaba esencia de jazmín.

Él cerró los ojos para absorber sin distracciones aquel sonido ultraterreno.

Le entregó lo que pedía, y escuchó las palabras que lo llenaron de un doloroso anhelo: la mujer quería conocerlo en persona. Se hallaba allí de paso, y deseaba estrechar la mano al perfumero más famoso de aquellas tierras.

« ¿Acaso ignora mi visión maldita?» pensaba él en su interior. Sin embargo aceptó encontrarse esa misma tarde con la forastera cuya voz lo transportaba a otro mundo.

Transcurrió el día y llegó por fin la hora. Oyó entrar a alguien en la tienda al sonar la campanilla de la entrada. Supo que era la mujer.

Sus manos temblaban; todo su ser temblaba. Sabía que vería un cráneo desnudo  y se resistía a asociar aquella voz divina con una visión macabra. Debía abrir la puerta de la trastienda y cruzar el umbral. Lo hizo con un nudo en la garganta.

Al principio creyó que estaba soñando: sus atormentados ojos contemplaban por primera vez un rostro humano. Tenía miedo de pestañear para no perder aquella imagen y grabarla así en sus retinas.

Le pareció lo más hermoso, lo más dulce, lo más sublime que existía en este mundo. El amor que sintió le dolió en el pecho.

La mujer sonrió y extendió la mano.

Estaba completamente atrapado.

Estaba enamorado.

A partir de ese momento, el tiempo desapareció. Las horas dejaron de existir.

Con ella a su lado era capaz de afrontar cualquier visión, incluso los rostros descarnados que a diario se cruzaban en su camino.

Prepararon una boda casi inmediata. Sus hermanos y su madre lloraban de alegría. Por fin lo veían sonreír.

Se casaron. La capilla estaba adornada por cientos de jazmines. La novia llevaba un tupido velo que cubría aquel adorado rostro, y él, esperándola junto al altar, sentía que tocaba el cielo con sus dedos por primera vez.

Si aquello era un sueño, prefería continuar durmiendo; si era verdad, no le cabía más alegría en el pecho. Su vida por fin estaba completa.

Por la noche, en la alcoba nupcial, la novia, ataviada con un largo camisón blanco le tomó las manos y reveló un secreto escondido hasta entonces.

Al día siguiente solo lo hallaron a él, tendido en la cama, como dormido, con el semblante plácido y su boca curvada en una sonrisa.

De la novia nunca más se supo nada.

En el pueblo comenzó a correr un curioso rumor.

Decían que la Muerte se había desposado con el único hombre que había visto su verdadero rostro.

Y era un hijo de aquella tierra, añadían con orgullo los habitantes del pueblo.

                                                                     

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Disfruto leyendo y escribiendo historias. Me gustan los gatos y el mar. He publicado en Amazon tres novelas de suspense romántico, un libro de relatos, y varios cuentos infantiles.

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta