cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
EL SECRETO DE LA IGLESIA 2
Históricos |
20.07.20
  • 4
  • 4
  • 320
Sinopsis

Aquella pregunta me pareció absurda, pero la contesté.

- No me gustan ni los toros ni las vacas. A mi me gustan las chicas.

- Oh, no... Las chicas son tontas y presumidas. Son mejores los chicos fuertes y machotes.

Me quedé sin saber qué responder.

- Oye. Veo que tienes las uñas cortas. Es mejor que te las dejes largas. Limpias pero largas.

Y mientras me decía aquello como en aquellos años los chavales llevábamos patanlones cortos, el tal profesor sin ningún recato me acariciaba las piernas.

Aquel asedio duró varios días, y los demás alumnos estaban muy contentos porque así se libraban de la aburrida clase de Geografía. Ellos estaban convencidos de que yo era un "enchudado" de aquel personaje sin pensar en lo que ésto significaba. De manera que cuando los alumnos veían entrar a aquel profesor que no era religioso en el aula, mis compañeros enseguida me empujaban a que fuese con él.

-¡Anda Miralles, ve con el "profe" antes de que te llame! No le hagas esperar - me presionaban.

-¡Callaos, no seáis pesados! - me defendía yo.

A decir verdad yo me cansaba de aquellos encuentros. Si aquel hombre era un pederasta, conmigo había topado contra una pared porque mi sexualidad no oscilaba en la ambigüedad como  les sucede a muchos adolescentes. Pues a mi desde una tierna edad no tan sólo me atraían físicamente algunas criadas que teníamos en casa, sino que además me fascinaba el glamour de las actrices de cine que veía en muchas películas, y me excitaban los muslos de las bailarinas del arte flamenco.

Así que como yo tenía en aquel colegio a un amigo que éste sí que rozaba la bisexualidad, le dije al profesor Mendoza:

- Mire. Yo no soy como usted desea que fuese. Pero tengo un amigo que está en esta misma clase que tal vez sea lo que usted busca.

-¡¿Ah si?! ¡¿Y quién es?! - quiso saber con cierta ansiedad el profesor.

- Es Gutierrez.

El profesor Mendoza llamó en el acto a este amigo mío, y yo me escabullí sin pensarlo dos veces.

Mas por lo visto la ambivalencia sexual de mi amigo no satisfizo a aquel sujeto, por lo que no llegaron a congeniar en absoluto. Era obvio que al profesor le gustaban los jóvenes más viriles como podía ser  yo.

Otro día a la hora del recreo, estaba paseando por aquel enorme patio, y me llamó el conserje que era un hombre un tanto mayor de edad y de cabello grisáceo llamado Jaime.

- ¡Eh, chico, ven un momento! - me llamó.

-¿Qué desea? - inquirí.

-Tengo algo para ti. Ven conmigo.

Entonces me llevó al vestíbulo de un recinto que estaba en un extremo de otro pequeño patio en el cual había una entrada que daba a la calle, y que era por donde entraban los alumnos.

- Oye. Pareces muy simpático - me dijo Jaime.

- Ah. Gracias.

Seguidamente el hombre cerró las puertas tanto del partio como las de la calle y sin dilación me tocó los textículos.

-¡Eh...¿Qué hace usted?! ¡Estese quieto! - le grité de mal talante mientras me apartaba de su lado a toda prisa.

-¡Jjajaja! - reía el conserje a la vez que me perseguía por aquel lugar semioscuro para manosearme.

En vista de mi obstinada resistencia dejó de acosarme, y yo pude regresar con los demás compañeros.

Aquello me hizo pensar - yo siempre pienso- que si aquel tipo pederasta que era un simple sirviente de aquella comunidad y se creía con derecho a pasarse de rosca conmigo, era porque él antes se lo había visto hacer a sus superiores religiosos con algunos alumnos.

Nunca más volví a tener tratos con aquel conserje.

En la actualidad han salido muchas noticias en los medios de comunicación sobre abusos de menores en los colegios religiosos. Pero no son nada nuevo bajo el sol, porque éstos han ocurrido desde tiempos inmemoriales. Sólo que antes ésto no se decía; se ocultaba como había hecho mi abuelo al abandonar el seminario, porque además de que la víctima no hubiese sido escuchada por nadie y tenía las de perder, el tema del sexo en sí mismo tan criticado por la Iglesia era tabú.

En cambio ahora debido a que el mundo se ha hecho pequeño a tenor de la revolución tecnológica y todo sale a la luz, se descubren viejas heridas psíquicas sufridas por varios alumnos de instituciines religiosas por parte de los pederastas que habían en ellas.

Y es que la vida es un "boomerang" en la que por mucho que se traten de ocultar las cosas, éstas tarde o temprano siempre vuelven y golpean a quienes las han provocado.

Esta podría ser una de las razones por la que la iglesia de Benasal - el pueblo de mi abuelo- ahora casi siempre está vacío de personal.


 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 108
  • 4.39
  • 504

He realizado estudios de psicologgía profunda y metapsíquica:; he publicado relastod en algunas revistas; y hace años que colboro y llevo tertulias literarias.

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta