cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
El sobrecito mágico
Infantiles |
14.06.09
  • 4
  • 4
  • 1514
Sinopsis

Érase una vez un sobre tan pequeño que nadie lo quería para enviar su carta.

- ¡con la de cosas que quiero contar! -solían protestar los Barrera-.

Los Barrera era una familia humilde que moraba a las afueras de la ciudad. Vivían tranquilos, aunque lejos del resto de sus parientes, por eso a menudo solían escribir alguna que otra carta. El sobre diminuto, pues, se hallaba guardado, junto a los otros, en el viejo armario del salón. Nadie lo elegía a él, por ejemplo, para enviar una felicitación de Navidad. Se diría, incluso, que nadie reparaba en su existencia que, aunque pequeña, no era menos real que la de los demás.

Lo que ni el señor Juan Barrera, ni su esposa, ni sus dos hijos imaginaban, era lo mágico que podía llegar a ser el sobrecito. Y es que, era capaz de convertir las palabras de la carta que en él confiasen, en emociones. Así, su destinatario, recibiría una hoja en blanco, y tras su sorpresa, empezaría a darse cuenta de que le estaban felicitando por su cumpleaños. Su alegría no cesaría, pues, al leer la última palabra, que por otra parte no contendría esa carta, sino que perduraría un poco más, tal vez hasta el día siguiente. Como si del sobre pudiesen salir la risa y el llanto, la pena y la felicidad, y atraparlo a uno sin necesidad de leer nada. Por eso andaba apenado nuestro diminuto protagonista. Los más grandes que él eran capaces de albergar hojas y hojas de frases rebuscadas y palabras complicadas, aunque, probablemente, quien recibiese la carta no iba a sentir exactamente lo que en realidad querían transmitirle.

De todas formas él seguiría esperando, nadie sabía de su magia ni de su verdadero tamaño, aunque tal vez fuese mejor así. Ahí, en el viejo armario del salón, no se estaba tan mal.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 145
  • 4.43
  • 464

Puedes visitar mi blog: http://puntoomuerto.blogspot.com.es/

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta