cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
El socialismo de Uribe, Trump y Bolsonaro
Reflexiones |
30.09.20
  • 4
  • 6
  • 193
Sinopsis

El socialismo de Uribe, Trump y Bolsonaro

Por: Felipe Solarte Nates

A pesar de cifrar sus campañas asustando a manipulables votantes con el fantasma del “comunismo” que se tomaría a Colombia, Estados Unidos y Brasil, si en las elecciones triunfan sus rivales, al igual que sus enemigos “castrochavistas” venezolanos, en la práctica han instaurado un “socialismo elitista”, pues la camarilla cercana al gobierno se apoderó del Estado, cargos, tierras, bienes y contratos, que se reparten entre ellos, mientras catapultan sus fortunas personales, las de sus hijos y demás familiares y amigos.

“Socializan pérdidas a cargo del presupuesto nacional; pero privatizan ganancias”, como sucedió con bancos colombianos que en 1999 recibieron el 4xmil como regalo para afrontar la crisis financiera y que en la actual pandemia, a pesar de recibir cerca de 7 billones de pesos del presupuesto nacional y el Banco de la República les bajó intereses, no prestan a empresarios que sí necesitan y siguen cobrando intereses usureros.

No cesan de aprovechar privilegios como gobernantes, para que hijos y familiares de Trump, Bolsonaro y Uribe-Duque hagan  lobby ante grandes multinacionales obteniendo millonarias entradas, además de reclamar más tierras del Estado, como Lina Moreno de Uribe, gestionando adjudicación de varias hectáreas de ‘baldíos’ para ampliar el Ubérrimo( de 1500 Hectas). No se llenan con nada. Los ‘socialistas de élite’ son insaciables y no dan puntada sin dedal para acrecentar sus fortunas. El colmo del cinismo se aprecia en lo que la senadora del Centro Democrático, María Araujo, hizo con la oficina de Restitución de tierras que logró le adjudicaran a calanchines de su esposo, para instaurar en su dirección al exgerente de Fedepalma, el gremio que maneja a su antojo. Nombran a los mayores promotores del paramilitarismo junto a los ganaderos y bananeros, en el control de la dependencia que debe velar por que les devuelvan a miles de familias campesinas  tierras que a motosierra y fuego despojaron hordas paramilitares de las AUC que financiaron, cuando entre 1995 y 2003, tuvieron vía libre para impulsar la “Refundación de la patria”, que con los parapolíticos, en 2002, llevó a Uribe a la presidencia: equivale a amarrar a los perros con longaniza.

Bolsonaro y sus hijos siguen igual libreto, aunque el capitán brasileño fue franco al afirmar que aspiraba convertir el Amazonas en gran potrero para que pasten muchas vacas y  siembren soya.

Duque, buscando no perder  millones de dólares aportados por algunos países apoyando acuerdos de paz, más los gestionados por anteriores gobiernos a cambio de preservar bosques y reforestar, apantalla sembrando unas cuantas hectáreas de árboles; mientras sólo achaca a “narcotraficantes de las disidencias”, incendios y gigantescas talas promovidas a gran escala en  Amazonia y el Pacífico por narco-hacendados-ganaderos, madereros y agroindustriales que lo apoyaron en su campaña manchada por la Ñeñe Política.

Ya adecuaron leyes para otorgarles miles de hectáreas de ‘baldíos’ a palmicultores, cañicultores y ganaderos, mientras la Reforma Agraria Integral la hicieron: no para titularles tierras a los campesinos que carecen de ella, sino a los grandes propietarios que tienen más de 1000 hectáreas. La reforma agraria al revés.

Estas élites para evadir impuestos en sus países ubican sus fortunas bien y mal habidas en Panamá, Islas Vírgenes, etc, como el ministro Carrasquilla, cuando escondió la plata de los “bonos de agua” y se apresta para entregarles Santurbán a los árabes.

El colmo lo acaba de mostrar el adalid del socialismo de élite, Donald Trump, declarando 750 dólares de impuestos en 2016, el año que asumió la presidencia. Menos de lo que paga un indocumentado de los que tanto persigue.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 319
  • 4.48
  • 338

Escribo por necesidad de expresar lo que no puedo hablar con mis conocidos y otras personas que nos limitan con su presencia y nuestros temores y prejuicios. El papel nos permite contar historias sin las limitaciones de tener alguien al frente. Me ha gustado leer desde la niñez y empecé a intentar con la narrativa a mediados de la década del 70 del siglo pasado.Soy columnista de algunos periódicos regionales en Locombia. Publiqué mi primer libro "Relatos en busca de Título" en 2011 .

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta