cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
El sol y la luna del hombre
Reflexiones |
24.02.07
  • 5
  • 9
  • 2385
Sinopsis

Dicen que aún existen paraísos secretos y seres mágicos en el mundo. Esas pequeñas gemas son realmente infrecuentes pero es todavía más inusual que espacio, compañía y situación converjan en tiempos como los actuales, colmados de prisas, aislamiento y disolución. La autenticidad resulta tan extraña...Desde luego, dicha cualidad requiere en la mayoría de casos una renuncia, un desligamiento de la caótica e hipócrita realidad mundana, de esa tela de araña en la que te ves tantas veces atrapado, envenenado por fragancias artificiales, carentes de sustancia, de una esencia verdadera.

La mayor de las bellezas a menudo se encuentra muy lejos de una apariencia, en un pozo profundo, oculto entre sombras y experiencias dolorosas que forjan al hombre con principios, con historia, con su particular idiosincrasia. Pero incluso en la más absoluta oscuridad, sorprendentemente siempre se esconde una luz brillante y cálida capaz de disipar los tormentos y dificultades cotidianas. Bien es cierto que una dosis comedida de esa tiniebla refleja una tierna humanidad y una intimidad tan agradable que dejas que se aloje en alguna parte de tu mente, de tu corazón, de tu espíritu en tantas ocasiones derrotado y malherido. Los humanos muchas veces somos retazos de sombras del pasado, espectros que vagamos desesperados en busca de una senda que nos conduzca a una liberación de una pseudoexistencia materialista que nos aprisiona. Y en ese vacío etérico, mayoritariamente consentido, navegan a la deriva preguntas sin respuesta, miedos que nos amordazan limitando nuestra capacidad de soñar y, sobretodo, la voluntad necesaria para darles forma en el plano físico.

Qué irónico resulta mostrar una imagen tan consumida siendo parte de esa chispa divina que reside en cada fragmento de la Naturaleza, esa madre de doble rostro que no se atiene a las leyes y prisiones creadas por sus hijos…Sin embargo parece aún más triste ser ciegos a nuestra propia luminiscencia, a pesar de que ésta se vea enterrada entre capas y capas de un disfraz autoimpuesto con intención de protegernos de los lobos que en otro día fueron hermanos nuestros, obligándonos y condenándonos a la destrucción de esa savia encantada que nos mantiene en pie. Sólo hay algo capaz de salvarnos de nuestra condición superviviente-destructora: la esperanza o un ligero atisbo de la misma, esa abstracción que es llave y motor de nuestra especie. Porque, en el fondo, por muy egocéntrico y autosuficiente que sea o pretenda ser el hombre, siempre ha necesitado creer en algo más, en alguna suerte de redención que le salve de sí mismo.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Precioso titulo para una profunda reflexion sobre la realidad de la existencia. Muy bien escrito.
    muy buena reflexión aunque la esperanza es realidad para el optimista y nunca se cumplirá para el pesimista.
    me ha gustado, porque dejas cabida a la esperanza, a la voluntad, al ser conscientes de nuestra condición “superviviente-destructora” y poner todo el empeño o por lo menos las ganas que no es poco en hacer algo que merezca la pena, o esa es la impresión que me ha dado tu texto, muy interesante, da que pensar...
    Tales creencias pueden ser justas pero el interés que promueven es limitado...suponer que agotan una realidad es olvidar que un credo es el último término de una serie de proecesos mentales y emocionales y que un hombre es toda la serie. Presentas un misterio...propones explicaciones de tipo mágico...y las reemplazas al fin con otras que son de este mundo...
    Muy trabajado, con las imágenes necesarias para que transporte, sin perder el contenido, sin ser excesivamente barroco. Yo entiendo que la frase final no es Dios, o no tiene porque serlo, sino creer que podemos ser mejores, que tenemos el poder de hacer algo para que eso sea posible.
    Esta, como siempre, muy bien escrito. En cuanto al texto en si, me identifica absolutamente el primer parrafo; sin embargo, no estoy de acuerdo con tu reflexion final. Yo creo que la unica forma en que la humanidad pueda salvarse es cuando dejemos de creer en algo mas de lo que esta mas alla de nosotros mismos. Nadie vendra a salvarnos, nostros somos capaces de hacer nuestros propios milagros
    Me encantó, de 5 estrellas... ¿qué mas puedo decir?
    Ya conoces mi opinión :)
    Muy muy bien, me ha encantado esta reflexión tan bien redactada y pensada. Muy buena.
  • El inicio de una trama paralela de "El Rincón de los Libros Encontrados", idea original de Chiropteran (inenarrables.blogspot.com) que está siendo desarrollada por Bolzano (crucesdecaminos.blogspot.com). En este capítulo, el abuelo escritor introduce a su mujer fallecida como personaje de la historia, pues forma parte de los orígenes y desarrollo del secreto mejor guardado de la familia.

    Un relato en clave de crítica que pretende dar otra visión sobre la noticia del ataque de la Osa Hvala, del Valle de Aran, a un cazador imprudente. Actualmente la osa anda en busca y captura, a pesar de su embarazo y de que lo único que hizo, a mi entender, fue defender su territorio de los grupos humanos que, cada vez, con menos respeto, se adentran en los bosques, destruyendo sus ecosistemas.

    Un paseo por la ciudad de Girona, con sus gentes y sus costumbres

    Relato escrito en noviembre de 2006, donde fantasía y realidad se mezclan en un viaje dentro de un laberinto, no sólo como construcción arquitectónica sino como simbolismo de la mente humana y de su evolución entre la incertidumbre y las tinieblas. Si deseáis reconstruir esta historia para hacerla parte de vuestra propia experiencia, podéis visitar el Parc del Laberint (también llamado el Laberint de Horta) de Barcelona.

    Un relato escrito en septiembre del 2006, uno de los primeros que vio esta web y que, por causas técnicas, se perdió. Vuelvo a colgarlo porque aún me identifico con él en cierta forma y porque supuso la chispa que encendió una llama apasionada que sigue resistiendo a los elementos. Te lo dedico a tí, a mi otra mitad, que me aceptas con todo lo que implica el romanticismo como tendencia.

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta