cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
EL SUEÑO DEL MONSTRUO
Ciencia Ficción |
01.12.19
  • 5
  • 4
  • 93
Sinopsis

Poco a poco mengua el estrés en el laburo. Lo bueno es que ya falta poco para que termine el año. Hasta entonces, un abrazo.

Llueve sobre París, y el conejo fluorescente en el edificio parpadea como si sospechara mis movimientos. Espero, como siempre lo he hecho. Los AKA revolotean a mí alrededor también esperando, aguardando su momento. Se producen los primeros estertores, el instante final antes de su llamado siempre es doloroso, contrae mis nervios, subleva la sangre que parece querer salir corriendo de este nauseabundo cuerpo.

Y llega la hora, el primer AKA gira y se acomoda lentamente en algún lugar de mi maldito cráneo. Entonces, lo veo todo. Dos docenas apiladas en la cima de un rascacielos destrozado. Un montón de carne que aparentan tener una vida que ya no les pertenece. Es cuestión de minutos, por supuesto. La legión a mí alrededor se hace más grande y un atronador ruido metálico reverbera exigiendo una repuesta

Nunca llegas a resistir lo suficiente, te rompes antes y es más fácil así. Ellos hacen el trabajo y puedes creer que todo es un sueño. Casi, un poco, pero los gritos llegan. Sus rostros, completamente horrorizados, ante lo que realmente es ahora este mundo. Es imposible escapar, huyen, pero en el fondo lo saben. ¿Por qué? Siempre es así antes de que mi mano, que ya no es mi mano, arranque la espina dorsal del primero para que los AKA se alimenten.

Esta tierra es un lugar extraño, se dónde estoy pero todo es tan incierto. París está muerta, pronto de ella no quedaran ni los huesos. El mundo también, y aquellos pequeños engendros que la pululaban son ahora convertidos en huérfanos límpidos, perfectos. El resto, comida para el señor de este cielo enfermo. Mejor es esperar, siempre es mejor esperar. El gigante hace y deshace, un día aquí, otro allá… ¡Hoy es aquí mismo!

El AKA de mi cerebro emerge para unirse a la orgía de sangre. Cientos yacen como larvas sobre los cuerpos deshechos. Ahí están, retorciéndose de felicidad y yo en medio. Otro dolor irrumpe en mi cabeza , un hilo de voz se abre en mi sinapsis y el llanto me llega desde otro punto del rascacielos. Vuelo hacia su lugar de origen y la veo, de pronto soy un hombre y tengo a mis pies a una niña aterrada gimiendo. Los estratos de este sueño se mezclan con mis recuerdos.

Recuerdo la noche y su cielo por encima de mí. No tenía nada original, salvo un diluvio de fuego. Recuerdo el calor y el olor de la muerte, los gestos desarticulados de Leyla. Oh Leyla, una de sus pequeñas manos aferrada a la mía y otra señalando al gigante. Ahí, levitando con un millón de patas sobre nuestras cabezas. Devorando las estrellas, vaciando la ciudad de mi infancia. Cubriéndolo todo hasta convertirlo en una sopa de bilis y sangre.

De pronto no veo nada, esta borroso y oscuro. Una luz me ciega, recuerdo que no veo nada… pero oigo ruidos violentos. Unos mecánicos, otros orgánicos, los dos conjugados en un sinónimo de muerte. También oigo una voz, la más dulce de las voces, que me habla, pero se aleja… no alcanzo a escuchar. Es un sueño, un sueño mostrándome en algún lugar con la frente excesivamente arrugada y las mejillas completamente empapadas.

Un grito imposible me saca del trance. Eres débil, me digo. Los AKA atacan a la pequeña sin que pueda hacer nada. Quiebro el córtex, tengo el poder y por un instante creo que voy a salvarla. La batalla no dura mucho, claro. Pero los devoradores han caído. De pronto una niña se desangra y un ser, mitad hombre y mitad máquina, trata de consolarla. Es el fin, para uno y para el otro.

Mientras sostengo su cuerpo escucho el ruido de nuestras vidas. El ritmo de una canción, una canción hermosa que poco a poco desaparece. Recuerdo, lo recuerdo todo. Ya casi despierto del sueño. Oh, mi pequeña Leyla, por fin podremos ver todas las estrellas de tu amado cielo.

 

____________________________________________________________________

¡GRACIAS POR LEER!

Blog:https://roadatnight.blogspot.pe/

Instagram: https://www.instagram.com/road_at_night/ 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 44
  • 4.54
  • 271

Llueven silencios que sueñan con aplastarme; el lápiz todavía sonríe, eso es lo importante.

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta