cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
El sujeto es nada
Reflexiones |
06.09.18
  • 4
  • 0
  • 745
Sinopsis

Donde se describe la misión de dar sentido a nuestra vida.

El sujeto es nada...

 

Entonces..., qué hace?

Lo que hace es tratar de encontrarse en un sentido que más que búsqueda, es reencuentro en los demás consigo mismo.
El lugar desde donde elige inventar un acierto fundante es su estancia...
La estancia es pura accidentalidad, pero accidentalidad potenciada en la cordialidad que elabora los gestos rituales, donde se ejerce el acierto fundante que media entre las oposiciones.
Esa estancia se da en el ámbito del nosotros; lugar plural donde se ejercita la solidaridad.

El punto de partida para la constitución del sujeto es su indigencia original. Indigencia que no está encubierta con objetos como en la ciudad. 
Kusch nos pone ante los sectores populares del norte argentino como una manera de contactarnos con el otro lado de la conformación de nuestra identidad como sujetos americanos. 
Es el lado que no miramos, el que está oculto porque nos avergüenza, el que nos hará conocer el proceso de constitución del sujeto. Quienes como ellos sólo tienen su humanidad y la certeza de su estar, elaboran o inventan un acierto que les permite vislumbrar el centro del lugar en 
que están. Lo hacen actuando los rituales de sus mitos, con su cuerpo; y ésto los eleva al nivel del símbolo porque es el sustento del centro desde donde se está.
Ese punto, una vez ubicado, lo instala en lo único que tiene: su estancia... 
Es el lugar donde el sujeto supera las contradicciones entre lo cotidiano y el absoluto. Ese centro es vivenciado como salvador, donde opera el encuentro con los otros, al nominar la divinidad, que es el otro absoluto.

Con restos de mitos propios y ajenos, se proyecta una ficción o sus representaciones materiales. 
La clase media urbana, hoy, muchas veces , las pide prestada al mundo comunicacional que invade y regala un capital desarticulado de imágenes. 
Kusch observaba una de las formas particulares del dejarse estar del hombre de la ciudad, en ese dejarse estar sentado en el bar, detrás del cristal de la vidriera, haciendo nada. Encontraba en esa situación la reducción a la mismidad , expresada en el “pa´mí”, y desde la cual sopesar la dificultad para ser en la historia. Situación que nos instala justo en el centro entre la aceptación de la caída y el todavía no ser. Donde el sentido aún es una ausencia

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Escribo desde muy joven: ensayos, relatos, poesías, etc.

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta