cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

7 min
El tentador y los lacayos
Varios |
19.06.17
  • 0
  • 0
  • 86
Sinopsis

Era otra media noche fría en la que me encontraba nuevamente desvelado en las salas del comedor, había terminado de leer periódicos de días pasados mientras tomaba un dulce té para despabilarme, miraba desde mis ventanas hacía las inmensidades lúgubres de mis parques, mientras reflexiones vagas y ocurrentes de tristeza y odio inundaban mi mente,así me encontré largo rato,con mi mirada cansada poco lúcida hacia las lejanías de mis Bastos parques hacía esos escabrosos bosques oscuros y desolados,y esos pensamientos melancólicos y llenos de odio eran transformados en pensamientos de miedo y escalofríos. En el calor de esas fantasías veía como esos árboles malditos cobraban vida como demonios que a esa media noche como de costumbre salían de las profundidades del inframundo a causar estragos,espíritus lejanos del bosque que invadían mis parques volviendo las cosas al límite de sus espeluznantes pensamientos retorcidos y oscuros,de pronto un miedo recorrió todo mi cuerpo, sentía como mi alma me jalaba el pecho como si estuviese implorando ayuda. Me encontraba atónito y temeroso,mi mirada seguía fija,mi mente seguía con sus recurrentes pensamientos tratando de entender aquellas espeluznantes apariciones que salían de esos bosques oscuros, en donde ni siquiera la luz de la luna y las estrellas juntas podría iluminar aquel lugar tan inmerso en las tinieblas, esas sombras espectrales y moribundas se acercaban más y más hacia mi morada dominando gran parte de mi hogar. Faltaba muy poco,era cuestión de tiempo para que aquellos espíritus de entre las tinieblas entraran a los dominios de mi morada, pues tras aquel pensamiento mis nervios aumentaron, había olvidado que me encontraba sólo,no había ni un sirviente en casa a esas horas, me encontraba inmensamente sólo,eramos mi alma y yo, mientras veía lo oscuro de mi sala apenas iluminada con la luz de la lámpara, ya mi cuerpo horrorizado por completo Pensaba una forma de cómo librarme de aquel terror que torturaba mi juicio. Dispuse a salir de la sala del comedor con la única luz que me amparaba, lentamente giraba la perilla con temor a aquello desconocido que me ha de esperar en aquellos pasillos carentes de iluminación apenas iluminados por la luna y las estrellas que entraban por las ventanas, mientras presentía que también me abandonarían,ya en los pasillos dispuse a bajar las escaleras y ese crujir de las Bigas hacían más tenebroso mi travesía sumándole el suspenso a aquel ambiente haciendo parecer irreconocible mi hogar. Estando en la sala mayor decidí cerrar todas las ventanas y puertas para mi mayor seguridad,no pude evitar volver a observar por las ventanas volver mi mirada nuevamente a aquellas sombras espectrales del bosque de formas irreconocibles, mucho más perturbado pude notar como habían dominado todo el jardín amenazando con adueñarse de mi morada, mientras escuchaba las risas de los espíritus que entre esa oscuridad danzaban como forma de triunfo, espíritus ordenaban a las sombras consumir las pocas luces de los faros que iluminaban las afueras de la casa y así apagarlas para siempre,de pronto pude notar una enorme niebla negra,como espectros voladores que levitaban a gran velocidad por los alrededores de la casa volviendo todo aún más oscuro. Al ver tan terrible acción arrogante de los espíritus aún más temeroso me sentía, sentía que las pocas esperanzas que creía tener se morían poco a poco, con desesperación dispuse a correr por todas las salas cerrando todas las ventanas que quedaban abiertas, Ya habiendo terminado nuevamente volví mi mirada a esas sombras, podría decir que con una sonrisa muy baga y algo nerviosa, mis labios temblaban del pavor al igual que todo mi cuerpo, pude observar como entre aquella negrura emergían unas garras negras sin duda pensé, sin duda aquellas garras provenían de aquel tentador impío que está a cargo de esta redada, esa entidad a cargo de esos lacayos oscuros amenazantes queriendo entrar a mi hogar,pero para que?. Entonces fue cuando esa garra con un movimiento brusco apagaba las luces de los alrededores de mi morada consumiéndolas de una manera muy satisfactoria mientras de esas sombras salía aquella entidad misma irreconocible con aires de grandeza, con ese aspecto moribundo y sus ropajes negros apenas algo bañado por las luces obscuras de la noche como si se tratase de la muerte misma, me encontraba en la gran sala en frente de la entrada, esperando la llegada inminente del fin desconocido que me agobiaba dejándome al borde de la locura, estaba paralizado por completo, mi esperanza me había abandonado al igual que mi fe,mi espíritu,mis amigos, mi amor. De un golpe aquel tentador abrió mis puertas, mientras que detrás de él entraban esos lacayos burlones con risas, y en formas de siluetas negras entraban a mi morada poseyendo todo a mi alrededor y de entre esas sombras de las salas se escondían susurrando palabras que no comprendía, Me enfadaba la idea de que aún con mi dolor por todas mis perdidas por todo lo que alguna vez amé o creí aquellos espíritus no me dieran tregua, no encontraba el sentido de tan brutal martirio por parte de los espíritus para con un pobre mortal maldito, maldecido por el mismo creador, concebido a esta vida sólo por infortunios. Entonces poseído por el rencor tomé valentía para con esas bestias y exclamando con tonos furiosos dije; "¡estúpidos ustedes que se han aventurado a tal maldito lugar desde tan lejos sólo para encontrar a un mísero mortal ya sin ningún valor alguno esperando a su fin inminente!,¡idiotas ustedes al querer sucumbir a este maldito mortal al horror de lo desconocido he impío de su naturaleza!, Imbéciles son por pretender que podrán lastimarme aún más como lo hicieron alguna vez con esos sentimientos que se han marchado y perdido hace tiempo..." Tras esas contundentes palabras los susurros habían cesado, aquellas figuras espectrales se encontraban inmóviles sorprendidos por tal arrogancia de un simple mortal que los había retado sin basilar preparado para cualquier fin al que le hallan destinado. Aunque por el calor de mi furia este envalentonado algo me decía que eso no sería lo peor que podía ocurrir esa noche. Aquellas cosas tras largo rato murmuraban a lo bajo como si buscasen alguna manera de poseerme, como si sintieran mi inmunidad a sus más terribles castigos, al fin volví a ver movimiento en sus escalofriantes presencias, ya habían decidido,habían decidido que castigo darme por tal desahogo arrogante mío, el peor de todos los castigos, Repentinamente empezaron a levitar a mi alrededor a mucha velocidad dejándome dentro de un remolino negro, sentía como mi cuerpo se congelaba tras esos vaivenes que daban las criaturas, consumiendo mi linterna dejándome en un abismo negro,sentía como mi alma imploraba ayuda mientras me alzaban en el aire, y de una forma muy brusca me lanzaban al suelo, inconsciente me quedé en el piso alfombrado de la sala mientras volvía volvía a ver la luz, la luz del amanecer, del alba, y esos demonios como siluetas espantadas por la luz del día mientras los bañaba quemando lo oscuro de su aspecto huían con desesperación hacia el tenebroso bosque, y con ellos llevaban la oscuridad que había asediado mi hogar, mientras reían como señal de un trabajo muy fortuito. mientras admiraba la luz del sol entrando a mi morada no evitaba sentir una pesadez dentro de mi,una sensación de vacío, mi alma.., había enmudecido, ya... No la sentía, ¡se la han llevado! FIN
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Después de tanto tiempo me decidí a escribir historias y relatos de terror con ayuda de experiencias y sueños extraños y sobrenaturales, sigo en mi etapa de "voy a escribir esto a ver que pasa" aún que tenga errores,

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta