cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
El Trébol
Amor |
09.09.19
  • 4
  • 5
  • 97
Sinopsis

Símbolo de suerte, aunque su uso bien puede servir a otros menesteres a modo de código, que es por donde se dobla el brácigo. Un código secretamente camuflado al entendimiento ajeno, apartado de lo testimonial, cuya finalidad es la de crear una fina y oculta línea recta hacia esos labios que se añoran, que se esperan, que se encienden al contacto.

Cada vez que lo veías aparecer te sorprendía con su verde candor y te llenaba de vida. Tu corazón latía de nuevo con ganas. Los inviernos se te hacían cada vez más duros sin aquellas simples y minúsculas cuatro hojas.

Eran como los ojos del Guardiana, si seguías el rastro de su serpenteante trayectoria, aparecían y desaparecían a su antojo, dejando a su estela un salpimentado enigma.

Desde que el destino te la presentó nunca has podido dejar de amarla, tanto en el tiempo como en la distancia. Y es que su existencia te ha dejado a su paso profundas cicatrices y también felices crepúsculos, dada su condición de alma libre. Tu deseo es capaz de soportar la crueldad de su apocalíptico silencio durante meses, y de acatar su regreso sin condiciones. Solamente te basta con mirarla a los ojos para hacerle entender que le perteneces.

Has sobrevivido a las nieves del cuarto invierno. Aquel trébol fue como un rayo de sol, una cálida brisa de esperanza. Otro intento fallido de escapar a tu voluntad. Ella había fracasado en la búsqueda de una estabilidad, e incómodamente te alegrabas de ello. Demasiado tiempo convenientemente sola, se acostumbró a su encarcelada libertad, y al intentar compartir su tiempo y su espacio, se dió cuenta de lo complicado que resultaba. Siempre estuviste ahí, y siempre regresaba a ti.

Hubieras deseado intentarlo, pedirle que te diera la oportunidad de demostrarle que contigo todo podría ser distinto. Tenerla cada noche entre tus brazos, en lugar de unas miserables horas a escondidas. Soñabas con esa quimera incansablemente, aunque en el fondo de tu conciencia ahogabas la idea de que acabaras siendo uno más de sus fracasos. Ese temor te quemaba la piel en cada encuentro y en cada desencuentro.

De nuevo hoy robas segundo a segundo su compañía. Ella es todo lo que tienes, y tú todo lo que necesita.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 50
  • 4.61
  • 20

No penseis que mis dedos valen más que cualquiera de los vuestros. Grito a los vientos que si por vos pierdo la razón mis dedos dejarán de ser eso, dedos. Porque aunque haya nacido con dedos en la mano derecha y en la izquierda, entre todos no sumarán más.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta