cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
El tren a la felicidad
Reflexiones |
18.11.18
  • 4
  • 1
  • 355
Sinopsis

He cometido el peor de los pecados que un hombre puede cometer. No he sido feliz. Que los glaciares del olvido me arrastren y me pierdan, despiadados. JORGE LUIS BORGES.

Hoy un profesor nos ha preguntado si sabíamos qué era la felicidad. No he sabido responderle. Ni si quiera lo he podido responder a mí misma. No me las voy a dar de moralista y decir que la felicidad es la ausencia de problemas porque creo que todos sabemos que no se trata de eso ¿Buscamos si quiera la felicidad todos los días tal y como planteaba este educador? No, más bien creo que la felicidad nos encuentra a nosotros.

Nadie se levanta un buen día por la mañana y decide encontrar el trabajo, el amigo, la pareja, el libro o la serie de sus sueños. No. Llega y arrasa en tu vida sin consideración alguna por si desordena algo que ya se encontraba en el lugar que tú le habías adjudicado. La felicidad llega en los grandes acontecimientos de tu vida y también en los pequeños detalles; en los cuales no me detendré porque todos sabemos cuáles son aquellas pequeñas briznas de desasosiego que nos permiten seguir adelante día a día.

Tampoco pecaré de ingenuidad u os dejare a vosotros hacerlo. La felicidad de la misma manera que llega también desaparece, y entonces solo estás tú para volver a colocar todo aquello que estaba en su sitio pero ya no.  Al igual que en una mudanza hay cosas que se pierden por el camino, y puede que tanto rasgos negativos como positivos de tu vida ya no puedas recolocarlos. Porque ya no están ahí. Y eso no tiene por qué ser algo malo. 

En definitiva, la felicidad es un fenómeno que nunca tiene un último tren al que subirse. Puede que en algún momento de tu vida sí resulte la última oportunidad, pero para eso aún queda mucho tiempo, o no. El caso es que la vida es larga y llena de altibajos de los que podemos recoger o perder piedras por el camino, pero una cosa es segura. La felicidad siempre te terminará alcanzando.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta