cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
El Último Aliento
Drama |
18.10.12
  • 4
  • 13
  • 2311
Sinopsis

La violación es un acto cruel que marca la vida de cualquiera, hasta la de una niña de 11 años. María Guadalupe ha venido ante nosotros a contarnos su amarga verdad.

Hola a todos, mi nombre es María Guadalupe González  Pérez y el día de hoy me encuentro ante ustedes para relatarles un suceso de mi amarga existencia que hace algunos años me ocurrió.Yo tenía apenas once años. Cursaba el quinto grado de primaria y hasta ese entonces desconocía la maldad humana. En aquella época vivía en un hermoso pueblecillo, en un lugar donde los niños podían jugar sin preocupaciones, y donde cualquier persona podría vivir sin temor alguno.

Todo sucedió un viernes por la tarde, me encontraba jugando en casa de mi amiga Imelda. Ella era una amiga de mi escuela con quien siempre solía pasar mis momentos de aventura. Estábamos jugando a “la comidita”. Entre ella y yo habíamos realizado un delicioso manjar. Habíamos preparado una exquisita ensalada hecha con hojas de naranjo y unas cuantas piedritas. Nuestro plato fuerte era un pequeño trozo de carne que Imelda había tomado de su cocina, y de postre teníamos suficiente pastel como para alimentar a un hambriento ejercito.

El rato se me pasó volando, entre risas y juegos ya había perdido la noción del tiempo.El sol había ocultado en el horizonte, y para mí era la señal de que debía apresurarme para llegar a casa. Me despedí de Imelda prometiendo volver al día siguiente con utensilios nuevos para continuar con el juego interrumpido.

El camino para volver a casa era un tanto complicado, ya que había que cruzar un largo camino lleno de hierba. Y por donde mi madre siempre me advertía cruzar con cautela.Me dirigí a casa por aquel boscoso camino. Mi corazón comenzaba a latir cada vez más y más fuerte a cada paso que daba como presintiendo algo, y cada segundo me parecía eterno.

El sol se había ocultado y tan solo iluminaban el firmamento los últimos rayos que de éste emanaban.

Yo me encontraba a mitad del camino, estaba un poco más tranquila, cuando de pronto salió de entre la maleza tomándome del brazo. Era un hombre desconocido de complexión extraña que inmediatamente me jaló hacia él. Me lanzó al suelo y con su mano me tapaba la boca mientras con la suya besaba mi cuello.

- Hoy te convertirás en una mujer – pronunció aquel ente despiadado mientras se apuraba a desvestirmeSu mano exploraba cada centímetro de mi cuerpo indefenso.

Trataba de golpearlo, de quitármelo de encima pero ya nada podía hacer.Me despojó de mi blusa y comenzó a tocar mi cuerpo sin que nada se lo prohibiera.Yo lloraba desconsoladamente, aquel hombre me hacía daño y nadie podía evitarlo.

Se dirigió a mi rostro y comenzó a besar mis labios con su asquerosa boca el miserable.No sé en qué momento me privó de mi demás ropa, pero ya lo había hecho, y estaba desnuda con un hombre encima dispuesto a corromper mi cuerpo para saciar sus necesidades.

Comenzó a tocarme nuevamente pero esta vez más impaciente. Tocaba mis piernas, mis pechos, mi figura, pero eso no le bastó a aquel desdichado y me violó, me hizo suya, se había apoderado de mí, de mi cuerpo.

Se levantó, se acomodó su ropa y se marcho diciendo

- Ahora podrás presumir que un verdadero hombre fue el primero en poseerte – mientras una sonrisa se dibujaba en su rostro. Y el infeliz se fue, se esfumó entre la maleza.

Y ahí me dejó el maldito, tirada entre tanto monte, ya no podía llorar, ya no podía moverme, ya todo estaba perdido.

Tomé valor y me levanté, estaba llena de tierra y lodo, mi ropa estaba regada por todas partes, con el rostro abatido las recogí y me vestí. La poca fuerza que me quedaba se difuminó rápidamente, me arrodillé. Un terrible estruendo se escuchó, y a la brevedad la lluvia se hizo presente.

Estaba de rodillas, entre el monte, sucia por todo el cuerpo, mojada, recién ultrajada por un cobarde que como animal entre el monte se perdió. Ya no tenía motivos para continuar con vida. Levanté la mirada al cielo, mientras las incesantes gotas de agua caían sobre mi rostro y cuestionándole a Dios dije - ¿Por qué? Dios mío ¿Por qué? Deseando que ese hubiese sido mi último aliento.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • es un tema muy delicado y casi no lo quería leer pero entrando poquito a poquito en el relato he llegado hasta el final. He aquí la habilidad del buen escritor. Bravo.
    me gustó, tienes un don, me as enganchado desde el principio
    la forma de narrar que tienes engancha fácilmente al lector, bien hecho
    FUERTE REALIDAD ... BIEN EL RELATO ... POR CIERTO QUE TE HAGO LA MISMA OBSERVACION DE ENDER, EN CUANTO A QUE LEISTE UN RELATO MIO Y DICES QUE TE GUSTO PERO NO PUSISTE CUIDADO A LA VALORACION Y QUEDO LA PREDETERMINADA, O SEA UNA ESTRELLA QUE NO CONCUERDA CON TU OPINION. FAVOR CORREGIR EN CUANTO PUEDAS, TE METES EN MENU Y LUEGO EN VALORACIONES. GRACIAS POR LEERME.
    Veo que además de lo que comenta el compañero ender, te dedicas a copiar y pegar el mismo mensaje en todos los relatos que visitas. Yo solo digo que aquí se trata de interactuar, no sólo de recibir ayuda u opiniones tú. Un abrazo y a seguir escribiendo.
    Escribe tus comentarios...Uf, esta muy claro el relato, pero es tema dificil de digerir, casi que prefiero el anterior relato. Por cierto, cuando comentas Wow esta genial supongo que quires decir que te ha gustado, lo digo porque hay que acompañarlo con una valoración de estrellas, si otorgas una sola estrella significa que no te ha gustado nada. la valoración de las estrellas esta en valorar, de una a cinco. como en el caso de venerdi, le `dices que esta genial y le pones una estrella.
    Bueno, leí tus dos relatos y me ha parecido que expresas muy bien lo que quieres contar. Con esta base, deberías seguir escribiendo mucho más, y leer mucha poesía; con el tiempo conseguirás dar a la forma de la narración mucha más relevancia.
    El relato está muy bien, pero lo dejas demasiado claro en la sipnosis y luego se hace previsible.
    Una historia horrible vivió esa niña, la plasmaste a la perfección, un relato que no escapa de la cruel realidad que se vive constantemente en cada país... Felicitaciones!
    esta chévere mi amiga, empezamos casi juntos...lml
  • En verdad.

    Les pido a todos cooperar en los comentarios; me gustaría que entre todos continuáramos esta historia...

    Hola, hoy les traigo algo un tanto diferente para mí, terreno inexplorado. Me he inspirado en el cuento del gran Edgar Allan Poe que lleva por título "El demonio de la perversidad". No me comparo con él ni mucho menos, tan sólo mi musa, igual de caprichosa que siempre, me ha indicado que así debe ser. Cualquier comentario es bien recibido.

    Así comienza todo. Serie de historias.

    Todo está en mi mente.

    Me dueles.

    Insomnio

    Mientras yo viva mantendré tu recuerdo vivo.

    "Ellos me inmortalizaron, pero ellos son los inmortales en mi mente..."

  • 20
  • 4.53
  • 311

Estudiante universitario.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta