cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
El viento salía de la nube*
Varios |
25.08.18
  • 5
  • 6
  • 835
Sinopsis

Hace un par de años atrás, un poco más un poco menos, se dio un fenómeno meteorológico de impacto profundo y de muy corta duración. Sucedió en un poblado de pocos habitantes. Ese día desarrollaban sus habituales rutinas. Todo parecía normal. Sin embargo, repentinamente, sobre el medio día casi, algunos pobladores vieron aproximarse, de modo extraño, un grupo de nubes. Hasta donde era posible ver, la ciudad y el campo, quedaron casi a oscuras.

Hace un par de años atrás, un poco más un poco menos, se dio un fenómeno meteorológico de impacto profundo y de muy corta duración. Sucedió en un poblado de pocos habitantes. Ese día desarrollaban sus habituales rutinas. Todo parecía normal. Sin embargo, repentinamente, sobre el medio día casi, algunos pobladores vieron aproximarse, de modo extraño, un grupo de nubes. Hasta donde era posible ver, la ciudad y el campo, quedaron casi a oscuras.

Una de las nubes, o una porción de la masa de nubes, era extraña, por demás. Tenía un aspecto más denso, más opaco en relación al resto. Varias personas registraron, con sus celulares, parte de lo acaecido ese día.

En mi rol de periodista del diario más importante de la localidad vecina, me tocó cubrir el asunto. Por lo que, casi al final de las cinco de la tarde me hice presente. Y permanecí allí por una semana entera. Más que nada registrando lo que quedó tras el paso destructivo del viento, y el relato de los pobladores que no daban crédito a la situación que estaban viviendo.

Después de dos días logré reunir un complejo conjunto de relatos que, en general, coincidían. Lo común era la nube. Lo extraño, lo resumió uno de los pobladores, un hombre mayor, que en pleno goce de todas sus facultades relató: “El gran remolino, el viento ese, salía de la nube. No le miento -continuó. Y repitió: No le miento”. Mientras se cruzaba los dedos índice y medio sobre los labios en cruz, jurando que su relato era verdadero.

Tras notar aquella coincidencia, reuní todo el material posible. Muchos habían subido a la Internet videos de lo ocurrido. Junto a mi compañera de trabajo, revisamos aquellos videos; particularmente aquellos que registraron la extraña nube. No todos hablaban de eso, sino de la fuerza del viento y los destrozos.

Era tarde cuando aislamos las secciones de una veintena de videos. En un monitor grande pudimos visualizar, con nitidez, cómo el remolino se formaba bajo la extraña nube. Seguía una trayectoria específica sobre el medio de la ciudad. Uno de los registros fílmicos mostró como un ternero era succionado por el remolino y desaparecía en su interior. No se halló al animal después, según el relato de una persona que realizó la grabación y fue a buscar al animal, que era de su propiedad. Notamos que unos brillantes objetos surgían de donde se iniciaba el viento, en la base de la nube, pero casi todos los registros no se habían detenido en ese punto, por lo que no pudios aislar algo concreto, una imagen nítida.

Creo que lo que más me quedó grabado de esa semana fueron las expresiones del hombre, entrado en años, que repetía: “El viento salía de la nube”.

                                                                                                                   Pedro Buda 

*Este cuento forma parte del libro "Variaciones sobre vientos" publicado en Bubok, 2018.  

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Ciertamente Carlos, la imaginación nos permite eso...
    Buen relato, Walter, con un final abierto que nos lleva hasta donde se nos antoje ir.
    Gracias Sebastian tul por el comentario. Te aliento a leer otros relatos míos si te parece.
    Mantuvo mi interés en todo momento. Excelente
    Gracias Omar por leer y comentar.
    Me gustó. No entendí mucho; pero el relato está bien escrito y lleva el interés hasta el final. Incluso creo que se puede escribir una segunda parte que aclare más la primera parte, inclinando hacia el género fantástico. Es solo una sugerencia. Un abrazo.
  • En este relato, una mujer mayor es la única testigo de una situación investigada por la policía; pero que no puede comprobar.

    Este cuento trata sobre lo que ven unos turistas, unas luces que aparentemente partiendo desde una nube se proyectan sobre una zona de altas cumbres

    Trata sobre una extraña experiencia de unos apasionados de la fotografía en el salar más alto del mundo, cuando observan el cielo nocturno

    Victoria vive sola. Nunca quiso casarse o tener hijos. Se había jurado eso ̶ y lo cumplió ̶ de no traer niños al mundo. Era la séptima hija de un total de catorce hermanos...

    Todos, absolutamente todos, estuvimos de acuerdo en que el sonido era de un motor, un motor de Jepp.

    Sobre las 23, 30 sentí un ruido algo intenso, muy breve, al que resté importancia. Sin embargo, deduje que no era un disparo, ni una bomba de estruendo, pero no supe a qué atribuirlo y tampoco me ocupé de indagar, al menos en ese momento.

    En <<Los pasos de jaguareté michí>> el personaje principal es una mujer que participó de la Guerra del Chaco primero como criada, ayudando al patrón, y luego curando las heridas de los caídos en combate. Luego se hizo enfermera tras la guerra.

    Esto que seguidamente leerás, amigo lector, es el fiel relato de lo que le sucedió a mi amigo Juan, según él me lo contó una tarde, mientras tomábamos unos mates amargos en una plaza de Buenos Aires.

    <<Y todo parece indicar que hay más y más cosas extrañas que, de algún modo, se encuentran relacionadas con nuestra naturaleza, con nuestros montes vírgenes. Y, quizás, don Clodomiro tenga razón: Podría haber otros a quienes importan nuestros montes vírgenes, nuestros campos, más que a nosotros mismos>>.

    "...un medio de prensa informaba que la casona estaba siendo usada para albergar a menores y que ellos, los chicos, estaban asustados porque dentro del enorme lugar, un cuarto específico, estaba habitado por un fantasma".

  • 44
  • 4.54
  • 242

Me considero un escritor pues parte de mis días están dedicados a esa actividad. Crear o recrear situaciones y personajes es un trabajo que disfruto realizar. Firmo, generalmente, bajo el seudónimo de Pedro Buda.

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta