cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

9 min
EL "VISITANTE" EXTRATERRESTRE
Reales |
16.06.19
  • 4
  • 7
  • 423
Sinopsis

La historia de un supuesto contactado con un habitante de otro planeta.

Hace unos cuántos años que conocí a Iñaki en una reunión de vecinos que se celebró en un local del Ayuntamiento de la población en la que resido. Se trataba de un sujeto de treinta años, que a simple vista causaba una inquietante impresión a juzgar oir su espesa barba y una mirada con una aparente diabólica expresión; sin embargo paradógicamente en su interior albergaba un espíritu filantrópico que le inducía a ayudar al prójimo; aunque de un modo bastante heterodoxo ya que él estaba convencido que hacía de intérprete de los mensajes que supuestamente le enviaba un extraterrestre desde su nave espacial que viajaba a la velocidad de la luz que es a 300.000 Km por segundo en el cosmos, superando la enorme distancia espacio-temporal que hay desde su lugar de origen hasta nuestro planeta Tierra. Según decía Iñaki este singular visitante pertenecía a un misterioso planeta que estaba situado entre dos estrellas llamadas SIRIO A y SIRIO B  las cuales se hallan en la Constelación CAN MAYOR.

Así que tras anunciar a unos y a otros su peculiar don de médium con el estraterrestre y ofrecerles sus servicios, hubieron algunas personas que decidieron ponerse en sus manos como un último y esperanzador recurso a sus problemas.

Era obvio que Iñaki formaba parte del joven  colectivo, que a tenor del principio de la Guerra Fría entre Norteamérica y Rusia, y sobre todo debido a que a finales de los años 40 del siglo pasado unos aviones del Pentágono fueron perseguidos por unos platillos volantes, dicho colectivo alimentó la idea más o menos fundada de que nuestro planeta estaba siendo visitado por seres de otros mundos.

Entonces como Iñaki no tenía suficiente espacio en la casa de sus padres que era donde vivía, para artender a sus consultantes me pidió de utilizar el despacho de mi hogar, y como a mí me interesaba investigar sobre el tema, accedí para ver lo que podía suceder.

De manera que un día vino a la consulta una mujer joven, morena; algo obesa pero bastante atractiva y expuso:

-... Se trata de mi marido... Él me odia, y me maltrata.

- No te preocupes. Yo te ayudaré - le respondió Iñaki tranquilizador.

-Sí. Me insulta cada dos por tres. Y me ridiculiza delante de mis hijos. Y como dependo económicamente de él tampco quiere darme dinero para mis gastos. Es un miserable.

La mujer se sentía en un callejón sin salida, y buscaba desesperadamente una solución a ser posible "milagrosa" a su difícil situación.

- Ya. ¿Y por qué crees que tu marido te hace todo ésto? - inquirió el médium.

- Es que mi marido se ha vuelto homosexual. Tiene un amante, y ahora quiere deshacerse de mí. Él hace rituales de Magia Negra para que me ocurra algo malo - explicó ella-. ¡Ah si me hubiese casado con mi anterior novio que era italiano...! ¡Ése sí que me quería! -  se lamentó.

Seguidamente Iñaki encendió unas velas, quemó incienso cuyo olor dulzón impregnó el ambiente, fijó la vista en un ángulo de la habitación para centrar la mente en algo, y cerró los ojos autoinduciéndose en un estado de trance hipnótico.

Mientras tanto yo que permanecí callado todo aquel tiempo, no pude evitar de pensar para mis adentros: "El marido de esta señora está loco de atar".

Sorprendentemente Iñaki expresó un mensaje que le había enviado desde la nave espacial su "maestro" extraterestre.

"Dile a tu compañero que no se meta con el desdichado marido de esta mujer".

Enseguida me dispuse a analizar la naturaleza del mensaje. Efectivamente el estado de trance de mi amigo le había despertado la percepción extrasensorial que se ubicaba en su inconsciente, dando lugar a que captara mi pensamiento en forma de información; pero a la vez este fenómeno telepático se mezclaba con la fe en el mítico extraterrestre.

Esto mismo señaló el psicoanalista suizo Carl Jung. Si bien en un lejano ayer el profeta, el visionario se ponía en contacto con las deidades tradicionales emanadas de la cultura rural, en la actualidad los nuevos visionarios se han decantado por los seres de otros planetas que en función de la era tecnológica en la que vivimos, ellos manejan unos aparatos mucho más evolucionados y sofisticados que los nuestros.

- Todo esto pasará, y tú podrás volver con tu antigúo novio italiano. Ya lo verás- le dijo Iñaki.

- ¡Hombre Iñaki! ¿Cómo voy a rehacer mi vida con hombre casado, y con hijos que vive en Italia? - dijo aquella mujer con un lógico esceptismo.

- Ah; no sé cómo sucederá el cambio. Eso es lo que me ha revelado mi maestro - respondió su interlocutor un tanto evasivo.

Cuando aquella consultante se hubo marchado, yo amonesté a aquel tipo.

- Oye Iñaki. Está bien que fomentes la esperanza de expectativas en la gente, pero deben de ser siempre factibles. Que hayan unas probabilidades que se puedan cumplir.

- Ay, es que tú eres demasiado racionalista. Te falta fe. No crees que haya vida en otros planetas, y que nosotros seamos visitados por otras criaturas del espacio, cuando ésto es cierto. Y el mismo Jesús fue un enviado de ellos. Para que lo sepas, los extraterrestres trabajan para nuestra evolución espiritual. Y mi amigo de aquel planeta no me engaña, y lo que él me anuncia siempre se cumple - me respondió Iñaki molesto puesto que le había discutido la infabilidad de su mito cósmico.

- Pues francamente chico. Si los señores de otro planeta se molestan en trabajar por la espiritualidad humana les ha salido rana, a propósito de los muchos estúpidos que corren por ahí, y de los muchos conflictos bélicos que hay en el mundo - dije yo con ironía-. Pero vamos a ver. Igual como hay toda suerte de peces en el mar, y muchos otros seres vivientes en todos los continentes, también es perfectamente asumible que con las miles y miles de galaxias que hay en el universo, que haya vida en otros planetas. Precisamente nuestra galaxia es una de tantas, y nuestro mundo está en un extremo de la misma, por lo que no veo el por qué nos sentimos tan especiales. Otra cosa es que los habitantes de otro planeta tengan que ser tan buena gente, cuando lo más fácil es que tengan una cultura muy diferente a la nuestra y nos vean a nosotros como a unos bichos raros - añadí.

Era evidente que si Iñaki se mostraba reacio a mis razonamientos era porque él al igual que aquella mujer, a pesar de ser un buen cocinero que trabajaba en un restaurante de nuestra localidad, su familia lo tenía por un soñador; por un don nadie; no lo apreciaba en absoluto, y lo habían marginado. Por otro lado él malvivía en el sótano del inmueble familiar con una mujer rubia; de aspecto angelical, la cual sufría de una severa depresión, por lo que estaba en tratamiento psiquiatrico.

En consecuencia aquel hombre para compensar su carencia afectiva; su caótiva vida sentimental se había decantado hacia el pensamiento mágico mirando a las estrellas para hallar un sentido a su existencia. Por eso había ciertos días en los que poco antes del amanecer él se iba a la playa y cuando el majestuoso sol de un rojo casi sanguinolento emergía del horizonte del mar, Iñaki iniciaba su ritual, invocaba a su "maestro" y si en el firmamento veía alguna luz singular sea de alguna estrella fugaz, o de algún avión,.., o de algún OVNI ¿por qué no? él la interpretaba como una señal del mismo. ¡Aquel fantástico ente sí que lo comprendía y lo apoyaba!

Al cabo de unas semanas Iñaki me insistió a que fuera a una cena que había organizado para sus amigos y conocidos en el restaurante en el que se ganaba el sustento.

De modo que acepté su propuesta, y una calurosa noche de verano asistí a aquel evento.

Después de la cena Iñaki nos llevó a todos a un valle sembrado de pinos. En lo alto brillaba una luna llena, cuyo pálido resplandor iluminaba a aquel entorno confiriéndole un aire espectral. Y en un momento determinado él cual moderno gurú invocó a su guía cósmico para que nos hiciese una señal desde su portentosa nave.

Mas grande fue mi asombro al constatar que en aquel lugar se congregaba una mayor parte de la población de aquella villa que estaba compuesta por médicos, maestros de escuela,comerciantes, y gentes de todas clases. Pues todos ellos ansiaban ver en el cielo al famoso OVNI y seguían las instrucciones de Iñaki para poder ver el fenómeno en cuestión. Y aquel espectáculo colectivo me hizo pensar que ni la Ciencia, ni la política satisfacían la emotividad del personal; todos buscaban creer en algo trascendente que estuviese fuera de su prosaica realidad; aunque muchos de los que estaban allí en su vida cotidiana dijeran cínicamente que ellos no necesitaban creer en nada.

Sin embargo tal como yo suponía no se produjo el fantástico encuentro con el extraterrestre.

Y al fijarme en las expresiones de decepción en aquella comitiva advertí también un cierto terror en ella porque nuevamente tenían que enfrentarse consigo misma, y con su vacío interior que no sabía cómo gestionar.

En definitiva lo que todo el mundo anhelaba era el amor.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Los humanos somos seres complicados, Francesc. A veces la felicidad puede estar a la vuelta de la esquina pero nos negamos a girar nuestro camino. Simplemente nos encerramos dentro de nosotros mismo. Luego quieres cambiar de dirección y ya es tarde. Gran trabajo, felicitaciones.
    Es extraño .. La realidad nos condiciona. Siempre quise ver un objeto como el que describe tu personaje. Nunca lo he visto. Pero eso no significa que mi realidad sea la real. Un gran abrazo. Gigantesco relato.
    El unico comentario que se me ocurre es " somos humanos, que la vamos a hacer", creo que hay lo englobo todo, no hay dia que no me sorprenda algo, un saludo
    Rotundo final para una experiencia extrasensorial en la que, de algún modo, yo también creo. Me ilustró y me entretuvo mucho. gracias y felicidades, una vez más. KF
    Se me había pasado este relato! Francesc, describes perfectamente la necesidad humana de ser reconocido y estimado, aunque delante de otros se lleve la máscara de "yo soy fuerte y no necesito nada de nadie" . Un fuerte abrazo!
    Hola Paco. ¿Iñaki llegó a ser amigo tuyo? Mi opinión personal es que no conectaba con los maestros extraterrestres sino que las ganas de creer en algo de la gente lo empujaba. Buen texto. No acabo de encontrarme bien, pero prefiero no comentarlo. Un abrazo
    Un texto muy ingenioso.
  • Continuación del anterior relato. El escritor Terenci Moix también se refirió en su biografía a este tipo de enseñanza, y no se equivocó.

    Un hombre ve a su viejo maestro cuando iba a la escuela y le vienen malos recuerdos. Quizás los lectores jóvenes que lean este relato se extrañen de lo se diga en él, pero responde a la realidad.

    Continuación del anterior relato.uién

    Llegó a mis manos la biografía de un fraile que creía que era un elegido de la Providencia, pero las cosas vistas con perspectiva son bastante distintas.

    Hace escasos días que un conocido mío me explicó esta historia que le había sucedido, y a otros tantos como él, con algunas variantes.

    Nos vanagloriamos de la libertad de opinón, pero ésta está sujeta a otros intereses.

    Este relato me lo explicaron cuando era un niño, y yo lo he recuperado. Serena, no te asustes; pero cuando vayas a dormir mira antes debajo de la cama por si acaso.

    Como me preocupa la sociedad en la que vivo, hago una reflexión sobre la tolerancia a partir de un incidente ocurrido en la población en la que vivo.

    Una reflexión acerca de este género musical.

    La historia de un supuesto contactado con un habitante de otro planeta.

He realizado estudios de psicologgía profunda y metapsíquica:; he publicado relastod en algunas revistas; y hace años que colboro y llevo tertulias literarias.

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta