cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Ella
Amor |
02.05.19
  • 4
  • 5
  • 2314
Sinopsis

Me acerqué por detrás, tapé sus ojos y empecé a besar su cuello. Estaba caliente, incluso húmedo. Mis labios creyeron internarse entre los recovecos de su ser, pero rápidamente puso freno a mi intento de ir más allá. Me apartó, con desdén, y se dio la vuelta. Sus ojos negros se quedaron frente a los míos, no supe que decir y ella tal vez tampoco. Sonreí, pero una risa incómoda, forzada. De esas que sacas cuando las palabras no son capaces de fluir entre tus dientes. Ella por su parte, gesticuló inclinando su cabeza hacia el lado izquierdo. Creí oír un cierto deje despótico en su voz, pero no fueron más que imaginaciones mías. Quise preguntarle por qué, si había hecho algo mal o si existía razón por la cual sentir asco hacia mi. Pero no pude.

Me contuve. Aunque fue un momento, tan solo un instante antes de sentir sus brazos rodeando mi cadera. El pecho se acercaba peligrosamente, sentí su abultada sutileza contra mi torso caliente, y antes de poder darme cuenta, sus labios atraparon los míos en una cárcel de la que ojalá no me dejasen salir. Ambas lenguas juguetearon unos segundos, y tan repentino como entonces ella me volvió a apartar. Juega conmigo, lo hace a sabiendas y yo lo permito. Me siento impotente, porque me gusta. Me place hacerlo, siento que su amor me esquiva, pero el deseo es tan grande que tumba la razón con tímidas acometidas.

Ladea su boca. Ya no siento sus brazos. Sonríe, pero es una sonrisa algo más arrogante. Siento que no estoy a su altura. Ella disfruta con tenerme, ese gozo de que me plante allí delante, sin más que mi cuerpo desnudo. Ante el suyo. La perfección atorada en mi mente. Me envuelvo en un halo de inferioridad.

Y resguardo la idea de que en cierto instante, volveremos a fundirnos en un beso que cruzará la frontera, pero no es así. Se da la vuelta y su femineidad me abandona.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 60
  • 4.54
  • 203

Escribo, que no es poco.

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta