cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
En ausencia de un Colt
Varios |
19.07.18
  • 4
  • 9
  • 394
Sinopsis

Western: Frank Caudett y su esposa Yarza tenían una tienda inmensa y complicada. Un lugar decorado, además, de una manera muy especial.

Frank Caudett y su esposa Yarza tenían una tienda inmensa y complicada. En el lejano oeste, en concreto: en Silver City, eran conocidos por ser el único lugar con tejadillos y ganchos. Un decorado especial que el mismo Frank había tardado cuatro horas en montar el día de la reinauguración.

Habían pasado un par de años desde entonces, pero todavía mantenían fresco el recuerdo de aquel día, de lo sucedido en ese espacio de tiempo. Y es que era una historia difícil de olvidar, y desconocida para todo el pueblo.

Nada más empezar, Frank sufrió la baja de un pulgar y un meñique. Yarza, entre tanto, no paraba de mover cosas por la tienda, de decir lo mucho que le gustaba tener todo repleto de tejadillos (aun cuando antes de encargarlos, no sabía ni lo que eran), y de recordarle a Frank que todo tenía que estar listo pronto. El premio por cumplir con la misión era gordo: le dejaría un rincón para estar a solas con sus libros de ganadería.

Quedaban tres horas para reabrir la tienda.

El lugar ya tenía mejor aspecto. Los ganchos afilados para colgar todas las macetas costaron solo un par de chichones en la cabeza de Frank. Entre tanto, Yarza, más serena, dijo que era momento de darle un toque complicado al lugar. Así fue como empezó a dispersar libros por todas partes.

La siguiente hora se fueron a la trastienda. Nueve meses más tarde, sabrían que ese día engendraron a su primogénito. Cosas del viejo oeste.

Por fin, la última hora fue de comprobaciones. Estaban seguros, confiados. Entre plantas, ganchos reutilizados, tejadillos que llamarían la atención hacia el techo y no al suelo, donde todo estaba cubierto de libros, el Sheriff jamás descubrió los cadáveres de los verdaderos dueños.

Y es que en el oeste, en el viejo oeste, muchos eran los que llegaban y se hacían con una nueva vida, aunque fuera usurpando la de alguien más, si la circunstancia así lo requería.

Los Caudett habían llegado huyendo de viejas riñas, echando tierra de por medio, desarmados, solo con una idea en la cabeza: conquistar el oeste en ausencia de un Colt.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Puedo estar equivocado.

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta